Polémica por un video musical de la joven que juró como congresista y es la antítesis de Trump

LA NACION

WASHINGTON.- Pelo negro y largo, ojos al tono, tez algo morena, orígenes latinos y oriunda del Brox, en Nueva York, Estados Unidos. Demócrata. 29 años. Sin dudas, Alexandria Ocasio-Cortez no es de las nuevas caras de la política estadounidense que entusiasma al presidente Donald Trump. Es lo contrario. Y por ello está en el centro de la atención.

Los diarios que se oponen a la gestión del republicano la señalan como pieza clave en el Congreso que acaba de asumir, con mayoría opositora al mandatario, y los que no la quieren están pendientes de cada paso que da, para señalarla. Como ocurrió hace unas horas, cuando una cuenta anónima publicó en Twitter un video de ella, de hace nueve años, en un intento por avergonzarla y junto con la frase: "Aquí está la comunacha sabelotodo favorita de Estados Unidos, actuando como la boba inútil que es...".

En las imágenes, Ocasio-Cortez aparece bailando durante sus años universitarios, junto a un grupo de amigos. Divertida, fresca, juvenil, el intento de ponerla en ridículo tuvo justo el efecto contrario: provocó una ola de apoyo a su figura en las redes sociales.

La grabación la muestra a ella, la mujer más joven en la historia en ser elegida para el Congreso de Estados Unidos, bailando en una terraza con otros estudiantes en la Universidad de Boston, recreando escenas de famosas películas de la década de 1980 como "The Breakfast Club". El video, que dura casi cuatro minutos y medio y en el que participaron unos 20 estudiantes, fue publicado en YouTube en 2010.

"Hey @AOC, solo quería decirte que creo que tu video universitario bailando es genial", tuiteó David Weissman, un columnista nacido en Nueva York que vive ahora en Israel, refiriéndose al nombre que usa Ocasio-Cortez en Twitter. "También muestra que los que te odian están desesperados y son patéticos, sigue siendo tú misma".

"El video de @AOC bailando está muy bien hecho. Y ella es pura alegría. No puedo creer que pensaran que iba a ser un escándalo", escribió DeRay McKesson, activista de derechos civiles.

Ocasio-Cortez se hizo eco de lo sucedido y lejos de enojarse o salir a hacer declaraciones públicas redobló la apuesta con un video en que se la vuelve a ver bailando y mirando a cámara, pero ahora desde los pasillos de Washington. "Escuché que el partido republicano cree que las mujeres bailando son escandalosas. ¡Cuando se enteren de que las congresistas también bailan!", escribió en redes.

Esta congresista, que acaba de asumir su banca a principios de mes, es una de las nuevas figuras del Congreso de mayoría demócrata y está convencida de querer concretar un cambio "generacional, racial e ideológico" desde la corriente más izquierdista de su partido. Aliada del izquierdista Bernie Sanders, basó su plataforma en defender sus raíces de clase trabajadora y su herencia puertorriqueña.

Quiere erigirse como símbolo de una ola de mujeres que pertenecen a minorías y que están hastiadas del status quo. Todo durante la presidencia del republicano, conocido por cosificar a las mujeres e incluso irrespetarlas en público.

Agencias Reuters y AFP