Polémica frase de un intendente K: “Si les tocaba la pandemia, veríamos cajones”

·2  min de lectura
El intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta
Tomás Cuesta

Luego de que el presidente Alberto Fernández diera a conocer nuevas medidas restrictivas, el rechazo -especialmente por la suspensión de las clases presenciales- estalló. En un contexto atravesado por cruces y críticas, Juan Zabaleta, el intendente de Hurlingham, se metió en el debate y lanzó polémicas declaraciones. “Si la pandemia le hubiera tocado al macrismo, veríamos cajones apilados”, aseguró.

En diálogo con El Destape Radio, Zabaleta analizó la decisión de Fernández y dijo: “Parte de lo que representamos es entender que gobernar es proteger y gobernar es cuidar a nuestra gente”.

En la misma línea, el jefe comunal destacó: “Está claro que estamos frente a un rebrote, está claro que la situación está más complicada que en el pico de la pandemia en agosto del año pasado. La mayoría de los argentinos entiende que el camino del cuidado es el camino de la recuperación económica de la Argentina. Si no hay vida, no hay posibilidad de recuperación de nadie”.

Frente a las críticas de quienes rechazan las medidas anunciadas por Alberto Fernández, en su mayoría dirigentes de la oposición, Zabaleta dijo: “Son irresponsables que porque tienen un Twitter dicen barbaridades”. Asimismo, sobre la aparición de la presidenta del Pro Patricia Bullrich ayer, durante una protesta en la Quinta de Olivos, el funcionario municipal dijo: “No es raro verla [a Patricia Bullrich] frente a Olivos. Hay mucha carga de odio, de irresponsabilidad, de mucha inconciencia”.

“Si le hubiese tocado al macrismo llevar esta pandemia, seríamos Brasil o los Estados Unidos de Trump”, dijo, y enfatizó: “Veríamos los cajones apilados en las puertas de los crematorios o en las puertas de las casas, esperando que se los llevaran. Eso hubiese sido el gobierno de Juntos por el Cambio para la pandemia”.

Ayer, el presidente Alberto Fernández anunció un endurecimiento de las restricciones establecidas tan solo hace días, especialmente dirigidas ahora para el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Su mensaje despertó cacerolazos en la ciudad de Buenos Aires y una gran protesta frente a la Quinta de Olivos.

El Presidente anticipó que a partir de las 0 del viernes próximo la circulación queda restringida desde las 20 a las 6 hasta el 30 de abril en el AMBA.

Las clases presenciales, algo que se había prometido mantener como prioridad, también quedaron suspendidas. Todo tipo de actividad que no sea considerada esencial queda prohibido, y –según indicó el mandatario- se aumentarán los controles para asegurar el cumplimiento de esta norma.