Un plan de la OMS contra la COVID-19 apuesta por anticuerpos y esteroides y obvia el remdesivir

Por Francesco Guarascio
·3  min de lectura
A logo is pictured on the headquarters of the WHO in Geneva
A logo is pictured on the headquarters of the WHO in Geneva

Por Francesco Guarascio

BRUSELAS, 5 nov (Reuters) - Un plan dirigido por la Organización Mundial de la Salud para suministrar medicamentos contra el COVID-19 a países pobres está apostando por tratamientos experimentales con anticuerpos monoclonales y esteroides, pero está evitando la exitosa terapia remdesivir de Gilead, según un documento interno.

El documento preliminar de la OMS, al que tuvo acceso Reuters y que está fechado el 30 de octubre, dice que las prioridades son asegurar los anticuerpos monoclonales en un mercado ajustado e impulsar las compras y la distribución del esteroide dexametasona barato, del cual ha reservado ya casi 3 millones de tratamientos para los países más pobres.

Los anticuerpos monoclonales son copias fabricadas de anticuerpos creados por el cuerpo para combatir una infección.

El documento, que describe por primera vez cómo gastaría el plan el dinero de los donantes, no cita al remdesivir entre los medicamentos prioritarios, una omisión significativa ya que el antiviral es el único medicamento junto con la dexametasona aprobado en todo el mundo para tratar el COVID-19.

Gilead Science, la compañía estadounidense que desarrolló el remdesivir, dijo que el plan de la OMS no había financiado sus ensayos para el COVID-19 y nunca les contactó para la posible inclusión del fármaco en su cartera.

El esquema de suministro de medicamentos es uno de los cuatro pilares del llamado ACT Accelerator, un proyecto liderado por la OMS que también busca asegurar las vacunas del COVID-19, diagnósticos y equipos de protección para los países más pobres recaudando más de 38.000 millones de dólares al principio de 2022.

"Las prioridades inmediatas para el pilar (terapéutico) son intensificar los esfuerzos con anticuerpos monoclonales mientras se amplía el uso de dexametasona", dice el documento de la OMS, todavía sujeto a cambios y que se espera sea publicado el viernes o la próxima semana.

El plan de suministro de medicamentos, codirigido por Wellcome Trust, una organización benéfica, y Unitaid, una asociación de salud dependiente de la OMS, necesita con urgencia 6.100 millones de dólares -750 millones de ellos para febrero- de una solicitud total de 7.200 millones.

Más de la mitad del dinero que se necesita con urgencia se utilizaría para adquirir y distribuir anticuerpos monoclonales, muestra el documento, que dice que estas terapias podrían tener un impacto "revolucionario", aunque la oferta es escasa. Aún no se ha aprobado ningún fármaco basado en anticuerpos monoclonales contra el COVID-19, pero el esquema de la OMS ya ha invertido en la investigación de la nueva tecnología y ha asegurado la capacidad de producción en una planta de Fujifilm Diosynth Biotechnologies en Dinamarca.

La iniciativa quiere gastar 320 millones de dólares para producir anticuerpos en esa instalación, según el documento, estimando que sería suficiente para asegurar al menos 4 millones de ciclos de anticuerpos asumiendo costos de adquisición de 80 dólares por ciclo en su rango superior.

Una portavoz de Unitaid, que habló en nombre de los colíderes del plan, confirmó que quiere recaudar e invertir 320 millones de dólares en la obtención de anticuerpos monoclonales, pero se negó a comentar sobre posibles acuerdos comerciales citando cláusulas confidenciales.

Otros 110 millones de dólares se usarían para la aprobación regulatoria y otros procedimientos de preparación del mercado para anticuerpos monoclonales en países más pobres, indicó el documento, mientras que 220 millones financiarían ensayos clínicos de anticuerpos monoclonales y proyectos de medicamentos contra el COVID-19 en países más pobres. Entre las empresas que desarrollan anticuerpos monoclonales contra el COVID-19 están el gigante farmacéutico estadounidense Eli Lilly, la suiza Novartis y la estadounidense Regeneron, cuyos anticuerpos fueron administrados junto con remdesivir al presidente Donald Trump en octubre cuando dio positivo por coronavirus.

No está claro cómo ni si el plan de la OMS logrará recaudar el dinero necesario para el suministro de anticuerpos y otros proyectos.

(Información adicional de John Miller en Zúrich y Caroline Humer; editado en español por Carlos Serrano)