Planean sacar a Boris Johnson del poder para evitar el Brexit brutal

Luisa Corradini

PARÍS.- ¿Dejar sin efecto el Brexit haciendo caer a Boris Johnson? Esa es la propuesta que hizo en los últimos días el líder laborista, Jeremy Corbyn, que tras una moción de censura asumiría "provisoriamente" la jefatura del gobierno británico. Si su iniciativa fracasara, Corbyn dispone de otras armas legislativas para impedir que el actual primer ministro cumpla su promesa de salir de la Unión Europea (UE) el 31 de octubre "cueste lo que cueste".

"Debemos trabajar juntos aun cuando con frecuencia no nos guste lo que dicen unos y otros. Debemos impedir un Brexit sin acuerdo (no deal)", declaró anteayer Rebecca Long-Bailey, ministra de Economía en el gabinete fantasma de la oposición británica. Un día antes, Corbyn había enviado una carta a todos los responsables políticos del país que se oponen al Brexit brutal, sugerido por Johnson desde que llegó a Downing Street, el 24 del mes pasado.

En esa misiva, el líder de la oposición laborista pone de lado su euroescepticismo para proponer una alianza transpartidaria a fin de derrotar a Johnson inmediatamente después del reinicio de las sesiones parlamentarias, el 3 de septiembre.

"Nuestra prioridad debería ser trabajar juntos en el Parlamento para evitar una dolorosa salida sin acuerdo, que negaría la última palabra a los electores", explicó Corbyn a los líderes del Partido Nacionalista Escocés (SNP), del Partido Liberal-Demócrata, a los nacionalistas galeses y a varios diputados independientes y conservadores conocidos por sus posiciones pro-UE.

El momento es oportuno. El gobierno de Johnson está decidido a dejar la Unión el 31 de octubre, aunque no haya logrado renegociar el acuerdo concluido entre la exprimera ministra Theresa May y Bruselas, pero dispone de una exigua mayoría de un solo voto en la Cámara de los Comunes. Si la moción de censura fuera exitosa y Corbyn asumiera el poder "por un tiempo estrictamente limitado", solicitaría a la UE una nueva postergación de la fecha de salida a fin de organizar elecciones anticipadas. El líder laborista se compromete a llamar a un nuevo referéndum que plantearía explícitamente "la opción de permanecer en la UE". O sea, anular el Brexit.

Respuesta

La iniciativa de Corbyn es una respuesta a las recientes amenazas del equipo de Johnson, cuyo plan sería eludir el Parlamento. Después de una moción de censura, la oposición tiene 14 días para elegir un gobierno. De lo contrario, es el primer ministro saliente quien debe convocar a elecciones anticipadas, en una fecha que le convenga. La astucia imaginada por el ultrabrexiter Dominic Cummings, todopoderoso consejero de Johnson, consistiría en fijar esos comicios para después del 31 de octubre a fin de concretar el Brexit aun sin el acuerdo de los Comunes.

Para que su plan tenga éxito, Corbyn necesita reunir una mayoría alternativa. Los nacionalistas escoceses y galeses así como los Verdes aceptaron la propuesta. Más sorprendente aún, cuatro diputados conservadores se declararon dispuestos a trabajar con el laborismo.

Por el contrario, los muy europeos Demócratas Liberales manifestaron su escepticismo. Aunque apoya el principio del plan Corbyn, la nueva líder de los lib-dem, Jo Swinson, se declaró opuesta a que el líder laborista asuma como premier.

"Será imposible que pueda unir a los conservadores disidentes y los independientes para detener a Johnson. Ni siquiera es seguro que pueda conseguir los votos de todos los laboristas", declaró, no sin razón. Los sectores más centristas de su partido critican a Corbyn por sus posiciones económicas y su tibieza cuando se trata de luchar contra las derivas antisemitas dentro del laborismo.

A juicio de Swinson, un gobierno de urgencia debería estar encabezado por el diputado más antiguo en la Cámara de los Comunes. Citó por ejemplo al conservador Ken Clarke o la laborista Harriet Harman.

Consciente de esas reticencias, Corbyn parece "decidido a" utilizar la legislación para impedir un no deal si fracasara su plan de derrumbar al actual gobierno con un voto de censura. Su variante consistiría en hacer votar una ley que obligue al gobierno de Johnson a postergar el artículo 50 del Tratado Europeo, que fija los plazos de salida del bloque.

Según Corbyn, la moción de censura contra el gobierno y la votación para extender el artículo 50 deberían realizarse en forma casi simultánea. Esta última, echaría por tierra el proyecto de Johnson de dejar la UE "cueste lo que cueste" el 31 de octubre.