Planeación de clase en línea es todo un reto

Alejandra Contreras

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 15 (EL UNIVERSAL).- Por la pandemia, Jhon Mario, profesor en la Universidad Católica de Pereira en Colombia, cambió sus clases a modalidad virtual, luego de que el Estado estableció la cuarentena obligatoria. Al ser director de un programa en su universidad, también debe coordinar a su equipo de trabajo.

"Para mí ha sido un reto el hecho de tener que desarrollar los contenido sin esa metodología presencial. Si bien algunos ejercicios se desarrollaban con el uso de la virtualidad, podría decir que 95% era presencial, y ahorita es volcar 100% y pensar en nuevas metodologías", afirma a EL UNIVERSAL.

"Uno cuando da una clase magistral y planea un ejercicio, lo hace teniendo en cuenta eso (…) con la presencialidad, con el espacio. La planeación me implica en asuntos de oratoria, el manejo del espacio, del poder moverme de manera estratégica frente al grupo", comenta.

El profesor intenta mantener el dinamismo de las actividades con sus estudiantes que se conectan de forma virtual para continuar con la planeación del curso.

"Me ha tocado tomarme más tiempo en la preparación, como yo tenía las asignaturas montadas (…) en este caso me ha tocado mirar cómo voy a evaluar la próxima semana, cómo voy a mirar los debates, cómo voy a dar esa clase. Lo hago ahorita con más anticipación y uso varias plataformas como Moodle, Kahoot y Zoom para las clases en línea", añade el docente.

Varios profesores se quejan debido a que sus estudiantes no muestran interés y no se conectan de la misma forma en la que se desempeñaban en las clases presenciales; sin embargo, para Jhon Mario el problema radica en el interés nato del estudiante.

"En la virtualidad, los estudiantes más interesados son los que estaban más interesados en las clases presenciales. Esto deja una enseñanza: el asunto es de interés, no es tanto el medio, sino la dinámica. Los estudiantes interesados dicen que ahora es un poco más difícil estar concentrados. La respuesta de los estudiantes se mantiene, al interesado le importa tanto presencial como en línea", afirma el profesor.

Jhon Mario es director del programa de Comunicación en su universidad, por lo cual, además de dictar sus clases, ha tenido que coordinar todo el programa y a sus colaboradores vía internet.

"Como director no he tenido ningún inconveniente (...). Estamos en constante diálogo por teléfono, como por otras plataformas. Lo que he sentido es que se ha perdido la proyección con los docentes, con los estudiantes y con los padres de familia. Con los profesores tenemos un comité curricular virtual, donde todos los profesores se expresan. Hasta ha sido más positivo", asegura.

El docente prefiere dejar en sus estudiantes el mensaje de trabajar constantemente, a pesar de las circunstancias y fortalecer la preparación para el aprendizaje en la cuarentena. "Uno no se puede quedar pensando en cómo hubiera sido la situación. La lección es que lo que era antes, era antes; y ese ha sido uno de los retos con los estudiantes. Tenemos que estar preparados para trabajar en la contingencia".