Plantean transición energética en África tras COVID-19

Addis Abeba, 23 May (Notimex).- La Comisión de la Unión Africana (AUC) y la Agencia Internacional de Energía Renovable (Irena) analizaron las necesidades de África para responder al coronavirus (COVID-19) y el papel de la transición energética en la recuperación después de la pandemia.

“El sector de la energía no puede sentarse y reaccionar, también tiene que unirse a la lucha y al mismo tiempo posicionarse para desempeñar un papel fundamental en la recuperación después de la crisis”, afirmó la comisionada de la Unión Africana, Amani Abou-Zeid.

Durante una reunión virtual en la que participaron ministros y representantes de alto nivel de África y Europa, dijo que las lecciones serán fundamentales para dar forma a la respuesta y prepararse para la recuperación.

Recordó que “las medidas de la Unión Africana, incluida la realización de amplias consultas con las partes interesadas regionales y mundiales y el desarrollo de un plan de acción de emergencia, resiliencia y recuperación, fue aprobado por la Oficina de Ministros de Energía de África el 12 de mayo de 2020”.

En el encuentro estuvieron además vicepresidentes del Banco Mundial y el Banco Africano de Desarrollo (AfDB), representantes delPrograma de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el director general de IRENA, Francesco La Camera.

El directivo de Irena, elogió la colaboración con la Unión Africana.

“Acelerar la transformación de la energía puede ayudar a África a responder a COVID-19, al tiempo que permite que el continente cumpla con sus objetivos a medio y largo plazo de una sociedad descarbonizada, justa y próspera”, indicó.

Refirió que la agencia trabajará en colaboración con la Unión Africana y sus socios para crear vías para desplegar la energía renovable en África, reforzar la resiliencia frente a la pandemia actual y constriuir un futuro de “salud, riqueza y oportunidades para millones de personas en todo el continente”.

Por su parte, el administrador del PNUD, Achim Steiner, refirió que “el impacto de COVID-19 en las economías africanas es un revés importante. “Las rápidas respuestas políticas en todo el continente han ayudado a mitigar la crisis de salud, pero los impactos socioeconómicos podrían erosionar los logros de desarrollo de los últimos años”.

“Ampliar el acceso a la electricidad a través de una audaz expansión de energía renovable es una gran oportunidad en el contexto de los programas nacionales de estímulo y recuperación”, acotó.

En la reunión los participantes anotaron que “la prioridad inmediata para el continente africano es salvar vidas, controlar la emergencia sanitaria y aliviar las dificultades económicas asociadas. Sin embargo, las medidas de recuperación adoptadas también deberían abordar el desarrollo a largo plazo y crear economías resilientes”.

Estimaron que el despliegue de energía renovable podría crear otros dos millones de empleos verdes en África.

-Fin de nota-

 

NTX/AES/ACP