"Yo me planto": la llamativa campaña del intendente que resiste el desembarco de Máximo Kirchner en el PJ bonaerense

Javier Fuego Simondet
·2  min de lectura

La pelea por el control del PJ bonaerense se filtra hasta en iniciativas municipales de apariencia inocente. Es el caso de una campaña de forestación que lanzó Fernando Gray, intendente de Esteban Echeverría y vicepresidente del justicialismo provincial. Bajo la consigna "Yo me planto", difundida junto a su foto, la campaña remite a otro escenario: el intento de Gray por resistir el desembarco de Máximo Kirchner en la presidencia del partido.

Oficialmente, la iniciativa se denomina Programa de Forestación de Plantas Nativas. El objetivo anunciado por la Municipalidad de Esteban Echeverría es plantar "más de mil árboles". Sin embargo, la imagen de Gray, pala en mano junto un árbol y el hashtag "YoMePlanto", se ofrece como inequívoca alusión a la batalla peronista. Incierta, en cambio, es la postura que asumirá Máximo Kirchner, si decide una reacción: desde que comenzó a avanzar de manera decidida en territorio bonaerense, el hijo de Cristina Kirchner no enfrentó desafíos abiertos.

Cierres nocturnos: Alberto Fernández les propuso a los gobernadores cortar la circulación de 23 a 6 en todo el país

Cerca del jefe comunal no desmienten que la iniciativa incluya un mensaje para la interna peronista; por el contrario, dejan circular las especulaciones. Por el momento, Gray no se expresó públicamente sobre la controversia con Máximo, aunque sí dejó trascender que está dispuesto a dar la pelea por defender la continuidad de los mandatos partidarios vigentes. Con el apoyo del kirchnerismo, el líder de La Cámpora aspira a darlos por concluidos anticipadamente, para asumir frente al partido en marzo.

No es la primera indirecta lanzada por Gray. En un video grabado para saludar a los vecinos de Esteban Echeverría por el Año Nuevo, afirmó que "vienen tiempos distintos, de diálogo, de apertura, de consensos y no de imposiciones".

Gray, junto con el presidente del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez (intendente de Merlo), y Juan Zabaleta (intendente de Hurlingham y consejero partidario), fue uno de los criticados por Máximo Kirchner en un asado realizado hace 15 días en Lomas de Zamora, cuando su plan para quedarse con la titularidad partidaria ya había trascendido y surgían resistencias.

Pocos días después de esas críticas, el presidente Alberto Fernández respaldó al jefe del bloque de diputados nacionales oficialistas para que presida el justicialismo bonaerense y varios intendentes se plegaron al apoyo, entre los que hizo punta Martín Insaurralde, el jefe comunal más consustanciado con la causa de Máximo.

Según pudo saber LA NACION, el conflicto podría tener una resolución en febrero, aunque la dinámica de la pelea puede trastocar esa fecha estimativa que comentó una fuente partidaria. El PJ bonaerense tiene autoridades vigentes hasta diciembre de este año (Menéndez y Gray lo encabezan, alternándose en la presidencia), por lo que la forma en que se daría un desembarco de Máximo Kirchner es una incógnita.