El plomo de la gasolina aún persiste en el aire después de 20 años de su prohibición

·3  min de lectura
El plomo procedente de la gasolina persiste en el aire durante décadas
El plomo procedente de la gasolina persiste en el aire durante décadas

La década de los ’90 supuso un importante revulsivo en materia medioambiental. Muchos países tomaron conciencia del impacto que el ser humano desplegaba en el planeta y se firmaron algunos de los acuerdos más importantes en esta materia. En 1992, por ejemplo, se prohibieron los productos con clorofluorocarbonos (CFC), que se habían convertido en uno de los principales causantes del agujero en la capa de ozono. Así mismo, en esos mismos años llegó la prohibición de las gasolinas con plomo, con el objetivo de evitar los importantes problemas de salud que la exposición a este metal acarrea.

Es tentador pensar que alcanzar tratados internacionales, retirar del mercado productos nocivos o cambiar los hábitos de consumo por otros más sostenibles representa una solución eficaz e inmediata del problema. Sin embargo, el planeta tiene su propio ritmo y las dinámicas naturales para recuperar el equilibrio pueden llevar décadas o incluso siglos.

Así se demuestra en un estudio publicado esta semana en PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences) que ha analizado la calidad del aire de Londres y ha detectado elevados niveles de este elemento, a pesar de que la gasolina con plomo se prohibió en 1999. “El plomo derivado de la gasolina de hace décadas sigue siendo un contaminante importante en Londres”, explican los investigadores del célebre Imperial College de Londres. “La gasolina con plomo representa la principal fuente de plomo ambiental durante todo el siglo XX. Utilizando datos recientes e históricos de la composición isotópica del plomo en las partículas suspendidas en el aire de Londres hemos encontrado fuertes evidencias de que las fuentes no han cambiado sustancialmente desde la prohibición en 1999”.

Uno de los puntos fuertes del estudio ha sido combinar datos tomados recientemente con los históricos de décadas pasadas para entender la tendencia. Los investigadores recogieron 18 muestras de partículas en el aire, en la conocida calle de Marylebone de Londres, durante los años 2014 y 2018. Durante ese periodo también recogieron 20 muestras de aire desde una azotea a 24 metros de altura. Para la comparación han utilizado registros históricos recogidos en las décadas de 1960, 1970, 1990 y 2010.

Las conclusiones muestran que, aunque los niveles de plomo en el aire de Londres han caído de manera importante desde la prohibición y ahora cumplen con los objetivos de calidad del aire del Reino Unido, aún persiste un significativo porcentaje de plomo del que hasta el 40% del plomo que se encuentra presente en las partículas en el aire en la actualidad proviene de aquel tipo de gasolina.

Los investigadores afirman que estos datos prueban la persistencia a largo plazo de los contaminantes introducidos por las actividades humanas en el medio ambiente y la “necesidad de un estudio en profundidad de los niveles de plomo en sangre de la población, como se hizo recientemente en Estados Unidos”. Además, los hallazgos del estudio de Londres están en línea con los resultados de estudios similares, como los realizados en Sao Paolo, Brasil y plantean cuestiones importantes sobre la contaminación por plomo a largo plazo en otras grandes ciudades de todo el mundo".

Más historias interesantes sobre contaminación en Yahoo:

Referencias científicas y más información:

Resongles, Eléonore, et al. “Strong Evidence for the Continued Contribution of Lead Deposited during the 20th Century to the Atmospheric Environment in London of Today”. Proceedings of the National Academy of Sciences, junio de 2021, DOI:10.1073/pnas.2102791118.

Caroline Brogan “Lead from leaded petrol persists in London air despite ‘90s ban” Imperial College London

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.