El pleito por la Alcaldía de Sao Paulo caldea el terreno para las presidenciales en Brasil

Agencia EFE
·3  min de lectura

Sao Paulo, 8 nov (EFE).- La batalla por la Alcaldía de Sao Paulo entre el actual regidor Bruno Covas y el expresenatador Celso Russomano podría convertirse en un adelanto de las presidenciales de 2022 entre el presidente Jair Bolsonaro y su principal opositor dentro del campo conservador, el gobernador de Sao Paulo Joao Doria.

A una semana de las elecciones municipales, el actual alcalde de Sao Paulo Bruno Covas, avalado por Doria, lidera las encuestas con un 28 % de intención de voto, 12 puntos porcentuales más que Russomano, el candidato bendecido por Bolsonaro.

La disputa entre Covas y Russomano en Sao Paulo, el mayor colegio electoral de Brasil con casi 9 millones de votantes, podría ser un termómetro para medir la fuerza política de Doria y Bolsonaro de cara a las elecciones de 2022, en las que ambos despuntan como posibles candidatos presidenciales.

Tanto Covas como su antecesor en el cargo -ambos del Partido de la Social de la Democracia Brasileña (centroderecha)- se han alzado como un contrapeso a la ultraderecha bolsonarista, mientras que Russomano (Republicanos) defiende la agenda conservadora del jefe de Estado.

No obstante, pese a que Russomano cuenta con el apoyo del presidente, una pequeña parte del voto "bolsonarista" será absorbida por Joisse Hasselmann (3 %), una exaliada del presidente brasileño y que es candidata por el Partido Social Liberal (PSL), la formación con la que Bolsonaro ganó en 2018 y que abandonó para crear su propio partido.

Con el voto "bolsonarista" dividido y su tendencia decreciente en las encuestas, la llegada de Russomano a una eventual segunda vuelta está amenazada.

El excandidato presidencial Guilherme Boulos, del izquierdista Partido Socialismo y Libertad (PSOL) y quien se ha convertido en una de las principales voces dentro del campo progresista, se mantiene con un 14 % de intención de voto, mientras que Marcio França ha escalado hasta el 13 %.

El Partido de los Trabajadores del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, por su parte, podría sentenciar la debacle en las municipales, ya que su candidato, Jilmar Tatto, tan solo tiene un 6 % de intención de voto cuando faltan 7 días para la primera vuelta de los comicios.

Los sondeos también desvelan que la probable segunda vuelta, prevista para el próximo 29 de noviembre, Covas heredaría los votos del resto de candidatos y aislaría completamente a Russomano.

PLEITO EN LA GESTIÓN DE LA PANDEMIA

El pleito entre Bolsonaro y Doria se ha reproducido a nivel local con la gestión de la crisis sanitaria del coronavirus, la cual ya deja en Brasil 5,6 millones de casos y más de 169.000 muertos.

Junto a Doria, Covas se convirtió en uno de los promotores de las cuarentenas para frenar el avance del virus en Sao Paulo, ciudad que llegó a ser epicentro de la pandemia en Latinoamérica, mientras Bolsonaro animaba a los brasileños a volver al trabajo para mantener a flote la economía.

"Todos sufrimos con la pandemia. Había gobernadores que pedían que lo cerraran todo, que se quedaran en casa. Si has sufrido con tu gobernador y con tu alcalde, no votes en él", señaló Bolsonaro la víspera en una directo a través de Facebook en el que reiteró su apoyo a Russomano, vinculado a las iglesias evangelistas.

Las diferencias entre los mandatarios del estado y la ciudad de Sao Paulo y Bolsonaro, uno de los líderes más negacionistas sobre la gravedad del virus, se intensificaron en las últimas semanas en medio del debate sobre la obligatoriedad o no de la aplicación de la futura vacuna del coronavirus.

Mientras Covas confía en la adhesión popular de los ciudadanos para ser vacunados, Russomano ha seguido la línea del jefe de Estado y recientemente sugirió que el remedio sea probado primero en aquellos que ya están enfermos, lo que contraría la orientación de los expertos.

"Si la vacuna es tan buena como dicen, entonces que China empiece aplicándola en las personas. Si sale bien ahí, entonces la traes a Brasil. No solo esa, cualquier vacuna", criticó Russomanno.

(c) Agencia EFE