Política senior: el promedio de edad de los principales candidatos a presidente se acerca a los 60 años

María Paula Etcheberry

Pese a que los jóvenes representan una porción importante del padrón electoral, no habrá un recambio generacional en estas elecciones. Con un promedio de 59 años de edad entre los candidatos a presidente, la Argentina se suma a la tendencia de otros países de la región con sus clases dirigentes envejecidas. Según los expertos, este fenómeno se explica por los ecos que todavía resuenan de la crisis de 2001, la actual crisis económica y una histórica preferencia por presidentes de 50 o 60 años en la Argentina.

De los nueve candidatos que buscarán ocupar el máximo cargo del Poder Ejecutivo, solo tres tienen menos de 60 años. Se trata de José Luis Espert, con 57 años, y los jóvenes postulantes de la izquierda: Manuela Castañeira (34) y Nicolás del Caño (39). Sin estos últimos, el promedio de edad asciende de 59 a 65 años. Mauricio Macri y Alberto Fernández tienen 60 años. Roberto Lavagna cuenta 77.

En tanto, Brasil tiene un promedio de 59,1 años; Uruguay, de 59,8, y Chile, de 56,8. La excepción es Paraguay, con un promedio de 51,5. En las anteriores elecciones presidenciales argentinas el promedio era de 53 años.

Alberto Fernández (Frente de Todos), 60 años

Una primera explicación se relaciona con las reminiscencias de la crisis de 2001 y su posterior salida, a partir del mandato de Néstor Kirchner. Esto afecta en particular al kirchnerismo.

"Para el justicialismo, las elecciones de 2019 se basan en recrear el espíritu de 2003. Hay una búsqueda por volver al primer kirchnerismo, que fue el más exitoso e implicaba una coalición más amplia. Eso explica la presencia de figuras como Alberto Fernández, que van para atrás 15 años. En el fondo, se sigue discutiendo la salida de 2001", analizó Juan Negri, doctor en Ciencia Política y profesor de las universidades Di Tella y San Martín.

"Todavía no procesaron lo que salió mal hace 15 años. Cada uno tiene su explicación: Alberto Fernández, Lavagna, Pichetto. Hay una cultura de la revisión y se le da mucha importancia al que fue protagonista. Por eso, Alberto se la pasa diciendo: 'Con Néstor esto ya lo hicimos'", coincidió el sociólogo e investigador Marcos Novaro.

"Después de 2001 se dio una implosión del sistema político que hasta el momento se sigue reformateando. Por eso, la gente joven tiene pocos incentivos para entrar en la política. En 2001 la consigna fue 'que se vayan todos'. Hoy, en 2019, 'vuelven todos y no saben dónde ponerse'", completó la politóloga Graciela Römer, directora del estudio Römer y Asociados.

Roberto Lavagna (Consenso Federal), 77 años

Pero también la crisis económica actual influye. Sobre todo, en el oficialismo y en el peronismo no kirchnerista que encarna Lavagna.

"Al macrismo siempre le gustó hablar de modernidad, innovación y emprendedores jóvenes. Pero ahora con la crisis ese discurso quedó licuado. En el caso de Lavagna, la crisis económica ayuda a impulsar su candidatura. Se lo presenta como un candidato con capacidad de resolver la crisis gracias a su experiencia", observó Negri.

José Luis Espert (Despertar), 57 años

Por último, la tradición también tiene su propio peso. "La Argentina ha tenido, por lo general, presidentes superando los 50 o 60 años, pero acompañados de presencia juvenil importante. Con Alfonsín fue la Coordinadora. Menem tuvo ministros muy jóvenes, como Gustavo Beliz. De la Rúa tuvo un ministro de Educación joven, como Andrés Delich. Con el kirchnerismo, La Cámpora fue una irrupción joven. Algo similar sucedió inicialmente con el macrismo. En la Argentina hubo solo dos presidentes sub-40: Roca y Avellaneda", explicó el analista político Rosendo Fraga, director del centro de estudios Nueva Mayoría.

Por eso, no es casualidad que muchos de los candidatos estén rodeados de jóvenes. "Todos se disfrazan de jóvenes y se rodean de jóvenes. Hay un problema de protagonismo en las nuevas generaciones. Los candidatos jóvenes secundan a otros y hablan por otros. Como Kicillof, que da explicaciones económicas de lo que dice Cristina", expresó Novaro.

Nicolás del Caño (Frente de Izquierda Unidad), 39 años

En el mundo no hay un patrón. Algunos países, como España, Italia o Francia, han tenido una renovación generacional con mandatarios menores de 50. Otros todavía no, como Alemania, Rusia o EE.UU.