Político demócrata interrumpe indignado rueda de prensa en Texas tras tiroteo

·2  min de lectura
AARON M. SPRECHER/Agencia EFE

El excongresista demócrata Beto O’Rourke interrumpió este miércoles indignado la rueda de prensa del gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, sobre el tiroteo de la víspera en un colegio de ese estado, donde 19 niños y dos profesoras fallecieron.

Abbott acababa de ofrecer detalles en su comparecencia sobre el presunto autor del tiroteo y daba el relevo en la conferencia de prensa a su segundo en la gobernación, Dan Patrick, cuando O’Rourke se acercó vociferando al estrado desde el que hablaban.

“Esto es completamente predecible”, gritó O’Rourke que actualmente es candidato a la gobernación de Texas y que en el pasado se postuló a la nominación demócrata a la Presidencia de EE.UU.

Patrick le respondió que eso no era cierto antes de que el político progresista fuera escoltado fuera la sala por varios agentes.

Acto seguido, Abbott afirmó que los estadounidenses tienen la responsabilidad de centrarse no solo en sí mismos y sus agendas personales, sino en cerrar las cicatrices y ofrecer esperanza a los que han sufrido por la perdida de vidas en el tiroteo.

Una vez fuera, Beto O’Rourke lamentó ante los medios de comunicación que “nunca sea el momento adecuado” para actuar sobre el control de armas pero insistió en que precisamente ahora, tras esta masacre, es “el único momento para llamar a la acción” y tratar de prevenir que algo así vuelva a suceder.

El candidato se mostró convencido de que hay una “mayoría” en Texas que opina lo mismo que él independientemente del partido que vote y que quiere hacer “lo correcto”.

“Y es nuestro momento para hacer lo correcto”, recalcó.

La rueda de prensa del gobernador se desarrolló en Uvalde (Texas), la localidad donde se localiza la escuela Robb Elementary, donde tuvo lugar la tragedia.

Abbott apareció flanqueado por responsables de seguridad y políticos, como los senadores por Texas en la Cámara Alta del país, los conservadores Ted Cruz y John Cornyn.

El martes, horas después del tiroteo, O’Rourke instó en Twitter a Abbott a que cancelara su aparición en una reunión esta semana de los líderes de la NRA en Houston, donde también se espera que intervengan otros dirigentes republicanos como el expresidente Donald Trump y Cruz.

Desde el tiroteo de ayer son numerosas las voces de los demócratas que se han alzado indignadas por el bloqueo de los republicanos a establecer un mayor control de armas de fuego en el país.

En junio del año pasado, Abbott firmó siete leyes que convirtieron a Texas en “un santuario” para ese tipo de armamento.

Esas normas entraron en vigor el pasado 1 de septiembre y permiten, entre otros, a los residentes de Texas portar armas de fuego en público sin necesidad de contar con un permiso, siempre y cuando sean mayores de 21 años.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.