"Mi poesía es para los pobres", asegura Ernesto Cardenal

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 4 (EL UNIVERSAL).- "Mi poesía es para los pobres", expresó el poeta nicaragüense Ernesto Cardenal, durante el homenaje que le organizó la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en el marco del encuentro latinoamericano "México ante los extremismos: el valor de la cultura ante el odio".

Tras reconocer que la poesía no le brota de manera espontánea sino que la logra con "mucho trabajo y dedicación", en el homenaje que le rindió la Secretaría de Relaciones Exteriores agregó que si su poesía es grande lo es por razones extraliterarias como la búsqueda de la justicia.

"Mi poesía no es grande, en todo caso, o si lo es de una grandeza pequeña, quiero decir relativa y lo es por razones extraliterarias: por los temas de qué trata ordinariamente, que es por ser para los pobres y por la justicia social, para mejorar el mundo. Estamos aquí reunidos contra el extremismo y contra el odio", indicó.

En el marco del encuentro "México ante los extremismos", el poeta expresó que el único extremismo válido es aquel que exige la democracia y se posiciona contra el odio: "Yo no soy extremista, exigir democracia no es extremismo o es un extremismo válido, y en cuanto al odio tengo un dios que es el de Jesús, que es amor. Puedo decir, pues, que odio el odio y amo el amor".

Durante el homenaje al poeta Ernesto Cardenal, el canciller Marcelo Ebrard Casaubón pidió un encuentro con la región, "en un mundo que se empieza a organizar por odios mutuos".

Explicó que la iniciativa "Mirar hacia el sur" surgió a partir de las inacabables exclusiones en las que actualmente se organiza la convivencia política, iniciando por el supremacismo blanco de los Estados Unidos, "contra toda lógica, nuestra generación no pensaba que íbamos a regresar al racismo político".

"Pareciera que esa es la nueva geografía, ni siquiera son ideologías, sino es ver quién odia más al de junto o como le hacemos para que los otros se vayan, como si la historia fuera elíptica y se repitiese, como si olvidáramos tantas cosas que ha pasado la humanidad".

La Cancillería presentó la iniciativa Biblioteca de Literatura Centroamericana, que forma parte del programa cultural Mirar al Sur, el cual en 2020 buscará "rescatar" a autores clásicos centroamericanos cuyos libros se han dejado de imprimir en sus países de origen, y por lo tanto cada vez es más difícil encontrarlos.

Para lograrlo, se pretende distribuir de manera gratuita 5 mil ejemplares de cinco autores centroamericanos en Guatemala, Nicaragua, Costa Rica, Honduras, y El Salvador a través de las embajadas mexicanas, con la idea de que lleguen a instituciones públicas, como bibliotecas y escuelas.

En México, se venderán mil libros en librerías comerciales pero a precios bajos, es decir inferiores a los 100 pesos; también se distribuirá esta colección a través de la Dirección General de Bibliotecas de la Secretaría de Cultura en centros escolares y bibliotecas comunitarias. El objetivo es producir un tiraje similar cada año pero de diferentes autores.

"Es una literatura que no circula, que no conocemos aquí en México y tampoco en Centroamérica se conocen entre ellos. Es muy importante permitir la circulación de libros de calidad, de autores muy famosos que todo el mundo dice 'sí los conocemos' pero nadie los ha leído tanto. En Centroamérica no hay tantas editoriales que realmente los produzcan", explicó en entrevista Phillipe Ollé-Laprune, coordinador editorial.

Para 2020, la colección constará de cinco títulos: la novela "Pobrecito poeta que era yo", de Roque Dalton; "Luna Park y otros poemas", de Luis Cardoza Aragón; "La Insurrección Solitaria", de Carlos Martínez Rivas; "Bananos y hombres & otros textos", de Carmen Lyra; y la antología "Poemas, cuentos y ensayos" de Juan Ramón Molina.

Posteriormente, se presentarán otras dos colecciones, la Biblioteca de literatura mesoamericana, y la Biblioteca de literatura cubana y del Caribe, que serán co-editadas con el Instituto Cervantes de España, como parte de un esfuerzo cultural de generar nuevas acciones culturales de México hacia América Latina a partir de que en enero México asumirá la presidencia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

"Llegó el momento de mirar al sur, de seguir mirando al norte por nuestros migrantes pero también al sur porque a partir de hechos como el 'comes y te vas' abandonamos la región. Nos preocupa muchísimo no repetir estereotipos: la revolución cubana no es más el referente que nos aglutina en términos culturales. Tenemos que preguntarnos qué es hoy lo que nos puede unificar en términos de cultura", consideró Enrique Márquez, director ejecutivo de Diplomacia Cultural de la Cancillería.