El plan de la UE para frenar el uso del gas choca con la oposición de varios países

·3  min de lectura
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, y la comisaria europeo Kadri Simson celebran una rueda de prensa en Bruselas

Por Kate Abnett

BRUSELAS, 21 jul (Reuters) - La propuesta de la Unión Europea de reducir el consumo de gas en un 15% para prepararse ante posibles cortes del suministro por parte de Rusia se enfrenta a la resistencia de distintos Gobiernos nacionales, lo que pone en duda la aprobación final del plan de emergencia.

La Comisión Europea propuso el miércoles que los 27 países de la UE utilicen un 15% menos de gas de agosto a marzo en comparación con la media de los últimos cinco años. El objetivo sería voluntario, pero la UE podría hacerlo obligatorio si Bruselas declara un riesgo sustancial de escasez de gas.

En una reunión de representantes nacionales de la UE celebrada el miércoles, al menos 12 de los 27 Estados miembros plantearon sus dudas sobre la propuesta, según dijeron a Reuters cinco representantes de la UE con conocimiento de la reunión.

El principal punto de fricción es si la UE debe tener el poder de hacer que los objetivos sean vinculantes. Dinamarca, Francia, Irlanda, Italia, Malta, los Países Bajos, Polonia y Portugal fueron algunos de los países que dijeron que Bruselas no debería poder hacerlo sin dar primero la palabra a los países, lo que posiblemente daría lugar al veto de la propuesta.

"Los Estados miembros quieren tener la capacidad de activar ellos mismos los mecanismos de crisis. Esto no es algo que quieran regalar a la Comisión", dijo un representante de la UE.

Según la propuesta, la Comisión consultaría al Grupo de Coordinación del Gas del bloque, formado por representantes de los países, antes de hacer obligatorio el objetivo.

Los representantes nacionales la debatirán el viernes, con el objetivo de que sus ministros de Energía la aprueben en una reunión de urgencia el martes. Necesita la aprobación de una mayoría cualificada de al menos 15 países de la UE para convertirse en ley.

Los países de la UE se apresuran a llenar sus depósitos de gas de cara al invierno y Bruselas ha advertido de que, si no se producen ahora mayores recortes en el uso del gas, algunos tendrán que luchar por el combustible en los meses más fríos si Rusia corta completamente el suministro, un escenario que la Comisión considera probable.

Una docena de países de la UE se han visto afectados por la reducción de los flujos de gas procedentes de Rusia desde su invasión de Ucrania.

Sin embargo, hasta ahora los países de la UE han reducido su demanda combinada de gas en sólo un 5%, a pesar de los meses de disminución del suministro ruso y de la subida de los precios, según declaró el miércoles el jefe de la política energética de la UE, Kadri Simson.

Sin embargo, algunos países dicen que imponer el mismo objetivo a todos los países no es el enfoque correcto. Entre ellos se encuentran España y Portugal -que no cuentan con Rusia entre sus principales proveedores de gas- y Hungría, cuyo Gobierno ordenó este mes la prohibición de exportar gas.

El secretario de Estado de Energía portugués, João Galamba, dijo el jueves que su país estaba "totalmente en contra" del plan de la UE.

"No tiene en cuenta las diferencias entre países", declaró al diario Expresso, advirtiendo de que un corte forzado de gas en un escenario de baja producción hidroeléctrica ibérica podría provocar cortes de electricidad.

(Reporte de Kate Abnett; edición de Philip Blenkinsop y David Evans; traducido por José Muñoz en la redacción de Gdansk)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.