Plan de Miami-Dade para revitalizar vía costera escénica y sendero histórico de Coconut Grove

·9  min de lectura

En Coconut Grove, el barrio más antiguo de Miami, está uno de los caminos más pintorescos y populares de la ciudad, y uno de los más sucios y estresantes.

South Bayshore Drive, que en buena parte de sus tres kilómetros de largo es un estrecho camino histórico, se abre paso bajo un denso dosel de árboles junto a parques frente al mar, el Ayuntamiento de Miami, puertos deportivos y clubes de vela, y mansiones y fincas, incluyendo la más grandiosa de todas, el Vizcaya Museum and Gardens.

El camino es, al mismo tiempo, un embudo para el veloz tráfico de automóviles —cuando no está totalmente atascado— y alberga a lo largo de su borde oriental,una de las vías más transitadas y antiguas para peatones, corredores y ciclistas en la ciudad repleta de coches. Aunque son muchos los que usan este camino panorámico, pocos lo conocen por su nombre oficial: The Commodore Trail.

Ahora, cuando el Departamento de Transporte y Obras Públicas del de Miami-Dade lanza un esfuerzo de $16 millones y varios años para reconstruir la vía y el sendero tras años de conversaciones pero poca acción, sus ingenieros enfrentan un difícil dilema: cómo mejorar las condiciones del camino en el estrecho corredor y, al mismo tiempo, mejorar la seguridad y el atractivo del muy usado aunque desgastado Commodore Trail, y también preservar los árboles, muchos de ellos enormes, que dan a South Bayshore su carácter único.

Un factor que complica la situación es la importancia histórica del sendero. Sigue la ruta de un camino de grava que conectaba el pueblo de Coconut Grove, fundado a finales del siglo XIX, y el asentamiento en el río Miami que más tarde, en 1896, se convertiría en la ciudad de Miami.

El proyecto de reconstrucción abarca un tramo de 1.5 millas del camino y el sendero desde la entrada principal del Mercy Hospital hacia el sur hasta la calle Darwin, frente a la tienda Fresh Market y Grove Harbour Marina.

Carrie Jackson, miembro de la junta directiva de Friends of the Commodore Trail, un grupo sin ánimo de lucro que aboga por la mejora del popular sendero, pasea a su perro Tucker por el pavimento del sendero que se está desmoronando a lo largo de South Bayshore Drive en Coconut Grove, Miami. El condado de Miami-Dade está trabajando en un plan de $16 millones para reconstruir Bayshore y el deteriorado sendero.
Carrie Jackson, miembro de la junta directiva de Friends of the Commodore Trail, un grupo sin ánimo de lucro que aboga por la mejora del popular sendero, pasea a su perro Tucker por el pavimento del sendero que se está desmoronando a lo largo de South Bayshore Drive en Coconut Grove, Miami. El condado de Miami-Dade está trabajando en un plan de $16 millones para reconstruir Bayshore y el deteriorado sendero.

La vía está deteriorada, sobrecargada por el intenso tráfico motorizado y propensa a inundarse en algunos puntos cuando llueve con fuerza. No se puede ensanchar ni un centímetro porque está designada como carretera estatal histórica.

El sendero adyacente, aunque está oficialmente designado como camino para uso no motorizado, no consiste en mucho más que tramos de acera encadenados al azar y el arcén de la carretera débilmente marcado. Está lleno de grietas, baches y otros obstáculos. En algunos puntos, hay poco espacio para que los ciclistas, corredores y peatones que se mueven en direcciones opuestas puedan pasar sin peligro.

Aunque la ruta se identificó como sendero en los documentos de planificación ya en 1969, los defensores dicen que nunca se diseñó realmente como tal, y a menudo pone a los usuarios peligrosamente cerca de los coches que circulan a gran velocidad.

“No me gusta. Siento que es definitivamente peligroso”, dijo Hank Sánchez-Resnik, un residente de Grove, veterano ciclista y cofundador de Friends of the Commodore Trail, un grupo sin fines de lucro que ha estado presionando para un sendero rediseñado y mejorado. “Creo que es una vergüenza. Llamarlo sendero es un insulto a los senderos”.

Los ingenieros del condado y sus asesores reconocen que será difícil, dentro de los estrechos límites del derecho de paso público, mejorar el flujo de tráfico –uno de los objetivos del proyecto– y, al mismo tiempo, proporcionar suficiente espacio para dar cabida a un sendero más seguro y preservar los árboles y los elementos históricos obligatorios, como las paredes de roca y los marcadores de roca de coral.

“Es muy estrecho y estamos tratando de evitar el impacto en las zonas ajardinadas”, dijo el subdirector de ingeniería de carreteras del departamento del condado, Miguel Soria, a los 140 asistentes a un taller público celebrado el 27 de abril en a través de Zoom. “Estamos tratando de equilibrar un poco aquí y un poco allá”.

Los ingenieros del condado y sus consultores de Kimley-Horn idearon una versión del plan que pondría carriles para bicicletas sin protección en cada dirección de la calzada, y un camino pavimentado separado para las personas a pie en su borde oriental. Pero los ingenieros y los activistas coinciden en que ese trazado dista mucho de ser el ideal, porque los carriles para bicicletas pintados no protegerían lo suficiente a los ciclistas de los autos.

Más bien, el consenso parece estar consolidándose en torno a un proyecto alternativo preferido, aunque preliminar, para separar completamente el camino y un sendero de “uso compartido”, aunque los ciclistas seguirían teniendo derecho, según la legislación de Florida, a circular por el camino si así lo desean.

Una representación muestra cómo el Condado Miami-Dade podría reconstruir un tramo de 2.5 kilómetros de la histórica South Bayshore Drive y el Commodore Trail en Coconut Grove, en Miami, según un plan de $16 millones que se está desarrollando actualmente. El plan preservaría las características históricas de la roca de coral y los árboles, al tiempo que reconstruiría la carretera y añadiría un nuevo sendero de uso compartido separado para personas a pie y en bicicleta a la derecha.
Una representación muestra cómo el Condado Miami-Dade podría reconstruir un tramo de 2.5 kilómetros de la histórica South Bayshore Drive y el Commodore Trail en Coconut Grove, en Miami, según un plan de $16 millones que se está desarrollando actualmente. El plan preservaría las características históricas de la roca de coral y los árboles, al tiempo que reconstruiría la carretera y añadiría un nuevo sendero de uso compartido separado para personas a pie y en bicicleta a la derecha.

Los planes prevén alargar y añadir algunos carriles de giro para aliviar los atascos a lo largo del camino, algo que puede hacerse dentro del derecho de paso existente sin necesidad de ampliarla, al tiempo que se añaden mejoras de drenaje y alcantarillado y una estación de bombeo en el Kennedy Park.

También se podrían elevar partes de la carretera para protegerla mejor del ascenso del nivel del mar y del aumento de las marejadas ciclónicas, aunque el condado afirma que la mayor parte de ella ya cumple las normas del condado en materia de inundaciones, que tienen en cuenta el cambio climático.

El plan también añadiría por primera vez bordillos y cunetas al tramo de dos carriles de South Bayshore, que discurre entre el Mercy Hospital al norte y Aviation Street al sur. South Bayshore se amplía a cuatro carriles en ambos extremos, al pasar el hospital y acercarse al centro de la villa de Grove.

Separado de la carretera por una zona de amortiguación ajardinada, el sendero paralelo de asfalto de uso compartido en esta versión del plan “serpentearía” alrededor de árboles y elementos históricos de la carretera. Tendría marcas rayadas para separar a las personas que van a pie de las que van en bicicleta. La anchura del sendero variaría entre un mínimo de ocho pies en algunos lugares estrechos y un máximo de 12 pies. Los planificadores del condado señalaron que la mayor parte del sendero oscilaría entre los 10 y 12 pies.

Pero las secciones de ocho pies, que los críticos dicen que son demasiado estrechas para dar cabida con seguridad tanto a caminantes como a ciclistas, y la falta de diseños para calmar el tráfico, tales como reductores de velocidad en el camino, provocó el rechazo de los asistentes a la reunión de Zoom.

Algunos sugirieron que el condado está poniendo demasiado énfasis en mejorar el flujo de tráfico, lo que contribuye al exceso de velocidad, y no lo suficiente en hacer espacio para las personas a pie y en bicicleta.

“Estas personas (en auto) van a 40, 50, 60 millas por hora”, dijo Irwin Halperin, vecinino de South Bayshore, a los funcionarios del condado. “Cómo controlar la velocidad en South Bayshore tiene que ser parte de este plan porque está fuera de control”.

Uno de los activistas pidió, en cambio, que se sometiera a South Bayshore a una “dieta vial”, es decir, que se estrecharan o eliminaran carriles para reducir la velocidad del tráfico de automóviles y dejar más espacio para el sendero.

“Creo que hay mucho más espacio que puede usarse. No se está usando de forma equitativa”, dijo Kurt Kaminer, director de marketing social del programa de prevención de lesiones BikeSafe de la Universidad de Miami, en una entrevista. “Realmente le toca lo peor al Commodore Trail. Hay vecinos que quieren calles más lentas, que quieren más de una calle de barrio. Este tramo de Commodore Trail pudiera ser mucho mejor que las propuestas aquí”.

Un peatón camina alrededor del pavimento en ruinas en el popular Commodore Trail a lo largo de la concurrida South Bayshore Drive en Coconut Grove, Miami, lo que lo pone cerca de los autos que pasan rápidamente. El Condado Miami-Dade está trabajando en un plan de $16 millones para reconstruir un tramo de 1.5 millas de Bayshore y el sendero. Los críticos dicen que el mal diseño del sendero, las condiciones de deterioro y la velocidad del tráfico suponen un peligro para los usuarios.
Un peatón camina alrededor del pavimento en ruinas en el popular Commodore Trail a lo largo de la concurrida South Bayshore Drive en Coconut Grove, Miami, lo que lo pone cerca de los autos que pasan rápidamente. El Condado Miami-Dade está trabajando en un plan de $16 millones para reconstruir un tramo de 1.5 millas de Bayshore y el sendero. Los críticos dicen que el mal diseño del sendero, las condiciones de deterioro y la velocidad del tráfico suponen un peligro para los usuarios.

Como ejemplo alternativo, Kaminer y otros activistas citaron otro proyecto de Commodore Trail de la ciudad de Miami, que contrató a los conocidos consultores de planificación Dover Kohl & Partners para desarrollar un plan maestro para el resto de la vía de cinco millas de largo.

El plan de Dover Kohl, también en fase de elaboración, abarca los dos extremos del Commodore Trail no incluidos en el plan del condado. El sendero completo va desde la entrada al Viaducto Rickenbacker hacia el sur, a lo largo de South Bayshore, hasta el centro de la villa, serpenteando por Main Highway, Douglas Road y Edgewater Drive antes de atravesar un breve tramo de Coral Gables y terminar en Cocoplum Circle. Estos tramos del sur también han sido criticados por ser peligrosos y estar mal diseñados.

En algunas zonas, Dover Kohl ha propuesto adelgazar el camino para ampliar la anchura del sendero y protegerlo de los autos, dijo Mary Munroe Seabrook, cofundadora de Friends of the Commodore Trail.

Los activistas del sendero llevaban años esperando que la ciudad presentara un plan largamente prometido para mejorar el sendero. Sin embargo, dado que Bayshore Drive está bajo el control de Miami-Dade, el condado optó por avanzar por su cuenta en ese segmento.

“Esto ha estado pendientes durante mucho tiempo”, dijo a los participantes en la reunión del Zoom la comisionada de Miami-Dade Raquel Regalado, cuyo distrito incluye Coconut Grove.

Jean-Paul Behrens y Paula Behrens empujan la carriola de Elias Behrens, de dos años, en el popular Commodore Trail a lo largo de South Bayshore Drive en Coconut Grove, Miami. El Condado Miami-Dade está trabajando en un plan de $16 millones para reconstruir un tramo de 1.5 millas de Bayshore y el sendero. Los críticos afirman que el mal diseño, el deterioro de las condiciones y el exceso de velocidad del tráfico suponen un peligro para los usuarios del sendero.
Jean-Paul Behrens y Paula Behrens empujan la carriola de Elias Behrens, de dos años, en el popular Commodore Trail a lo largo de South Bayshore Drive en Coconut Grove, Miami. El Condado Miami-Dade está trabajando en un plan de $16 millones para reconstruir un tramo de 1.5 millas de Bayshore y el sendero. Los críticos afirman que el mal diseño, el deterioro de las condiciones y el exceso de velocidad del tráfico suponen un peligro para los usuarios del sendero.

El sendero lleva el nombre del bisabuelo del cofundador del grupo de amigos, Munroe Seabrook, Ralph Middleton Munroe. Este nativo de Nueva Inglaterra fue un destacado diseñador de yates y un influyente colono de Grove que en 1887 ayudó a fundar el Club de Yates de la Bahía de Biscayne, donde ostentó el título de Comodoro como presidente durante 22 años. El sendero pasa hoy por la entrada frontal de piedra de coral del club privado, así como por la casa de Munroe frente a la bahía en Main Highway, el Barnacle, un parque estatal.

Munroe Seabrook y Sánchez-Resnik instaron a los ingenieros del condado a preservar su espíritu histórico y a mejorar su seguridad recortando el camino y haciendo un amplio espacio para el sendero.

Los ingenieros insistieron en que su plan, financiado en su totalidad por las tasas de impacto vial que se cobran a los urbanizadores inmobiliarios, dista mucho de estar terminado. Dijeron que perfeccionarán el proyecto, ya que el condado celebrará otros talleres públicos para recoger y considerar las aportaciones del público. El diseño final no está previsto hasta finales de 2024, y se espera que la construcción comience en el verano de 2025 para que se complete en otoño de 2026.

Aunque elogió a la agencia de obras públicas por tomarse en serio la necesidad de mejorar el sendero y su receptividad a los comentarios del público, Sánchez-Resnik dijo que los ingenieros tienen que encontrar formas creativas de hacer más espacio para el sendero.

Para los ingenieros de caminos, dijo, “el propósito de las calles es mover los autos lo más rápido posible”.

Pero, añadió, “esto no debería ser así”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.