El poderoso Victoria, la película mexicana que se aferró a realizarse

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 15 (EL UNIVERSAL).- Las veces que el Instituto Mexicano de Cinematografía desechó a la película "El Poderoso Victoria", sólo hizo que su director Raúl Ramón ideara maneras de poder construir su tren.

El IMCINE, cuenta el cineasta, sólo les decía que era una historia y guión lindos, dejando entrever la dificultad por ser de carácter histórico (ubicada en 1936) y por ser una producción en provincia.

Raúl entonces comenzó a trabajar junto con la productora Fabiola Velázquez en conseguir recursos locales y, con el apoyo de amigo y poco antes de la pandemia, logró rodar a un pueblo incomunicado que construye un tren para dejar de serlo.

Damián Alcázar, Joaquín Cosío, Lalo España y Edgar Vivar se sumaron al proyecto que verá luz en mil pantallas mexicanas el próximo día 24.

"No fue un algoritmo el que nos dijo qué película hacer", dice orgulloso el realizador.

"El Imcine no apoyó, nos dijo que era algo lindo y ya y yo dije, con más mala leche, cómo no voy a construir mi tren", agrega.

El rodaje concluyó poco antes de la llegada de la pandemia y eso, aunque suene raro, ayudó a la posproducción.

"Obligó a encerrarme un año a revisar la película; muchas veces la falta de tiempo es lo que las retrasa, aquí no fue así", cuenta.

"El Poderoso Victoria", que se presentó oficialmente esta tarde, se ha exhibido en los festivales de cine de Guadalajara y Morelia donde obtuvo comentarios favorables. Cinépolis Distribución la tomó para la pantalla grande.

"La comunidad ferrocarrilera mexicana nos ha apoyado, al final es una película de amor a los trenes", apunta.