Polémica en Mendoza. Investigan la vacunación a jóvenes fuera de lista y a “colados”

Pablo Mannino
·2  min de lectura
El Gobierno denunció a una enfermera del Hospital Scaravelli de Tunuyán por vacunar a jóvenes fuera de los registros.
El Gobierno denunció a una enfermera del Hospital Scaravelli de Tunuyán por vacunar a jóvenes fuera de los registros.

MENDOZA.- Dos casos de vacunaciones irregulares tienen en vilo a la provincia cuyana, con un grupo de jóvenes en el centro de la escena. Se trata de lo ocurrido con la campaña de inoculación con personas que no figuraban en ninguna lista y con “colados” en las comunas de Tunuyán y Godoy Cruz, respectivamente, por lo que ya se inició una investigación para determinar responsabilidades en ambas situaciones.

El primer hecho tiene que ver con lo sucedido en el Hospital Antonio Scaravelli, en el Valle de Uco, donde ya se separó del cargo a una enfermera que dio la inmunización a cuatro jóvenes que aseguraban pertenecer a un centro de prevención de adicciones del departamento tunuyanino.

En diálogo con LA NACION, el encargado del área de Salud de la región, Rodolfo Guillén, confirmó que buscan determinar si se trató de una avivada o un privilegio dentro del efector sanitario, mientras ya se identificó a cada uno de los inoculados que no estaban en los registros oficiales para recibir las dosis.

Las autoridades sanitarias creen que pudo ser un “engaño” por parte de los señalados, aunque no se descarta que la profesional de la salud haya cometido un delito, si se comprueba que conocía a los jóvenes. “Para nosotros es un hecho aislado, que obviamente impacta en la campaña. De igual forma tenemos muchísimo cuidado al establecer la transferencia y la trazabilidad de las vacunas. Por eso, nos corresponde la investigación para determinar responsabilidades, una auditoría interna para ver la exactitud de los datos de cada persona vacunada”, indicó Guillén sobre la denuncia que ya se radicó, tras enterarse de manera “informal” del hecho. Por tal motivo, indicaron que continuarán la pesquisa hacia atrás, para ver si surge alguna otra irregularidad. “Hasta ahora no hemos detectado otros casos de esa naturaleza”, completó el funcionario, confirmando que los cuatro jóvenes no pertenecían a ninguna repartición sanitaria, algo que también indicaron a este diario desde el Ministerio de Salud provincial.

En cuanto al segundo caso, se trata de empleados del Sistema de Responsabilidad Juvenil (exCose) que quedaron bajo investigación por haberse “colado” en la lista para inocularse, lo que provocó indignación entre el personal sanitario de la repartición oficial y motivó un pedido para que se investigue en profundidad el hecho, según explicaron a LA NACION desde la cartera de Salud.

En principio, los empleados que fueron inoculados, entre ellos algunos jefes, se habían acercado al centro de vacunación de Godoy Cruz ante un remanente de dosis en medio de una “desorganización” interna, pero se constató que no pertenecen a las áreas sensibles que tienen contacto permanente con los menores alojados en la institución, por lo que no les correspondía recibir primero las dosis. En este sentido, también avanza la pesquisa para determinar en detalle lo ocurrido y tomar las medidas pertinentes para evitar que vuelva a repetirse.