Poli Rincón lleva en COPE el madridismo a tal extremo que no escucha ni a Manolo Sanchís

·3  min de lectura
Poli Rincón no se quita la venda en COPE ni hasta cuando todo el madridismo se rinde a lo evidente. Fuente: YouTube/Tiempo de Juego COPE.
Poli Rincón no se quita la venda en COPE ni hasta cuando todo el madridismo se rinde a lo evidente. Fuente: YouTube/Tiempo de Juego COPE.

Camavinga ha sido en COPE el protagonista de la primera parte y algún resquicio de la segunda en la retransmisión del Sevilla-Real Madrid. Todo el equipo de comentaristas de la cadena estaba de acuerdo en que jugó regalado desde el minuto 38, cuando ya amonestado, realizó una entrada por detrás a Martial. Bueno, todos menos Poli Rincón.

"¡Uuuh! Lo que le acaba de hacer Martial... ¡Falta de Camavinga! ¡Madre mía el árbitro! No lo ha querido echar", clamaba Manolo Lama en la narración del lance, mientras Pepe Prieto gritaba por detrás: "Eso es amarilla... ¡No me digas! ¡Cómo se la ha comido el árbitro! ¡Cómo sabe que es Camavinga!".

Poli Rincón entraba en escena: "Pues yo te voy a decir una cosa, a ver si ponen una repetición".

Prieto, que se las tuvo durante varias fases del choque con Rincón, matizaba más: "Está al lado, la ve evidente".

"La ve, la ve, y sabe que si pita falta tiene que sacarle la amarilla", le reafirmaba Lama.

Paco González, en un principio, no quiso quitarse la venda de los ojos: "Pues mira, Camavinga no toca balón, se lanza a por el balón y, entonces, Martial saca pierna derecha para que haya contacto. Puede pitar falta, pero a mí no me da para amarilla".

Eso dio aún más aliento a Rincón: "Que no es ni falta. Que falta ni falta...".

Manolo Sanchís, por su parte, trataba de hacer entrar a Poli en razón: "Si es falta, Poli".

Rincón le replicaba de malas maneras: "¡Qué va a ser falta!".

El árbitro de 'Tiempo de Juego', Pedro Martín, aclaró la polémica asegurando que "es falta y como es una ocasión en la que el jugador del Sevilla va de cara a puerta y franco, es tarjeta amarilla".

Lama aprovechaba la intervención del experto: "No discutamos algo clarísimo, es que es clarísimo".

Pues en vez de sancionar a Camavinga, el colegiado amonestó a Martial por tirar contra el suelo una botella de agua en señal de protesta. El delantero francés tuvo que abandonar el terreno de juego lesionado.

González metía de nuevo al medio del Madrid en escena: "Y a Camavinga le quedan unos siete minutos. En el descanso le cambian fijo".

Prieto insistía de nuevo, mordiendo el anzuelo: "Es que no le debería quedar ninguno".

Eso encendió a Rincón: "No, perdona Pepe, es que no es ni falta, es que no es ni falta, aunque lo diga aquí Pedrito Martín. Es que ya está bien hombre, es que no es ni falta. Es que, mira, ni le toca, se tira recto. Camavinga se tira recto, es que no le toca".

Sanchís ya no aguantaba más y le interrumpió, sin perder la serenidad: "Poli... Poli... es falta".

Pues enfadado y pese a que una leyenda del madridismo admitía lo evidente, Rincón se negaba a ver más allá: "Es que no me vais a convencer ninguno".

Prieto, no se amilanaba: "Esta jugada es muy importante para el partido. Es un hombre menos con 2-0 a favor del Sevilla".

Incluso Paco González rectificó su postura inicial: "Ahora han puesto otra repetición y hay agarrón arriba de hombro de Camavinga, y luego con el pie derecho le toca también pie derecho. O sea, que está de prestado ahora mismo".

No hay peor ciego que el que no quiere ver.

VÍDEO | Lamela sobre Bale: "Tenía muy buena relación con él"

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.