De todo en los playoffs de la NFL, hasta un equipo 7-9

BARRY WILNER
·4  min de lectura
El quarterback de los Browns de Cleveland Baker Mayfield celebra la victoria ante los Steelers de Pittsburgh, el domingo 3 de enero de 2021. (AP Foto/David Richard)

Del descanso en Kansas City y Pittsburgh al alivio en Cleveland, Chicago y Los Ángeles, el lote de equipos en busca del Super Bowl tiene todo tipo de características. Hay maquinarias bien aceitadas y algunos pretendientes — y hasta un equipo con un récord negativo.

Los Chiefs (14-2), reinantes campeones del Super Bowl, y Green Bay (13-3) se aseguraron descansar en sus respectivas conferencias en el formato expandido de los playoffs.

Y no fue la adición de un tercer comodín lo que permitió que un equipo con foja de 7-9 pueda jugar el próximo fin de semana. Washington “se ganó" ese boleto al quedar primero en la mediocre división Este de la NFC.

Por más que los aficionados de los Giants de Nueva York sigan despotricando que el entrenador de los Eagles Doug Pederson no hizo rendir al máximo a su equipo ante Washington la noche del domingo, se debe poner énfasis que los Giants acabaron con marca de 6-10, una foja que no da para estar orgulloso.

Además, Washington es un equipo que despierta admiración por el entrenador Ron Rivera que fue diagnosticado con un cáncer de la piel y el quarterback Alex Smith que ha vuelto tras una grave lesión en la pierna.

“Esto es más especial por lo arduo que fue”, dijo Rivera. “Lo arduo que ha sido todo, para los jugadores, la organización. Es un excelente grupo de jóvenes y estamos tratando de hacer las cosas de manera correcta”.

Estos son los que jugarán el próximo fin de semana:

SÁBADO

Indianápolis (11-5) en Buffalo (13-3)

Frank Reich es un héroe en Buffalo desde que orquestó la mayor remontada en la historia de la NFL al reemplazar al lesionado Jim Kelly en el cruce contra los Oilers de Houston por la primera ronda en 1992. Reich ahora dirige a los Colts y seguirá en un pedestal en Buffalo si caen mansamente ante el equipo más impresionante de la liga durante el último mes.

Este podría ser el último partido de Philip Rivers, el quarterback de los Colts. Pero la defensa de Indy es la que tendrá las manos llenas ante Josh Allen, Stefon Diggs y los Bills.

Los Ángeles Rams (10-6) en Seattle (12-4)

Tercer enfrentamiento de los rivales del Oeste de la NFC tras repartirse victorias en la temporada regular.

Ambos tienen férreas defensas y han sido intermitentes en ofensiva, con Los Ángeles más que Seattle.

Los Rams se clasificaron sin el inconsistente mariscal de campo Jared Goff (operado en el pulgar) quarterback. Los Seahawks no tienen problemas en esa posición con Russell Wilson, pero su rendimiento en la primera mitad de la campaña fue muy superior al de los últimos dos meses.

Tampa Bay ( 11-5) en Washington (7-9)

Lo de Washington es admirable, sobre todo cómo Rivera ha cambiado la identidad del equipo. Y está el dato que los últimos tres equipos que atraparon los cetros de división sin un saldo favorable acabaron sorprendiendo en la ronda de comodines.

Pero se encontrarán con Tom Brady al frente de unos Buccaneers muy completos. ¿Se acuerdan de Brady? Lo más seguro es que acabe desmantelando a la talentosa pero inexperta defensa de Washington.

DOMINGO

Tennessee (11-5) en Baltimore (11-5)

Hace un año, los Titans dependieron de los acarreos y agilidad de Derrick Henry para sorprender en Baltimore. Siguen cobijándose en Henry, quien se convirtió en el octavo jugador que acumula 2.000 yardas por tierra en una temporada.

Los Titans también saben defender. Así que, con los Ravens con un juego terrestre más diverso y una sólida defensa — además el recuerdo de la paliza sufrida en enero pasado — Henry y compañía afrontar una reto más pesado en Baltimore esta vez.

Chicago (8-8) en Nueva Orleáns (12-4)

Los Bears son los otros que se colaron a duras penas. Arrancaron 5-1 para luego quedar 5-7, pero enderezaron las cosas lo suficiente para clasificarse. Tienen una defensa que intimida, aunque sin llegar a tener el mismo nivel del recordado equipo de 1985.

Si los Saints recuperan a varios de sus running backs descartados por el COVID-19 — sobre todo Alvin Kamara — serán los abrumadores favoritos. Tal vez sea la última oportunidad de Drew Brees para obtener un segundo campeonato. Y Nueva Orleáns también tiene una defensa de calidad.

Cleveland (11-5) en Pittsburgh (12-4)

El partido más atractivo del fin de semana. Una de las grandes rivalidades de la NFL, y que apenas tuvo un episodio en la Semana 17 — aunque con los Steelers dándole descanso a los titulares. Pero Pittsburgh exigió a Cleveland al límite. Los Browns lograron poner fin a la sequía más prolongada de la liga sin avanzar a los playoffs, remontándose a 2003.

¿Podrán los Browns volver a ganar en la ronda de comodines? Ello dependerá de su juego terrestre y no sufrir otro brote de COVID-19 como el que les afectó en las últimas dos semanas.

Los Steelers han perdido cuatro de los últimos cinco, pero también han ganado 17 en fila de local ante Cleveland. Ben Roethlisberger regresará y tiene foja de 23-2-1 de por vida ante los Browns.