Polémica en Londres por escultura sobre Mary Wollstonecraft

Associated Press
·1  min de lectura
En esta imagen sin fechar distribuida por el grupo Mary on the Green, se muestra la obra de Maggi Hambling "Una escultura para Mary Wollstonecraft", que fue inaugurada en Newington Green, Londres. (Ioana Marinescu/Mary on the Green via AP)
En esta imagen sin fechar distribuida por el grupo Mary on the Green, se muestra la obra de Maggi Hambling "Una escultura para Mary Wollstonecraft", que fue inaugurada en Newington Green, Londres. (Ioana Marinescu/Mary on the Green via AP)

LONDRES (AP) — Una escultura que celebra a Mary Wollstonecraft como la madre del feminismo ha generado críticas antes incluso de su presentación.

La artista Maggi Hambling dijo que la obra instalada en Londres “celebra el espíritu de Mary Wollstonecraft”, la autora del tratado del siglo XVIII “Vindicación de los derechos de la mujer". La pieza, realizada en bronce plateado, presenta una pequeña figura femenina desnuda emergiendo de una gran masa abstracta de formas femeninas.

La escultura se desveló el martes tras una década de campañas y recaudación de fondos, pero muchos críticos recurrieron a Twitter para cuestionar la presencia de una figura femenina desnuda. La escritora Caitlin Moran, entre otros, preguntó por qué los intelectuales y figuras históricas masculinas no habían sido conmemorados con estatuas desnudas.

Al defender su obra, Hambling afirmó que no pretendía ser una “semejanza histórica" y que la figura que corona el conjunto “es abierta y desafía al mundo”.

“La ropa define a la gente... Y ella es todas las mujeres. No estoy definiéndola con ninguna vestimenta en particular", añadió. “No es una imagen heroica convencional con la apariencia de Mary Wollstonecraft. Es una escultura de ahora, en su espíritu".

Activistas han trabajado durante años para homenajear a Wollstonecraft en el norte de Londres, cerca de donde vivió y fundó un internado para niñas. La escritora murió a los 38 años tras el nacimiento de su hija, la escritora Mary Shelley.