Las elecciones generales en Nicaragua no ofrecen garantías, advierten empresarios

·2  min de lectura

Managua, 19 may (EFE).- El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) de Nicaragua advirtió este miércoles que las elecciones generales de noviembre próximo, en las que el presidente del país, el sandinista Daniel Ortega, busca una nueva reelección, no ofrecen garantías para ser consideradas legítimas.

Según la principal patronal de Nicaragua, las decisiones de las autoridades demuestran "su falta de compromiso en el restablecimiento de la paz y la democracia, al no ofrecer garantías electorales necesarias para la participación de la oposición política y negarnos el derecho a todos los nicaragüenses a participar en un proceso electoral que cumpla con los estándares básicos para considerarlo legítimo".

El reclamo del Cosep fue emitido luego de que el Consejo Supremo Electoral (CSE), controlado por los sandinistas, despojó de su personalidad jurídica al Partido de Restauración Democrática (PRD) y al Partido Conservador (PC), ambos opositores.

En el momento en que el CSE tomó sus decisiones, el PRD era visto como uno de los partidos claves para el voto de los opositores, dado que forma parte de la Coalición Nacional, una de las agrupaciones disidentes más importantes de Nicaragua.

Por su parte el PC es el partido político más antiguo del país, con 170 años de existencia.

"La cancelación de las personalidades jurídicas del PRD y PC ejecutadas por el CSE bajo el control del partido de Gobierno evidencian y ratifican su falta de voluntad política de promover una solución cívica y pacífica", señaló el Cosep, en el contexto de una crisis sociopolítica que ha dejado cientos de presos, muertos o desaparecidos desde el estallido social contra Ortega en 2018.

Los empresarios señalaron al Gobierno de Ortega de "atribuirse las facultades necesarias para eliminar de la contienda política a los opositores, hechos irrefutables que alertan sobre la inviabilidad de realización de elecciones libres, justas, transparentes, competitivas y observadas".

La patronal demandó al "partido de gobierno (el Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN), y a los Poderes del Estado a que reviertan todo lo actuado en el ámbito electoral, liberen a todos los presos políticos, restablezcan los derechos y garantías ciudadanas de todos los nicaragüenses, como la única forma de contribuir a restablecer el orden constitucional y el orden democrático del país".

Las relaciones entre el Cosep y el Gobierno de Ortega están en su punto más bajo desde abril de 2018, cuando los empresarios apoyaron las protestas antigubernamentales, tras 11 años de mantener una alianza de consenso que oficialmente se conoció como "asociación público privada".

Para Ortega, a quien la oposición llama "dictador", las elecciones del 7 de noviembre próximo serán determinantes, ya que estarán en juego sus 42 años de primacía casi absoluta sobre la política nicaragüense.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.