Polémica por los contactos de dos ministros del nuevo gobierno de Lula da Silva en Brasil

Foto oficial de Lula y su gabinete ministerial
Foto oficial de Lula y su gabinete ministerial

BRASILIA.- Los medios brasileños se hicieron eco este martes de los polémicos contactos de dos de los 37 ministros del nuevo gabinete del presidente Luiz Inacio Lula da Silva.

Por un lado, el diario O Globo recordó que la flamante ministra de Turismo, Daniela Carneiro, hizo campaña en 2018 junto a Juracy Alves Prudencio, un paramilitar condenado a 22 años por homicidio. Carneiro pertenece al partido de Unión Brasil, una de las tres formaciones de corte conservador con las que se alió Lula para llegar al gobierno.

Por su parte, el ministro de Defensa, José Mucio Montero, reconoció que tiene familiares y amigos que participan de las protestas de simpatizantes del expresidente Jair Bolsonaro que piden un golpe de Estado en las puertas de los cuarteles. Mucio caracterizó esas marchas como una “manifestación de la democracia”, pese a que los manifestantes están siendo investigados por promover un golpe de Estado.

Luiz Inacio Lula da Silva y su esposa Janja, en Santos por el funeral de Pelé. (AP Photo/Andre Penner)
Luiz Inacio Lula da Silva y su esposa Janja, en Santos por el funeral de Pelé. (AP Photo/Andre Penner) - Créditos: @Andre Penner

El nuevo ministro de Defensa es un jurista amigo personal de Lula, quien lo nombró en el cargo para que el Ministerio vuelva a tener una conducción civil, una línea que se rompió en los gobiernos de Michel Temer y Bolsonaro.

”Nuestro país posee tradiciones pacíficas. A pesar de su relevante dimensión geopolítica, Brasil y nuestras Fuerzas Armadas siempre se posicionaron al servicio de la paz, de la democracia, del respeto a las instituciones y la cooperación con sus vecinos. El Ejército, Marina y Aeronáutica son instituciones de Estado, que saben sus obligaciones institucionales, regidas por la jerarquía y la disciplina”, dijo Mucio la noche del lunes durante un acto. El evento no contó con la presencia de los jefes militares salientes del bolsonarismo ni con el exministro de Defensa, Sergio de Oliveira.

El gobierno de Bolsonaro empleó a más de 6000 militares en funciones administrativas, récord desde el fin de la dictadura militar (1964-1985).

En cuanto a los manifestantes que no reconocen la victoria electoral de Lula, y que se encuentran frente a las puertas de los cuarteles, Mucio dijo: ”Todo eso se va a vaciar, desde el momento que Bolsonaro se fue, que el exvicepresidente Hamilton Mourão hizo un discurso pidiendo que vuelvan a sus casas, aquellas manifestaciones se vaciarán paulatinamente”, dijo.

Mucio aseguró que no pertenece al Partido de los Trabajadores (PT) ni a partidos de izquierda, y reconoció que tiene amigos y parientes protestando frente a los cuarteles en Recife y Brasilia.

Ministra bajo sospecha

En cuanto a Carneiro, O Globo recordó que la flamante ministra de Turismo hizo campaña en 2018 con Juracy Alves Prudencio, un paramilitar condenado a 22 años por homicidio, quien por entonces contaba con un permiso penitenciario para trabajar en el gobierno del municipio de Belford Roxo, cuyo alcalde, Walter dos Santos Carneiro, es su esposo.

La nueva ministra de Turismo, Daniela Carneiro
La nueva ministra de Turismo, Daniela Carneiro

La nueva responsable de Turismo aparece en varias fotografías haciendo campaña y en otros actos junto a Prudencio, un antiguo sargento de la Policía Militar que a la vez había liderado un grupo paramilitar responsable de una serie de homicidios en la región carioca de Baixada Fluminense.

Prudencio se encuentra preso desde 2009 por el asesinato en mayo de 2007 de un joven de 16 años en un bar y tras una operación de las autoridades brasileñas que metió entre rejas a otros nueve agentes de la Policía Militar que integraban también la milicia que él dirigía, conocida como ‘Bonde do Jura’.

En 2020 una investigación periodística del diario Extra reveló que Prudencio logró un puesto en el departamento de seguridad de la Alcaldía de Belford Roxo, gobernada por el marido de Carneiro de 2017, lo que le permitía salir de prisión.

Pero el gobierno local alegó que Prudencio nunca tomó posesión, que no recibió salario alguno y que cumplía voluntariamente una tarea administrativa. Tras la polémica, no volvió a conseguir más permisos penitenciarios.

En 2008, un año antes de ser detenido y condenado, fue candidato a concejal en de Nova Iguaçu por el Partido Republicano Progresista. Si bien no lo logró, las investigaciones en su contra señalaron que se sirvió de la milicia que lideraba para atemorizar a la población local y hacer campaña.

Agencias DPA y AFP