En pleno rebrote de Covid, Barack Obama “achicó” su fiesta en una isla por sus 60 años

·4  min de lectura
Barack Obama en Martha's Vineyard
archivo

WASHINGTON - Los planes de la fiesta llevaban meses preparándose y muchos invitados ya habían llegado a Martha’s Vineyard cuando el expresidente Barack Obama anunció tardíamente que cancelaría su fiesta por su cumpleaños número 60 programada para el sábado.

“Debido a la nueva propagación de la variante delta durante la semana pasada, el presidente y la señora Obama han decidido reducir significativamente el evento para incluir solo a familiares y amigos cercanos”, dijo Hannah Hankins, portavoz del expresidente, en un comunicado el miércoles, el día del aniversario del nacimiento de Obama. “Él está agradecido de que otras personas envíen sus deseos de cumpleaños desde lejos y espera ver gente pronto”.

Jake Sullivan, el asesor de Seguridad y “alter ego” de Biden que se reunirá con Alberto Fernández

Cientos de exfuncionarios de la administración Obama, celebridades y donantes demócratas habían planeado asistir a la fiesta en la mansión de Obama en la isla, y muchos de ellos alquilaron casas en la zona. Varios invitados ya estaban en camino y otros estaban programando los tests de coronavirus requeridas cuyos resultados debían presentar a un médico “coordinador de coronavirus” para poder ingresar al complejo de Obama cuando se les informó el martes por la noche que ya no estaban invitados. El New York Post informó que se esperaba que asistieran George Clooney, Steven Spielberg y Oprah Winfrey.

Han estado preocupados por el virus desde el principio, les preguntaron a los invitados si habían sido vacunados y les pidieron que se hicieran un test antes del evento”, dijo David Axelrod, exasesor de Obama. “Pero cuando se planeó esto, la situación era bastante diferente. Entonces respondieron a las circunstancias cambiantes “.

La lenta campaña de vacunación en Nueva Zelanda golpea la imagen de Jacinda Ardern

Axelrod dijo que ya no asistiría. Rahm Emanuel, quien se desempeñó como el primer jefe de gabinete de Obama, también había planeado ir a la fiesta. Pero dijo que recibió una llamada el martes por la noche diciéndole que si aún no estaba en la isla, no debería ir.

Barack Obama en Martha's Vineyard
archivo


Barack Obama en Martha's Vineyard junto a una de sus hijas (archivo/)

Rebrote

El cambio de planes de Obama se produjo días después de que el presidente Joe Biden admitiera que hay un rebrote de coronavirus y que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dijeran en un documento interno que la variante delta era mucho más contagiosa y tenía más probabilidades de romper las protecciones de las vacunas que todas las demás versiones conocidas del virus.

Obama, sin embargo, al principio parecía ansioso por continuar con sus planes, mostrando lo que algunos demócratas dijeron que veían como una indiferencia normal por el foco en su fiesta de cumpleaños. Incluso cuando ciudades como Washington volvieron a imponer barbijos obligatorios en el interior, una fuente involucrada en la planificación de la fiesta del exmandatario dijo que el evento continuaría según lo planeado, subrayando que sería al aire libre y que todos los invitados seguirían los protocolos de salud pública de los CDC.

Algunos de los exasesores de Obama también defendieron su decisión de continuar.

“Chicos... compren un mapa”, escribió Tommy Vietor, un exvocero de Obama, en Twitter en respuesta a una nota sobre la actitud del partido en medio de crecientes preocupaciones sobre el coronavirus después de un brote en la comunidad vacunada de Provincetown, Massachusetts. “Martha’s Vineyard es una isla. No está cerca de Provincetown”.

Algunos seguidores en la isla también se apresuraron en defender al expresidente.

“Estoy encantada de que esté celebrando su cumpleaños aquí”, dijo Caroline Hunter, activista y residente del vecindario de Oak Bluffs. “Creo que deberíamos estar mucho más preocupados por las personas no vacunadas”.

Pero otros invitados ya habían decidido que era mejor no asistir. Ron Klain, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, por ejemplo, cambió de opinión y ya la semana pasada optó por no asistir.

Alan Dershowitz, un controvertido habitante de Martha’s Vineyard que formó parte del equipo de defensa del expresidente Donald Trump en su primer juicio político, dijo que la comunidad de Chilmark criticaba la ostentación y que era prudente que Obama la cancelara o pospusiera en lugar de crear una distracción de los mensajes de Biden sobre la pandemia.

“Todo el mundo habla de esto y nadie lo hace de forma positiva”, dijo Dershowitz en una entrevista el martes. “Algunas personas están poniendo excusas. Nadie dice que sea una buena idea “.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.