Políticas de Trump alarman a ciudad de inmigrantes en Ohio

Por DAN SEWELL

DAYTON, Ohio (AP) — Una ciudad de Ohio que apuesta su futuro al aporte de los inmigrantes ve con alarma las políticas del presidente Donald Trump hacia la inmigración ilegal y su encendida retórica sobre el tema.

La iniciativa "Welcome Dayton" (Bienvenidos a Dayton) ayudó a contener un declive en la población, atrajo trabajadores especializados y revitalizó negocios abandonados en esta ciudad del centro-norte del país que fue muy golpeada por la recesión. Un plan aprobado en el 2011 ofrece asistencia con el inglés y con las traducciones, acceso a servicios sociales y del gobierno y facilidades para abrir negocios.

La ciudad festeja su diversidad con eventos como un "mini mundial" de fútbol y festivales artísticos, pero las políticas de Trump han hecho que muchos se sientan preocupados, más que bienvenidos.

"La gente está muy asustada", comentó Ramadan Alhaddad, intérprete profesional libio, quien afirma que incluso las personas que están en el país legalmente "tienen miedo de salir a la calle. Están preocupadas".

Alhaddad declaró durante los festejos del reciente Día Internacional de la Mujer que mucha gente suspendió planes de ir a los actos por temor a que se presentasen agentes del servicio de inmigración. Agregó que él mismo desistió de ir a visitar a su madre en su patria para evitar cualquier posible dolor de cabeza, a pesar de que es ciudadano estadounidense.

Varios residentes extranjeros como él dijeron que conocen gente que suspendió viajes o desistió de inmigrar. El gobierno de Trump dispuso una suspensión temporal del ingreso de personas de seis países mayoritariamente musulmanes (aunque la medida fue bloqueada por tribunales) y también su programa de admisión de refugiados.

Isabel Suárez, abogada nacida en Cuba, dijo que mucha gente de América Latina se muestra "cada vez más nerviosa" acerca de su futuro. Ismail Ozcan, quien dirige la Sociedad Turco-Estadounidense de Ohio en Dayton, aseguró que "la gente se está preguntando si debe venir aquí o mejor se va a Canadá".

Melissa Bertolo, que coordina el programa Welcome Dayton, indicó que se distribuye cada vez más material informativo y legal en respuesta a los temores y la incertidumbre.

"Lamentablemente circulan muchos rumores", declaró.

Dayton fue reconocida por el presidente Barack Obama como líder nacional por sus políticas hacia la inmigración. La ciudad había estado declinando tras la partida o el cierre de muchas fábricas y negocios.

Pero sus líderes notaron que inmigrantes del Medio Oriente, África y América Latina estaban renovando propiedades abandonadas, abriendo negocios y agregando empleados en puestos que requieren aptitudes por encima del promedio de la fuerza laboral. Decidieron entonces tratar de combatir las barreras culturales e idiomáticas e impusieron una política de aceptación de inmigrantes a la que muy poca gente se opuso.

"(La inmigración) Es parte de la identidad de la ciudad", expresó Jamie Longazel, profesor de la Universidad de Dayton y coautor de una evaluación del programa Welcome Dayton.

La ejecutiva de la Cámara de Comercio de Dayton Stephanie Precht dijo que los inmigrantes tuvieron "un impacto importante", sobre todo en el norte de Dayton, donde abundaban propiedades abandonadas que hoy son viviendas bien cuidadas y pujantes negocios.

"Toman propiedades que son un estorbo y las convierten en verdaderas mansiones", dijo Ismal Gula, un libio que planea construir un centro comercial y una mezquita en sitios abandonados.

Después de perder casi la mitad de los 262.300 residentes que llegó a tener en 1960, la población de Dayton se estabilizó con la llegada de extranjeros, que hoy representan el 5% de la población e incorporó 2.500 personas entre el 2009 y el 2013, según el censo.

Se espera que las políticas de Trump reduzcan la cantidad de refugiados y de familias de inmigrantes que llegan a Dayton. Trump fue el primer republicano que gana el condado de Montgomery, donde se encuentra Dayton, desde 1988. Y hubo fuerte apoyo a sus políticas hacia la inmigración ilegal y la construcción del muro. Por eso muchos se preguntaron si las autoridades locales modificarían su actitud de abrirles los brazos a los inmigrantes.

Pero el alcalde demócrata Nan Whaley, reelegido sin oposición este año, ha dicho que no habrá cambios. A quienes "sienten que el futuro es incierto", les aseguró que Dayton sigue empeñada "en abrirle los brazos a todos los que deciden vivir aquí".

Mohamed Al-Hamdani, ejecutivo iraquí del campo de la salud cuya familia vino en 1992 tras pasar 18 meses en un campamento para refugiados, habla abiertamente contra las políticas de Trump. Al-Hamdani, quien pasó cuatro años como lingüista e instructor de soldados estadounidenses destinados a Irak, expresó que la mayoría de los inmigrantes se esfuerzan mucho por venir a Estados Unidos y no quieren problemas.

"Cuando llegan, lo agradecen y quieren trabajar duro", manifestó. "Los inmigrantes son una buena inversión para cualquier ciudad".

___

El fotógrafo de la Associated Press John Minchillo colaboró en este despacho.

___

Dan Sewell está en http://www.twitter.com/dansewell y en http://bigstory.ap.org/content/dan-sewell