Plan republicano contra el covid ignora prioridades de Biden

Chris Stein
·4  min de lectura
El presidente de EEUU, Joe Biden, quiere el apoyo de la oposición republicana para su plan económico y sanitario contra el covid pero esa meta parece difícil

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se reunió este lunes con un grupo de senadores republicanos que promueven una alternativa a su ambicioso plan de estímulo contra el covid-19, pero no alcanzaron ningún acuerdo.

Biden, quien aboga por restaurar los pactos bipartidistas, propone gastar 1,9 billones de dólares para revitalizar a la mayor economía de mundo, después de que la pandemia generara una colosal ola de millones de despidos el año pasado. Los republicanos del Congreso afirman, sin embargo, que no apoyarán tamaño volumen de gastos.

Una decena de republicanos propusieron el domingo medidas que costarían unos 600.000 millones de dólares y Biden respondió con una invitación a la Casa Blanca para discutir la idea.

Pero no se llegó a ningún acuerdo durante el encuentro, que la senadora republicana Susan Collins describió sin embargo como "franco y muy útil".

"No diría que hemos llegado a un acuerdo sobre el paquete esta noche. Nadie esperaba eso en una reunión de dos horas", dijo a los reporteros.

Los senadores divulgaron un comunicado la noche del lunes en el que aseguraron que la reunión trajo un "muy productivo intercambio de puntos de vista" y que continuarán en conversaciones con la administración Biden y otros legisladores "en los próximos días" para alcanzar un acuerdo sobre un paquete de ayuda bipartidista.

La Casa Blanca subrayó, de su lado, que su plan "estaba cuidadosamente diseñado para responder a los desafíos de este momento, y que ningún cambio puede dejar sin cubrir las necesidades urgentes de la nación".

Un esbozo de la propuesta republicana mostraba que excluye ayudas a gobiernos estatales y locales que los demócratas consideran fundamentales en cualquier paquete de ayuda. También reduce a 1.000 dólares los cheques de auxilio a ciudadanos, que el gobierno de Biden había situado en 1.400, y torna más restrictivas las condiciones para obtenerlos.

Los líderes demócratas respondieron a la propuesta anunciando que seguirían adelante con los movimientos en el Congreso para aprobar el plan del presidente sin los votos republicanos, mientras que Biden usó Twitter para reiterar su postura.

"Enfrentamos una crisis económica causada por una crisis de salud pública y necesitamos ayuda urgente para enfrentar ambas", tuiteó Biden.

"Mi American Rescue Plan [Plan de Rescate de Estados Unidos] llega a lo más hondo de esas crisis y pondrá a nuestro país en camino a reconstruirse mejor", añadió.

- Caída -

Como síntoma de la mala salud económica que padece el país, el gobierno informó el viernes de que la cantidad semanal de pedidos de subsidios por desempleo fue de 1,3 millones, una cifra enorme tras diez meses de actividades restringidas por la pandemia.

La economía sufrió el año pasado su peor contracción desde 1946 al registrar una caída del PIB de 3,5%.

No obstante el rebote podría llegar antes de lo esperado.

La oficina del Congreso encargada del presupuesto afirmó el lunes que espera que a mediados de año la economía vuelva a sus niveles previos a la pandemia debido a que "en gran parte, la caída no fue tan severa como se esperaba y porque la primera etapa de la recuperación llegó antes y más fuerte de lo que se había estimado".

Al empleo, sin embargo, le costará más recuperarse y aunque la oficina no partidista que sirve al Congreso espera que la tasa de desempleo disminuya gradualmente hasta 2026, no pronosticó cuándo volverá al nivel históricamente bajo que alcanzó antes de la pandemia.

- Acuerdos y reconciliación -

El 14 de enero Biden anunció su plan contra el covid afirmando que es imprescindible controlar la pandemia y poner en marcha a la economía.

Su paquete de ayudas incluiría cheques para los más perjudicados y fondos para reabrir las escuelas en forma segura, acelerar las vacunaciones y testeos, apoyar a las pequeñas empresas y aumentar la ayuda alimentaria a quienes la precisan.

Para los republicanos, ese programa es demasiado costoso en momentos en que la deuda alcanza niveles históricos y cuando el Congreso ya aseguró cuatro billones de dólares de ayudas contra la pandemia, incluyendo los 900.000 millones aprobados en diciembre. Ahora quieren que los fondos se enfoquen directamente en los mas necesitados.

La propuesta de los republicanos asigna 160.000 millones de dólares contra la pandemia, incluyendo 20.000 millones para el programa nacional de vacunas y 50.000 millones para aumentar los testeos.

También propone 132.000 millones de dólares para extender los subsidios suplementarios por desempleo hasta junio. La iniciativa de Biden, por su parte, destina 350.000 millones a los gobiernos estatales y locales, algo que los republicanos pasan por alto.

Si los demócratas del Senado se mantienen unidos, con el apoyo de diez republicanos tendrían suficiente para aprobar el plan de Biden por el procedimiento normal que requiere 60 de los 100 votos.

De no lograrlo, los demócratas podrían recurrir al procedimiento conocido como "reconciliación" que permitiría la aprobación por mayoría simple.

Este lunes, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, dijeron que habían enviado una resolución presupuestaria conjunta, un primer paso hacia la aprobación del plan a través de ese proceso.

cs/bgs/gm/rsr/rs/lda