Chile exige investigación al BM por alteraciones en informe de competitividad

Miguel SANCHEZ
Jefe del Banco Mundial, economista Paul Romer espera la apertura de un seminario en el ministerio de Economía en París, el 31 de enero de 2017 (AFP | ERIC PIERMONT)

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, exigió este sábado al Banco Mundial una investigación sobre las alteraciones realizadas a un ranking que perjudicó el índice de competitividad de Chile durante su gobierno, revelación hecha por el economista jefe del BM, Paul Romer.

Romer explicó en un reportaje del diario financiero The Wall Street Journal que se produjeron alteraciones en el informe "Doing Business" -un ranking que mide la "competitividad en el ambiente de negocios" en los diferentes países- que marcaron un desempeño más bajo de Chile durante el gobierno de Bachelet (2014-2018).

"Dada la gravedad de lo sucedido, como Gobierno solicitaremos formalmente al Banco Mundial una completa investigación. Los rankings que administran las instituciones internacionales deben ser confiables, ya que impactan en la inversión y el desarrollo de los países", indicó Bachelet en su cuenta oficial de Twitter.

El economista jefe del BM afirmó que la metodología para la elaboración del ranking fue modificada en diversas ocasiones causando que en los últimos cuatro años la competitividad de Chile registrara resultados negativos; algo que fue provocado por "motivaciones políticas".

En un comunicado emitido horas después de conocida la polémica, el Banco Mundial anunció que efectuará una "revisión externa de los indicadores correspondientes a Chile en el informe Doing Business", y defendieron el ranking aseverando que es una "herramienta invaluable" para mejorar los negocios de los países.

Por su parte, Romer pidió disculpas por la manipulación de forma "injusta y engañosa" el listado y anunció que se corregirán las cifras.

"Estas revisiones podrían ser particularmente relevantes para Chile, cuya posición en el ranking ha sido especialmente volátil en años recientes, y potencialmente ha estado contaminada por motivaciones políticas del personal del propio Banco Mundial", indicó Romer en el reportaje del diario estadounidense.

- Escándalo y estafa -

La noticia causó gran repercusión y polémica en Chile.

"Muy preocupante lo ocurrido con el ranking de competitividad del Banco Mundial. Más allá del impacto negativo en la ubicación de Chile, la alteración daña la credibilidad de una institución que debe contar con la confianza de la comunidad internacional", aseveró Bachelet.

Por su parte, el ministro de Economía, Jorge Rodríguez Grossi, calificó lo sucedido como un "verdadero escándalo" ya que la alteración, que sólo perjudica a Chile, constituye desde el punto de vista estadístico "una verdadera estafa".

Según Romer, durante la administración de Bachelet, la competitividad cayó dramáticamente del puesto 33 en 2015, al 120 un año después, por los constantes cambios realizados en la forma de medir el índice, y no por medidas económicas adoptadas por el gobierno chileno.

En medio de este escenario, la inversión extranjera en Chile cayó un 40% durante el 2017, su peor nivel desde 2006.

El empresariado chileno siempre fue crítico del gobierno de Bachelet ante una serie de reformas sociales y económicas que lleva adelante, lo cual creó un clima de desconfianza del mercado.

Los empresarios no escondieron su respaldo al multimillonario derechista Sebastián Piñera, un duro crítico del manejo económico de Bachelet, quien ganó las elecciones presidenciales del año pasado y sucederá a la mandataria el próximo 11 de marzo.

Durante su campaña, Piñera -quien ya gobernó entre 2010-2014- prometió que elevará la tasa de inversión en tres puntos porcentuales y mejorará la productividad.

Romer explicó que durante el gobierno de Bachelet la posición de Chile en el ranking del BM "se deterioró consistentemente", en tanto que "se elevó consistentemente bajo la administración Piñera".

Según el diario estadounidense, el exdirector del grupo responsable del reporte en cuestión es el chileno Augusto López-Claros, un exprofesor de la Universidad de Chile ligado actualmente a la Universidad de Georgetown.

"Se da la curiosidad de que el jefe de la oficina que hacía este índice es chileno (...) Es de una inmoralidad pocas veces vista", aseveró el ministro Grossi.