Poblado indígena de Chiapas vota y rechaza vacunarse contra el COVID-19

AFP
·2  min de lectura

LOS HABITANTES del poblado indígena de San Juan Cancuc, en el estado mexicano de Chiapas, han rechazado la posibilidad de aplicarse la vacuna contra el COVID-19, informaron las autoridades locales.

En un oficio enviado a las autoridades sanitarias de la zona, el alcalde de la población, José López, aseguró que la decisión fue sometida a consulta y que los poco más de 24,000 pobladores decidieron que no se vacunarán.

“Solo dos personas voluntariamente quieren aplicarse la vacuna”, dijo el funcionario en su escrito dirigido a un representante local de las autoridades sanitarias, conocido por la AFP este viernes.

López señaló que el pasado 28 de enero se realizó una asamblea con auxiliares municipales y los comités de salud de las comunidades, donde fueron explicados los beneficios y posibles efectos adversos del biológico.

También lee: Pareja canadiense usurpa vacunas contra el COVID-19 destinadas a tribu indígena

“En San Juan Cancuc no se llevará a cabo la campaña de vacunación contra el COVID-19 en la etapa de aplicación para el adulto mayor y en ninguna otra etapa”, notificó el alcalde, sin ahondar en los argumentos de los moradores.

En comunidades como San Juan Cancuc, de población maya tseltal, muchas decisiones se toman por el sistema de “usos y costumbres”, esto es, un autogobierno indígena que las autoridades civiles suelen respetar.

Estas localidades tienen sus propios comités de salud y también juzgados de paz y reconciliación.

Según un censo de 2020 en México, 7.3 millones de personas hablan alguna lengua indígena, principal criterio para determinar la identidad de ese sector de la población.

No te pierdas: También lee: Las tostadas de Teopisca y la comunidad del maíz en Chiapas

Varios poblados indígenas de Chiapas fueron escenario de asonadas el año pasado, tras la difusión de falsos rumores que negaban la existencia del COVID-19 o acusaban a las autoridades de esparcir el virus mediante fumigaciones.

En algunas aldeas los habitantes incluso se organizaron para impedir el paso de personal de salud que realizaba operativos de información y prevención sobre la pandemia.

México fue el primer país latinoamericano en aplicar una vacuna contra el COVID-19 el pasado 24 de diciembre, seguido, el mismo día, por Chile y Costa Rica.

Hasta ahora solo se ha utilizado la fórmula de la firma estadounidense-alemana Pfizer/BioNTech para inmunizar a personal sanitario de todo el país y a maestros del estado de Campeche.

México, de 126 millones de habitantes, registra hasta el momento 1,899,820 casos confirmados de la enfermedad y 162,922 defunciones. N