El planteo del canciller ecuatoriano: “La Celac debería discutir sobre la democracia en la región”

·6  min de lectura
El canciller de Ecuador, Juan Carlos Holguín
Hernán Zenteno

A sus 38 años, Juan Carlos Holguín hizo en Buenos Aires su “debut” como canciller de Ecuador. Invitado a la cumbre de la Celac, el hombre de confianza del presidente Guillermo Lasso cuida las formas diplomáticas, pero no tarda en pararse en una vereda alejada de Venezuela, Cuba y Nicaragua, que apoyaron la postulación del presidente Alberto Fernández como nuevo titular del foro regional. En una entrevista con LA NACION, Holguín dirá que la Celac “debe discutir” sobre la democracia en la región, y quitarle tinte “político” a la organización, acercándose a Estados Unidos y Europa. De todos modos, dejará en claro que no habrá representantes ecuatorianos en la reasunción de Ortega, el próximo lunes, porque “esos comicios no fueron democráticos”. Con el mismo cuidado con el que evita dar consejos al Gobierno en materia económica, relativiza la calidez con la que el kirchnerismo recibe periódicamente al expresidente Rafael Correa, pero afirma que “no puede entrar a su país” por los procesos judiciales que enfrenta, y recuerda que durante su gestión se vivieron años “conflictivos”.

-¿Como vio las deliberaciones, con esa conjunción de diversas ideologías que se da en la Celac?

-Es importante que América latina mantenga un mecanismo de diálogo regional, la Celac ha logrado en los últimos años tomar ese rol, a pesar de las diferencias ideológicas de nuestros países es bueno tener un ámbito de integración. La Celac ha tenido resultados positivos, especialmente con la salud, transferencia de tecnología, patentes.

-En el debate, la representante de Colombia habló de la violación de derechos humanos en tres países: Nicaragua, Venezuela y Cuba. El canciller de Nicaragua también pidió “respetar” los derechos humanos. ¿Dónde se para Ecuador en este debate?

-Ecuador tiene un presidente, Guillermo Lasso, que ha tomado la línea de defender sus propios intereses, los del país. Al principio debimos salir de la crisis sanitaria, lo hicimos por medio de la “diplomacia de las vacunas”, y pensamos que la salud no tiene ideología, necesitábamos vacunas. Somos muy respetuosos de cada una de las posiciones democráticas, aunque públicamente rechazamos lo que sucedió en las elecciones en Nicaragua, no iremos allí el lunes porque los comicios no fueron democráticos. Pero en esta cumbre nos unió apoyar el traspaso de la presidencia a la Argentina.

-Precisamente Nicaragua fue el último en apoyar a Argentina. ¿ Por qué no se menciona la palabra democracia en las deliberaciones?

-Tenemos que ir a discutir los temas más importantes para la región. Hoy por hoy la Celac tiene prioridades que no pasan por lo político, pero dentro de los principios que tiene cada uno de los países es vital que se mantengan estos espacios para expresar las divergencias.

-¿Y no debería haber una cláusula democrática allí?

-Tiene que existir una línea para que en su momento tengamos una discusión sobre eso, mantenemos una posición pública sobre lo que ha sucedido en Nicaragua y es importante que reflexionemos.

-Lasso, por ejemplo, no invitó a (Nicolás) Maduro a su asunción. ¿ No les hace ruido estar en el mismo foro?

-Ecuador reconoce al gobierno de Juan Guaidó, mantiene una oficina en Venezuela, y lo consideramos un tema muy importante, hemos sido receptores de más de medio millón de venezolanos que han salido de una tragedia en su país, estamos tratando de regularizar esa situación.

-¿ Cuales deberían ser las prioridades de Fernández en la Celac?

-Vamos a vivir una pospandemia bastante critica para la región, el PBI se ha deteriorado mucho y la pérdida de empleos es la más grande en siete décadas. Hay que enfocarse en conseguir vacunas, poder llegar a ellas de manera conjunta, y lograr integraciones comerciales con una mirada hacia Europa y Estados Unidos desde la Celac, y así salir de la crisis con una perspectiva de desarrollo económico.

-Justamente la oposición al Gobierno denuncia que desde la Celac se hará una política antinorteamericana y proChina

-Estamos quizá en el mejor momento de las relaciones con Estados Unidos, así como con China y la UE. No vemos a la Celac como un mecanismo ideológico para pensar en geopolítica, sino en acercar diálogos regionales, ya que muchas de las iniciativas anteriores han fallado y otras están estancadas. Creemos que tener un diálogo con EEUU y Canadá es una necesidad, y la mirada más iberoamericana de Europa luego del triunfo de Olaf Scholz en Alemania, y los cambios que han hecho Francia, España y Portugal, constituyen una gran oportunidad de integración más fuerte. Lasso está también próximo a visitar China, vamos a iniciar un proceso de diálogo y un memorándum de entendimiento sobre la deuda que tenemos con ese país.

El canciller de Ecuador, Juan Carlos Holguín
Hernán Zenteno


El canciller de Ecuador, Juan Carlos Holguín (Hernán Zenteno/)

-¿Cómo ven en su gobierno la extensa actividad que tiene el expresidente (Rafael) Correa aquí? Lo recibe el kirchnerismo, incluso el Presidente…

-Respetamos la posibilidad que tiene la Argentina de recibir a cualquier ciudadano, en el caso del presidente Correa él no puede regresar a Ecuador por sus procesos judiciales, pero nuestro gobierno es tan respetuoso de la Justicia como de las decisiones que tomen los demás gobiernos. Tenemos una gran relación con la Argentina y otros países, necesitamos tener una gran relación porque hay un vínculo muy fuerte a pesar de las diferencias políticas que se puedan presentar.

-En Ecuador la economía está dolarizada. ¿ Se la recomendaría a la Argentina?

-(se sonríe) No podemos recomendar modelos a ningún otro país, pero el presidente Lasso tiene como uno de sus principales proyectos políticos preservar la dolarización. La estabilidad que tiene hoy el Ecuador se basa en un país abierto a la inversión, que busca poder mostrar seguridad jurídica, y que se convierte en un sistema sólido para atraer inversiones.

-Con los triunfos de Gabriel Boric y Xiomara Castro algunos se ilusionan con un corrimiento a la izquierda del continente. ¿Les preocupa?

-Nos preocupan los problemas de los ecuatorianos (se sonríe). Más allá de las decisiones que tome cada país, tenemos que seguir impulsando mecanismos de diálogo. Ecuador ha pasado momentos muy conflictivos en su política interna, y Lasso presentó un gobierno del encuentro para dejar de lado la política interna y mostrar un país abierto al mundo.

-O sea que no les preocupa…

-No lo vemos como una preocupación, hemos tenido una historia pendular como continente que ojalá podamos discutir los principios democráticos, que son los que llevarán a América latina a buen puerto.

-¿Y hay predisposición para discutirlo en países como Cuba o Venezuela?

-Por el momento la Celac no ha sido el ámbito para discutir esos principios, pero debería serlo en algún momento. México ha llevado una presidencia muy abierta hacia todos sus miembros, vemos que Boric tiene una visión latinoamericanista y eso es importante para la región.

-¿En que pueden mejorar las relaciones entre Argentina y Ecuador?

-El Presidente Lasso le ha hecho una invitación a su par argentino a visitar Ecuador, poder iniciar una hoja de ruta para, con la autorización del Mercosur, tener un tratado bilateral comercial que ayude a ambos países. Hay muchos ecuatorianos que se han educado aquí, y las relaciones pueden mejorar en otros ámbitos como salud y cultura.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.