Policía apunta arma a padre en escuela de Miami. Fiscales dicen que el arresto fue indebido

·3  min de lectura
- Courtesy WSVN-7

Hace dos meses, una discusión entre dos padres en una escuela primaria del norte de Miami-Dade terminó con un policía del condado apuntando su arma a uno de los padres, quien acabó arrestado por negarse a dar su nombre al agente.

Los fiscales retiraron el caso contra ese padre, Lázaro González, diciendo que no infringió ninguna ley y señalando que el video de lo sucedido no coincidía con lo que la Policía escribió en el informe del arresto. Había sido acusado de un delito menor de resistencia sin violencia.

La Unidad de Corrupción Pública de la Fiscalía Estatal de Miami-Dade está revisando ahora el caso, para determinar si la Policía infringió alguna ley en su manejo del incidente del 11 de febrero.

El hecho ocurrió en Lakeview, 1290 NW 115 St., donde el hijo de González había estado involucrado en “algunas disputas” con otro niño, según el memorando sobre el caso. Ese día, González estaba dejando a su hijo, acompañados de su perro con correa.

González tuvo “algún tipo de disputa verbal” con la madre del otro niño. Fue entonces cuando apareció el policía Carlos Báez, diciendo que había sido señalado por la madre.

El video de un testigo, difundido por primera vez por WSVN-7, mostraba a Báez con su arma desenfundada frente a la multitud de padres que dejaban a sus hijos. Afirmó que sacó su arma después que González se negó a identificarse y comenzó a alejarse, y “debido al comportamiento impredecible que el perro podría [haber] tenido en respuesta al comportamiento beligerante del dueño”.

Pero el video mostró que González, de 34 años, no actuaba de forma beligerante en absoluto y que el perro “se comportaba bien”, según el memorando. Los fiscales determinaron que González no infringió ninguna ley estatal durante su interacción con los agentes y que, de hecho, había dado su nombre a otro policía.

“El señor González no estaba obstaculizando la investigación en el momento de su arresto. Cuando la policía conoce la identidad del acusado, este no puede obstruir su investigación al no proporcionar su nombre”, escribió la fiscal estatal adjunta Christine Zahralban, responsable de la unidad jurídica.

El jefe interino de la Policía de Miami-Dade, George Pérez, remitió el caso a la Fiscalía Estatal, que lo revisó en el marco de su Proyecto Justicia. Pérez, en su carta del 3 de marzo, expresó su preocupación de que una revisión de la cámara corporal del policía “indicara discrepancias con los informes”.

Los fiscales del sur de la Florida, al igual que las tácticas policiales a nivel nacional han sido objeto de escrutinio en los últimos años, por lo que adoptaron una línea más dura a la hora de detener a los agentes que mienten en los informes, aunque las condenas por “mala conducta oficial” siguen siendo escasas. La semana pasada, un jurado de Miami condenó a un agente de la Policía condal, Alejandro Giraldo, por someter a una mujer y luego mentir en el informe.

González, quien salió de la cárcel hace varias semanas, está en libertad condicional por un delito grave por una condena de tráfico de cocaína en 2013. Los fiscales dijeron que no buscarían revocar su libertad condicional por el falso arresto en la escuela.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.