Polémica en Paraguay después de que el censo no cumpliera la meta de cobertura

Asunción, 10 nov (EFE).- Una polémica se desató este jueves en Paraguay después de que el censo de población no alcanzó la meta de cobertura en las principales zonas urbanas del país, pese a que los ciudadanos, industriales y comerciantes acataron el llamado a cesar durante 13 horas sus actividades para facilitar la labor de los empadronadores.

El presidente de la Cámara de Diputados, Carlos María López, tachó de "fracaso" el censo que tuvo lugar este miércoles, mientras representantes de los gremios descartaron la posibilidad de volver a cerrar sus puertas como lo hicieron en la víspera, en atención al feriado ordenado por ley, lo que estimaron dejó pérdidas por al menos 150 millones de dólares al país.

"Para mí fue un fracaso. No solamente por el préstamo de 43 millones de dólares, sino también porque ayer paró el país. Una situación a la que el Gobierno, lamentablemente, no le dio la importancia debida", dijo López a periodistas.

El diputado, del opositor Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), anticipó que solicitarán la próxima semana un informe al Instituto Nacional de Estadísticas (INE), sobre el préstamo otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para el censo.

En la víspera, el transporte de pasajeros y de carga, así como farmacias, supermercados, estaciones de servicio e industrias dedicadas a actividades no esenciales cerraron entre las 5.00 y las 18.00 hora local (08.00 y 21.00 GMT).

Por ley, se prohibió además el expendio de bebidas alcohólicas y la realización de espectáculos o actos que atrajeran una aglomeración de público.

En ese contexto, el vicepresidente de la Unión Industrial del Paraguay (UIP), Gerardo García, lamentó que no se llegara al objetivo y anticipó que "de ninguna manera" volverían a parar, a menos que exista un "justificativo demasiado importante".

García cifró "entre 150 y 200 millones dólares" las pérdidas por el feriado del censo.

En el mismo sentido se pronunció el presidente de la Cámara Paraguaya de Supermercados (Capasu), Alberto Svorovsky, quien consideró "frustrante" que no se tomaran todos los datos a la población.

El dirigente calculó en "varias decenas de millones de dólares" el costo de la paralización.

Por su parte, el presidente del Senado, Óscar Salomón, del oficialista Partido Colorado, descartó que lo ocurrido sea un fracaso y consideró que "hubo fallas".

El INE dijo que las muchas deserciones de censistas voluntarios complicó la recolección de datos en varias zonas del país.

Las más afectadas fueron la capital del país, la localidad fronteriza de Ciudad del Este y el departamento de Central, donde están varias de las localidades que forman la Gran Asunción o Área Metropolitana de Asunción.

Paraguay tuvo en 1950 su primer censo y a partir de 1962 celebra uno cada diez años.

(c) Agencia EFE