Plantaron 3000 araucarias para recuperar un bosque incendiado en Neuquén

·3  min de lectura
Plantaron 3000 ejemplares de
araucaria de entre 3 y 7 años de edad, en una superficie de 10 hectáreas afectadas por un incendio en el 2013
Amigos de la Patagonia

En una reforestación masiva, más de 30 voluntarios unieron para restaurar el bosque milenario de Ñorquinco, arrasado por un incendio en 2013. En total, se plantaron 3000 ejemplares de araucarias de entre tres y siete años de edad. Esta especie, también conocida como pehuén, es nativa del bosque andino patagónico.

La triple jornada de plantación se realizó en conjunto entre miembros de la Asociación Amigos de la Patagonia, el equipo del Parque Nacional Lanín, del Departamento de Incendios, Comunicaciones y Emergencias (I.C.E), el equipo de Incendios Forestales de la Provincia del Neuquén, pobladores locales y voluntarios de distintas partes del país.

Plantaron 3000 araucarias para recuperar un bosque milenario en Ñorquinco, en el Parque Lanín
Amigos de la Patagonia


Plantaron 3000 araucarias para recuperar un bosque milenario en Ñorquinco, en el Parque Lanín (Amigos de la Patagonia/)

“Con la reforestación de plantines de especies nativas propias del mismo ecosistema que estamos restaurando, la idea es poder obtener los mismos servicios ecosistémicos que estos proveían antes del incendio. Y para eso necesitamos hacer una plantación de árboles nativos, de una manera determinada, en un entorno determinado y con plantines de la zona germinados por viveros locales. Por lo cual cuenta con una pata no solo ambiental, sino también social y económica a través de la compra y el apoyo a los viveros locales para que sigan produciendo especies nativas”, aseguró Sebastián Homps, director ejecutivo de Amigos de la Patagonia.

La zona escogida para la reforestación está al norte del Parque Nacional Lanín y se encuentra degradada debido a un voraz incendio, que ocurrió en 2013 en medio la sequía más intensa de los últimos 100 años y quemó alrededor de 1500 hectáreas de bosque nativo con árboles milenarios de araucaria, ñire, roble pellín y coihue. Esta combinación de factores derivó en una mortalidad mucho mayor del pehuén, un árbol único en el mundo por su valor ecológico, cultural, sagrado y como fuente de alimento para pobladores originarios.

“La plantación se hizo de la mano del equipo técnico del Parque Lanín para poder ubicar cada plantín en un lugar estratégico que a futuro reemplace a estos árboles que quedaron incendiados, que hoy son parte de este entorno que ya quedó lastimado, y donde el crecimiento natural de los árboles no va a ser posible sin una intervención nuestra”, señaló Homps.

La araucaria es un árbol único en el mundo por su valor ecológico, cultural, sagrado y como fuente de alimento para pobladores originarios.
Amigos de la Patagonia


La araucaria es un árbol único en el mundo por su valor ecológico, cultural, sagrado y como fuente de alimento para pobladores originarios. (Amigos de la Patagonia/)

Los bosques brindan importantes servicios ecosistémicos: ayudan en el proceso de regulación hídrica del suelo, cumplen un rol central en la conservación de la biodiversidad, contribuyen a la conservación del suelo y de calidad del agua y forman parte del proceso de fijación de carbono. Solo en los últimos 10 años, la Argentina perdió 2,7 millones de hectáreas de bosque nativo a causa de los incendios forestales, la expansión de la frontera agrícola, el sobrepastoreo y la sobreexplotación de sus recursos.

Al momento, la ONG Amigos de la Patagonia, lleva plantados 27.770 árboles de las especies ciprés de la cordillera, coihue y pehuén en la región andino-patagónica a través de su programa “Hacemos Bosque”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.