Polémica por la propuesta de Cornejo: ¿Mendoza puede independizarse de la Argentina?

Brenda Struminger

El líder de la UCR nacional, denunció "discriminación" de parte del gobierno nacional y apuntó a la "autonomía" provincial; el antecedente de San Luis

El planteo del exgobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo,sobre el posible impulso de una separación de la provincia del resto del país, sacudió el tablero político, pero desde el punto de vista del derecho, es impracticable a menos que se realice una reforma constitucional.

Dos constitucionalistas consultados por LA NACION coincidieron en que el diputado Cornejo, presidente de la UCR a nivel nacional y enfrentado al gobierno de Alberto Fernández, lanzó una fuerte declaración de índole política, que no se podría viabilizar desde una perspectiva técnica.

El Estado argentino es una federación y por lo tanto las provincias no tienen la facultad de separarse del conjunto. Distinto es el caso de las confederaciones, en las que cada parte está habilitada para escindirse, recordaron los especialistas en Derecho Constitucional Daniel Sabsay y Andrés Gil Domínguez.

Remezón por la "obra del siglo". Se impuso el reclamo de La Pampa y Mendoza pide el laudo presidencial

"En un sistema federal como el nuestro, basado en el modelo de Estados Unidos, la soberanía reside exclusivamente en la Nación. Las provincias son autónomas y pueden darse sus propias normas y elegir sus autoridades, pero están sometidas al edificio institucional nacional", explicó Sabsay al ser consultado por las fuertes declaraciones de Cornejo, quien reclama fondos a la Nación y resiente el freno de una importante obra.

"Las provincias no tienen las dos facultades que sí existen en las confederaciones, que son las de poder separarse, e impugnar las decisiones de la autoridad central", abundó.

Y aseguró: "Invocar que se tendría que separar, creo, tiene una significación exclusivamente política, o habla de cierta ignorancia del sistema jurídico", señaló Sabsay.

Gil Domínguez, por su parte, agregó: "La base del sistema federal argentino está dada por la integralidad del territorio. No se puede desmembrar. Para que una provincia pueda salir del sistema federal tiene que haber una reforma constitucional. No somos una confederación".

Además, señaló que expresar una intención en este sentido estaría permitido, pero intentar llevarlo a cabo sin una reforma constitucional podría ser penalizado. "Hacerlo, o ensayar cualquier acto preparatorio al respecto, sería casi un delito de sedición. En cambio, decirlo está dentro del campo de la libertad de expresión", aclaró.

Qué dijo Cornejo

En una entrevista con la radio Nihuil, Cornejo criticó al Gobierno con dureza por tener "el afán de perjudicar a Mendoza" al frenar la obra de Portezuelo del Viento y calificó esa decisión como "un problema estrictamente político". "Hay mala fe con Mendoza y con todas las provincias productivas", agregó. También se quejó por el lugar que ocupa la provincia en el ranking de distribución de fondos y créditos de la Nación a las provincias, para enfrentar el coronavirus.

Entonces fue consultado acerca de su opinión respecto de expresiones públicas de referentes políticos locales, orientadas a la posibilidad de que Mendoza se independice del resto del país. "Coincido", respondió el diputado. "Tiene que haber un plan consistente, político, de la elite. Hice una maestría en España, sobre desarrollo regional, y la clave de las autonomías de las regiones tiene que ver con que sus dirigentes pacten programas políticos comunes. Que se peleen por los márgenes, pero pacten", dijo.

"Mendoza tiene todo para vivir como un país independiente. Pero no lo tiene hoy. Hoy necesita a la Argentina. Hoy, la Argentina perjudica a Mendoza en la negociación de la deuda internacional, en la calificación de riesgo. Mendoza tenía una calificación de riesgo, junto a la CABA, superior a la del resto de las provincias. Sin embargo, se la perjudica, para tomar deuda y traer inversiones", agregó.

"Mendoza podría hacerlo, pero debería tener un programa común, de su elite empresaria, para desarrollar ese camino. No me gusta separarnos de la Nación, pero están obligando a Mendoza a autoafirmarse en sus propios valores e identidades. Estamos lejos de tener autonomía, con nuestra actual estructura productiva, pero creo que hay que empezar a pensarlo seriamente", expresó.

El antecedente de San Luis

En 2002, mientras aumentaba el impacto de la crisis del año anterior, el expresidente Adolfo Rodríguez Saá dejó conocer su voluntad de independizar San Luis. En 2015, su hermano, Alberto, transformó aquella idea, que siempre estuvo en agenda, en una promesa de campaña. Al año siguiente, en 2016, presentó un proyecto en ese sentido ante el entonces ministro del Interior de Mauricio Macri, Rogelio Frigerio.