Política pública o guerra cultural: ¿Abordará la Legislatura las necesidades críticas de la Florida?

·19  min de lectura

El 7 de noviembre, la arrendadora de Melinda Jackson le dijo que daba por terminado el contrato de alquiler de la casa de tres habitaciones en un tranquilo barrio suburbano de Sarasota que Jackson había alquilado siete años, obligándola a mudarse antes del 5 de enero para poder vender la vivienda

Jackson, asistente médica soltera de 56 años que gana $16 por hora, empezó a llenar frenéticamente, pero le dijeron que había listas de espera.

Cuando empezó a cundir el pánico, Jackson recurrió a la solicitud en línea del barrio, Nextdoor, para pedir ayuda. “El tiempo se acaba y sigo sin encontrar un lugar donde vivir”, escribió. “Si alguien sabe de al me avisan”.

Pero en lugar de conseguir ideas para alquilar un lugar, recibió más de 400 respuestas, en su mayoría de personas en la misma situación. Había familias jóvenes y mayores, personas que cuidaban de familiares enfermos, maestros, policías y asistentes médicos como ella.

“Esta es la nueva cara de los indigentes”, dijo Jackson en una entrevista una semana antes de la fecha de su mudanza. “No son drogadictos ni tienen problemas de salud mental. Son familias comunes y corrientes, que trabajan, que no pueden encontrar una vivienda asequible”.

Mientras los legisladores de la Florida inician su período anual de sesiones el martes, el dilema de Jackson pone de manifiesto la desconexión entre la política y la realidad en la Florida.

No hay ninguna legislación redactada para abordar la creciente crisis de vivienda en el estado. El gobernador Ron DeSantis ha propuesto destinar más dinero a los programas de vivienda asequible existentes, que según los expertos son en su mayoría orientados a ayudar a los propietarios de viviendas más que a los inquilinos, cuyos alquileres han aumentado un récord de 30% en algunas partes del estado.

El gobernador republicano busca la reelección en 2022 y los críticos dicen que ha dirigido sus prioridades a otra parte: varios asuntos culturales de gran carga emocional que ha destacado en conferencias de prensa con líderes legislativos.

DeSantis ha anunciado propuestas para crear una nueva oficina estatal para supervisar las elecciones, crear una nueva Guardia Estatal para aumentar la Guardia Nacional y gastar recursos estatales en trasladar a “extranjeros no autorizados” fuera del estado.

Quiere dar a los padres el derecho a demandar a los distritos escolares si enseñan lo que se conoce como Teoría Crítica de la Raza, un concepto legal de los años 80 que sostiene que las disparidades raciales son sistémicas en Estados Unidos, y quiere dar a los empleados la capacidad de demandar a los empleadores que participen en la “capacitación en diversidad”.

“Lo que estamos viendo con el wokeness es un intento de deslegitimar nuestras instituciones y nuestra historia”, dijo DeSantis en una conferencia de prensa en diciembre al anunciar una ley llamada Stop W.O.K.E. Act.“...Cuando se escuchar usas esa palabra como sustituta de equidad’” es solo una habilidad para que la gente introduzca de contrabando su ideología porque no necesitamos tener esos términos”.

Las propuestas también exigen que las escuelas enseñen sobre “los males del comunismo y las ideologías totalitarias” y permitan a los estudiantes universitarios grabar las clases, con permiso del profesor, para usarlas como evidencia en las quejas sobre sesgo político ante la universidad.

Los legisladores de ambos partidos ven en la agenda del gobernador la intención de avivar el interés de una audiencia nacional mientras DeSantis coquetea con la idea de una posible candidatura a la presidencia en 2024. Después de cada uno de estos anuncios, el equipo de recaudación de fondos de la campaña del gobernador envió propuestas a los seguidores y partidarios, con la esperanza de generar contribuciones.

“Espero plenamente que este sea un año en que la gran mayoría de las prioridades del gobernador se centren en asegurar la base, no la base estatal, sino la base nacional”, dijo el senador Jeff Brandes, publicano de St. Petersburg que se retirará este año debido a los límites de mandato.

Año electoral eclipsa período de sesiones

Mientras que los gobernadores anteriores han tenido que engatusar y forzar a los legisladores para influir en la sesión legislativa de 60 días, el perfil nacional de DeSantis y la rara convergencia de tantas elecciones a cargos estatales este año hacen que los legisladores republicanos se inspiren en él más que nunca.

No solo es 2022 un año de elecciones intermedias, en que el gobernador y tres miembros del Gabinete elegidos de forma independiente se presentan a la reelección, sino que también es un año de modificación de distritos en que cambiarán los límites políticos de los 120 distritos de la Cámara y los 40 distritos del Senado estatales.

“La mayoría de los legisladores solo planean colocarse detrás del candidato principal en la boleta”, dijo Brandes. Así que si los legisladores pueden ayudar a DeSantis a lograr sus objetivos, esperan que “él los ayude a ganar sus elecciones primarias, especialmente cuando se acerca la modificación de los distritos y es posible que queden en distritos enfrentados”.

Brandes pronostica que los legisladores no abordarán la compleja crisis de la vivienda en este período de sesiones porque “no es un tema que impulse los votos, al menos todavía”.

Pero el presupuesto de la Florida está fortalecido por segundo año con miles de millones en fondos federales de ayuda por la pandemia, y los legisladores tienen casi $100,000 millones para gastar.

DeSantis propone gastar $355 millones en programas de vivienda asequible existentes, lo que podría significar la mayor cantidad gastada en el tema en más de una década. Pero el gobernador no ha optado por dar a los gobiernos locales más flexibilidad y la capacidad de ofrecer más alivio al alquiler, como algunos legisladores quieren.

Se han planteado cuestiones similares sobre otras crisis emergentes en los seguros de propiedad y de automóviles, y la escasez de mano de obra . A punto de comenzar el período legislativo de sesiones de 60 días, los legisladores tienen todavía que proponer leyes para abordar estas cuestiones.

Los líderes legislativos, que al igual que el gobernador se han abstenido de conceder hacer entrevistas individuales, no han esbozado sus prioridades hasta ahora

Algunos proyectos de ley ya han sido aprobados por las comisiones, una señal de que están en la agenda de los líderes. Entre ellos, una propuesta patrocinada por el senador Joe Gruters, jefe del Partido Republicano de la Florida y republicano de Sarasota, que haría que las elecciones de la junta escolar sean partidistas.

Con tres escaños vacantes en el sur de Florida, demócratas comienzan sesiones de 2022 en posición más débil

Tendencias nacionales

Entonces, ¿por qué centrarse en cuestiones culturales de gran carga emocional en lugar de asuntos económicos en un año electoral crucial?

Los científicos sociales que estudian las guerras culturales dicen que impulsar los votos el día de las elecciones es siempre un factor de motivación para las legislaturas, y DeSantis y los líderes del Partido Republicano simplemente están siguiendo la tendencia nacional al explotar las divisiones exacerbadas por la pandemia.

“Incluso si el gobernador de la Florida no se estuviera posicionando tan visiblemente para un cargo nacional, probablemente seguiría haciendo lo que está haciendo y también lo haría el Partido Republicano en la Florida”, dijo William Galston, miembro del Brookings Institution que escribe una columna política semanal para The Wall Street Journal.

A diferencia de las políticas económicas complejas que solo atraen a una parte del electorado, las cuestiones culturales suelen “ser más amplias y potencialmente más intensas, por lo que los operativos republicanos, creo que con razón, se han visto atraídos por esta agenda en expansión de las cuestiones sociales como un terreno elevado donde librar las batallas”, dijo.

El año pasado, los legisladores republicanos se enfrentaron a los demócratas por los atletas transgénero, la legislación “antidisturbios”, los cierres por COVID y los mandatos de vacunas. Este año, están preparando temas polémicos como el control de las juntas escolares, la teoría crítica de la raza, el fraude electoral, el despertar en las instituciones estatales y la inmigración ilegal.

Galston cree que la agenda del Partido Republicano en la Florida se ha creado para ampliar la base republicana aprovechando la ansiedad sobre las escuelas y el mercado laboral provocada por la pandemia.

El mensaje de los republicanos es que las élites liberales están usando su influencia para imponer ideologías a sus hijos en las escuelas, mientras pisotean las libertades individuales con el uso obligatorio de mascarillas y mandatos de vacunas.

“Con muchos niños fuera de la escuela o que necesitan más ayuda desde casa, los padres se han involucrado mucho más en lo que sus hijos están aprendiendo y cómo se está presentando y formando”, dijo el senador Dennis Baxley, republicano de Ocala. “Es una conciencia de que el movimiento ‘despertar’ tiene elementos que son muy perjudiciales para el país que conocemos, y queremos que tengan habilidades en lugar de adoctrinamiento”.

Por ejemplo, dijo, cuando la gente habla de “equidad, en realidad están hablando de la distribución de los recursos” y la redistribución de la riqueza y, “subyacente a esto está la historia del socialismo y los países comunistas”.

Por esa razón, dijo Baxley, “cualquier cosa que sea una preocupación del gobernador estará definitivamente en la discusión y la Legislatura es sensible a lo que él está destacando”.

El contrapunto de los demócratas es que los republicanos están ignorando una red de seguridad que se está reduciendo para los trabajadores de la Florida, mientras que el enfoque del gobernador en la teoría crítica de la raza —un tema que las escuelas de la Florida dicen que no enseñan— y la animosidad sobre la capacitación en diversidad en el lugar de trabajo agrava las tensiones raciales y desperdicia el dinero de los contribuyentes.

“Lo que propone el gobernador no solo es falso y ridículo, sino que causará división racial y es antitético a todo lo que los republicanos han defendido: permitir demandas privadas contra los distritos escolares y luego no permitir a las empresas capacitar a sus empleados en diversidad”, dijo la senadora Tina Polsky, demócrata de Boca Raton y abogada laboral. “Para mí es una locura”.

El vicepresidente de la Comisión de Educación del Senado, Shevrin Jones, demócrata de West Park, dice que considera el debate un intento de los republicanos de “blanquear” la historia“.

A menos que los republicanos crean que los afroamericanos nunca fueron llamados n......, o a menos que crean que la segregación nunca ocurrió, entonces tal vez estén en el camino correcto al creer que tienen razón”, dijo en una entrevista.

Theda Skocpol, socióloga y politóloga de la Universidad de Harvard que ha estudiado el conservadurismo estadounidense, se pregunta cuántos floridanos están realmente preocupados de que en las escuelas se enseñe la Teoría Crítica de la Raza. Se pregunta si esa cuestión, y el movimiento para politizar las elecciones a las juntas escolares, “pueden ser más bien un marcador de posición” para la ansiedad de los padres sobre el impacto que la pandemia ha tenido en los niños y su progreso educativo, cuestiones que surgieron en la elección para gobernador del republicano Glenn Youngkin en Virginia.

“En este momento está bastante claro, especialmente a raíz de Virginia, que los republicanos ven la política de las juntas escolares como algo que pueden usar para reclutar activistas locales y recuperar a las mujeres de los suburbios”, que se habían pasado al bando de Biden en 2020, dijo en una entrevista.

Skocpol dijo que la pandemia también ha dejado a más personas aisladas y dependientes de la televisión y las redes sociales y, por lo tanto, vulnerables a “las posibilidades de crear controversias emocionales y furiosas por nada”.

“La Florida tiene un electorado desproporcionadamente mayor, por lo que cualquier atractivo que tenga este tipo de cuestiones de guerra cultural es exagerado porque se trata de una población que pasa mucho tiempo viendo Fox y otros medios de comunicación de derecha”, dijo.

El senador estatal Shevrin D. Jones, demócrata por West Park, habla durante una sesión legislativa el 29 de abril de 2021 en el capitolio de Tallahassee, Florida.
El senador estatal Shevrin D. Jones, demócrata por West Park, habla durante una sesión legislativa el 29 de abril de 2021 en el capitolio de Tallahassee, Florida.

Pocas sorpresas y pocos detalles

Muchos republicanos dicen que las prioridades del gobernador no son nada nuevo y lo ven como si DeSantis “duplicara” las medidas que ha promovido desde que llegó al cargo en 2019”.

Uno sabe cuál es su posición todo el tiempo”, dijo el senador Travis Hutson, un republicano de St. Augustine. “Nunca me ha sorprendido ni me ha lanzado una curva este gobernador, nunca”.

Pero Hutson dice que el gobernador también entiende que hay un proceso legislativo y es “flexible” al dejar que los legisladores estatales se ocupen de los detalles.

”Así que, aunque tenga ideas grandes y audaces, sabe que tenemos que convertir esas ideas en algo plausible con lo que todos podamos vivir”, dijo.

No está claro si los legisladores atenuarán las propuestas del gobernador, como han hecho con otras iniciativas, como su plan para prohibir los mandatos de vacunas y exigir a los empleadores que utilicen E-Verify, el sistema electrónico federal, para comprobar el estatus migratorio de los trabajadores.

Como candidato a gobernador en 2018, DeSantis prometió exigir a todos los empleadores del estado que usaran el sistema. Pero en 2020, los legisladores aprobaron una medida que no cumplía esa promesa al exigir solo a los empleadores públicos y a los contratistas privados que usaran el sistema, que está a cargo del Departamento de Seguridad Nacional federal.

Este año, DeSantis quiere reforzar la aplicación de E-Verify, pero aún no ha revelado los detalles de la propuesta. También tiene que elaborar los detalles sobre sus planes para permitir a los padres y los empleadores demandar sobre lo que él llama “wokeness” política.

La demora molesta al representante Anthony Sabatini, republicano de Howey-in-the-Hills que ha sido un crítico franco de la medida de “falso E-Verify” aprobada por la Legislatura en 2020.

“Cuanto más tiempo esperemos para obtener estos proyectos de ley, peor estaremos porque permite al liderazgo legislativo llevar a cabo más travesuras y hacer un discurso orwelliano donde dicen que el proyecto de ley hace una cosa, pero no lo hace”, dijo Sabatini.

Aunque Sabatini está de acuerdo con DeSantis en la política, dice que no le gusta el enfoque del gobernador, que últimamente participa en conferencias de prensa al estilo campaña, y puntos rápidos, pero no específicos. Sin detalles, dijo Sabatini, es difícil movilizar al público para que presione a los legisladores para que hagan cambios

Aun así, los científicos sociales y los activistas políticos dicen que los debates cargados de emoción logran crear energía en torno a un tema, junto con más división y partidismo.

Lo que estamos perdiendo es la posibilidad de una conversación que siente las bases de un acuerdo razonable entre los partidos”, dijo Galston.

“Es triste ver estas guerras culturales en la política porque en realidad no hace nada para ayudar a mantener a los floridanos más saludables, más prósperos o seguros”, dijo el representante Fentrice Driskell, demócrata de Tampa, en una entrevista.

Los líderes legislativos hasta ahora no han hecho avanzar proyectos de ley para hacer cambios más extremos en otros temas a menudo polémicos. Aunque el gobernador indicó que firmaría un proyecto de ley para permitir a la gente llevar un arma de fuego sin licencia, una medida que Sabatini ha presentado, el proyecto de ley aún no ha tenido una audiencia. Un proyecto de ley de la Cámara, inspirado en la ley de Texas, que prohibiría los abortos a partir de las seis semanas, ha sido presentado por el representante Webster Barnaby, republicano de Deltona, pero no ha recibido una audiencia.

No hay un plan de vivienda asequible

Para Brandes, la decisión del gobernador y de los líderes legislativos de centrarse en los conflictos culturales retrasa la inevitable necesidad de elaborar una política sustancial que aborde otros problemas importantes que enfrentan los floridanos.

“La simple verdad es que en este estado no hay un plan para abordar la vivienda asequible en la Florida”, dijo.

Debido a que algunas personas no pueden permitirse un pago inicial para una casa, y no pueden pagar su primer y último mes de alquiler, recurren a vivir en moteles u hoteles, dijo. Brandes ha presentado un proyecto de ley que daría a los gobiernos locales más control sobre lo que él llama el enfoque de talla única del estado a la vivienda asequible, cambiando el dinero de la ayuda para el pago inicial a la ayuda para el alquiler.

El representante Carlos Guillermo Smith, demócrata de Orlando, y el senador Gary Farmer, demócrata de Fort Lauderdale, pidieron el mes pasado a DeSantis que declarara una emergencia de vivienda asequible en la Florida en un esfuerzo por poner fin a lo que consideran una escalada de precios por parte de los propietarios que han aumentado los alquileres hasta en 30% en algunas partes del estado.

DeSantis culpó del aumento del costo de la vivienda a la economía nacional y respondió que los demócratas deberían dirigir sus críticas al presidente Joe Biden.

Brandes también señala que no hay un plan para hacer frente a las primas del seguro a las propiedad, cada vez más elevadas, la reforma del seguro de automóviles y la creciente escasez de mano de obra en profesiones como enfermería, infraestructura de transporte y el sistema penitenciario.

”Tenemos que tener una estrategia para hacer frente a esto, y todavía no la he visto”, dijo.

Próxima crisis: los seguros de propiedad

El senador Jim Boyd, republicano de Bradenton, presidente de la Comisión de Banca y Seguros del Senado, reconoció que el mercado de los seguros de propiedad en la Florida está en “crisis”.

Algunas aseguradoras han solicitado permiso para subir las primas a los propietarios de viviendas en más de un 30%. Citizens Property Insurance, la aseguradora estatal para los propietarios de viviendas que no pueden encontrar pólizas en el mercado privado, pretende subir las tarifas un 11%, el máximo permitido por la ley estatal, y varias aseguradoras de propiedad han caído en suspensión de pagos en los últimos dos años.

Pero Boyd, cuya propia póliza de seguro de vivienda ha subido 40%, dijo que no espera un proyecto de ley vigoroso para hacer frente a los aumentos en este periodo de sesiones, optando por esperar y ver cómo resultan las reformas aprobadas durante la sesión de 2021.

Esa ley, firmada por DeSantis, incluía la limitación de los honorarios que los abogados cobran cuando los propietarios de viviendas demandan a sus aseguradoras, y la reducción del tiempo a tres años a dos el tiempo que los propietarios tienen para presentar una reclamación. Los cambios también incluían permitir a Citizens aumentar sus tarifas más de 10%.

Una parte de la legislación, que limitaba los anuncios de los contratistas de techos, fue suspendida por un juez federal tras una demanda el año pasado. Boyd dijo que tratará de abordar la publicidad de los contratistas y el costo de las sustituciones de tejados, cuestiones que, según las aseguradoras, contribuyen al aumento de las tarifas.

“Creo que tenemos que tratar de hacer algo para dar [a los propietarios] algún alivio”, dijo.

Las prioridades de DeSantis también lo contrastan con Biden, ya que el gobernador sigue generando rumores sobre una posible candidatura a la Casa Blanca en 2024.

“DeSantis es un maestro en dar un contrapunto y una alternativa a lo que está sucediendo a nivel nacional”, dijo Sabatini. “Está destacando las tendencias, pero no importa lo que haga, las tendencias van a hacer que la gente presione muy duro para una dirección diferente”.

Pero, ¿una agenda centrada en cuestiones sociales es lo que los electores están diciendo a los legisladores que quieren?

“Cuando hablo con mis electores, están preocupados por el empleo. Les preocupa la economía. Están preocupados por sus hijos y por el déficit educativo que supone el cambio de la educación presencial a la extraescolar”, dijo la senadora Jennifer Bradley, republicana de Fleming Island, que preside la Comisión de Asuntos Comunitarios del Senado.

En noviembre,la Comisión de Bradley celebró un taller sobre el estado de la vivienda asequible en Florida y se le dijo que la mayoría de los trabajadores no pueden permitirse alquilar un apartamento de dos dormitorios porque sus ingresos no alcanzan.

Bradley dijo que el taller dejó claro que “la inversión estatal es una parte importante de la solución, pero de ninguna manera la única parte” y, agregó, su comisión “también estudiará iniciativas para abordar la financiación y la flexibilidad del gobierno local para apoyar y aplicar la política”.

La senadora estatal Tina Polsky, demócrata de Boca Raton.
La senadora estatal Tina Polsky, demócrata de Boca Raton.

Polsky –demócrata de Boca Ratón que representa a Parkland, Coral Springs y Coconut Creek— dijo que sus electores quieren que los legisladores den prioridad a la seguridad de las armas, especialmente en momentos que los estudiantes siguen llevando armas a las escuelas.

Durante cuatro años, Polsky ha propuesto un proyecto de ley que requiere el almacenamiento seguro de las armas, pero no ha recibido una audiencia.

“El hecho que no abordemos algo que asusta a los padres y a las escuelas a diario, pero que nos dediquemos a estas guerras culturales me supera”, dijo. “Una cosa es real y la otra es falsa”.

Polsky recordó su conversación con un dirigente del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios, que representa a conductores de autobús, maestros adjuntos, enfermeros, auxiliares de enfermería certificados en residencias, conserjes y asistentes de atención sanitaria a domicilio, quien le dijo que sus miembros “están desesperados por conseguir una vivienda asequible y desesperados por conseguir salarios más altos”.

“La gente a la que no le alcanza el salario llegar a fin de mes tiene que ir a trabajar enferma porque no puede permitirse no trabajar por culpa del alquiler”, dijo.

Jackson encuentra una residencia

Jackson, la asistente médica de Sarasota cuyo contrato de alquiler fue cancelado, está confundida por lo que considera una respuesta inadecuada del estado a la crisis de la vivienda.

“Desde los últimos años saben que esto ha sido un problema [el de la vivienda asequible], eso es lo que no entiendo”, dijo. “Esto no ha ocurrido de la noche a la mañana.

Tras semanas de búsqueda, en diciembre Jackson se encontró con dos opciones: alquilar una habitación individual a una mujer de 88 años en las afueras de la ciudad, o irse a vivir con un hombre soltero que no conocía en la ciudad. Decidió mudarse con la mujer mayor, que le cobrará $750 al mes, y Jackson tendrá que hacer un largo viaje de ida y vuelta al trabajo.

Melinda Jackson, asistente médico de Sarasota, enfrentada a quedar en la calle, tuvo dos meses para encontrar como fuera un lugar donde vivir.
Melinda Jackson, asistente médico de Sarasota, enfrentada a quedar en la calle, tuvo dos meses para encontrar como fuera un lugar donde vivir.

“Me da miedo. Esto es nuevo para mí, pero no tengo otra opción”, dijo. “Tengo suerte de que solo somos el gato y yo. Pero estoy escuchando historias, como familias desplazadas con niños, familias que tienen padres ancianos que viven con ellos y no tienen dónde ir.

Le preocupa que si no se hace algo drástico, la crisis de la vivienda asequible en la Florida se convierta en una crisis de personas sin hogar que repercutirá en negocios como el de su empleador, West Coast Podiatry Center, que ha estado falto de personal desde la pandemia.

“Hemos buscado empleados en todas partes, ofreciéndoles más dinero y más beneficios”, dijo. “El caso es que hay muchas plazas de trabajo, pero no hay ningún lugar donde vivir para cubrir esos empleos”.

Cuando escucha la lista de temas culturales que son una prioridad de la Legislatura, Jackson hace una pausa.

“Estoy de acuerdo en que todos esos temas son muy importantes”, dice. “Parece que solo hablamos de lo mismo una y otra vez, pero en realidad ¿se hace algo alguna vez?”.

Los reporteros de Tampa Bay Times Lawrence Mower y Kirby Wilson contribuyeron a este artículo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.