Polémica sobre protocolo de Ssa tras primera vacuna contra Covid

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 24 (EL UNIVERSAL).- Tras ser aplicada la primera vacuna contra el Covid-19 en México, se desató una controversia en redes sociales, pues pese a que el personal médico fue entrenado para ello y sabía que el protocolo establecido por la Secretaría de Salud (Ssa) indicaba que debe aplicarse la dosis en el brazo izquierdo, el enfermero que inoculó a María Irene Ramírez, en la demostración en vivo, realizó el procedimiento en brazo contrario.

El médico general Salvador Ruiz Maldonado, consultado por El Universal señaló que los protocolos diseñados por el sector salud, advierten que el brazo donde recibirá la dosis de vacunación debe ser el brazo "no dominante", es decir, para quienes son zurdos, la aplicación de la vacuna deberá hacerse en el brazo derecho y a los diestros a la inversa.

Nos confirma que este procedimiento es usual, pues la aplicación pudiera desatar algunas secuelas como alguna molestia o dolor una vez que hiciera la aplicación.

En el caso concreto de la vacuna PfizerBioNTech, según lo que han dado a conocer las propias autoridades es una vacuna que tiene características especiales, entre ellas la temperatura a que debe permanecer para su conservación en el traslado en México, –70º centígrados.

Además, tras el descongelamiento y mantenimiento en refrigeración habitual entre dos y ocho grados centígrados (temperatura promedio de almacenamiento de las vacunas) y que no debe permanecer más de cinco días almacenadas en refrigeración habitual para mantener eficacia.

El protocolo de Salud, dado a conocer por la Secretaría de Salud el pasado 17 de diciembre, advierte que una vez que se reconstituye la vacuna se deben aplicar todas las dosis del vial reconstituido en menos de seis horas y la aplicación de la vacuna vía intramuscular en la cara anterior del brazo izquierdo (no especificó que sería en el brazo dominante).

"Aplicar una sustancia fría de forma intramuscular causa dolor, como el que precisó la propia enfermera, ya que luego de recibir la dosis manifestó que le dolió poquito, cosa perfectamente normal. El asunto sería saber si las críticas son o no infundadas, confirmando si la enfermera es zurda o no", expresó el médico general.

Dato al margen, se conoce que tan sólo el 10% de la población mundial es zurda o ambidiestra. En México, no hay datos precisos al respecto, pero lo que se sabe es que el porcentaje oscila entre el 10% al 12%, siendo un 70% de hombres que son zurdos y un 30% mujeres.