El plan de Larreta para comprar vacunas: con quiénes negocia y las trabas que aparecen

Matías Moreno
·5  min de lectura
Horacio Rodríguez Larreta
Hernán Zenteno

Después de que la Casa Rosada anunciara que las provincias, los municipios y cualquier institución privada pueden comprar vacunas contra el coronavirus, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta activó las negociaciones con laboratorios para explorar la posibilidad de adquirir inmunizaciones.

En la Ciudad de Buenos Aires reconocen que no será sencillo conseguir vacunas debido a las restricciones que existen en el mercado global y las limitaciones logísticas que tienen las jurisdicciones subnacionales para negociar. “La expectativa es bajísima en el corto plazo. El mercado global de vacunas es de países”, insisten desde el Ejecutivo porteño.

En este sentido, en la administración de Larreta remarcan que Rusia y China -que producen la Sputnik V y Sinopharm o Sinovac, respectivamente- solo negocian sus vacunas con Estados Nacionales. Además, en el caso de los laboratorios privados, como Pfizer o Astrazeneca, tienen limitaciones para exportar remesas de vacunas hasta que no cumplan con los contratos firmados en EE.UU. o Europa.

En la Ciudad subrayan que, a partir de la decisión del gobierno nacional de “descentralizar la compra de vacunas”, harán “todos los esfuerzos” para conseguir dosis y ponerlas “a disposición” de la Nación y las provincias. “No vamos a entrar en un tironeo por las vacunas entre distritos. Lo que consigamos irá a un pool nacional”, avisan desde Uspallata.

Pfizer y el Gobierno: las tramas detrás de las vacunas que nunca llegaron

Con ese objetivo, el gobierno de Larreta inició durante las últimas horas las conversaciones con representantes de Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson, productores de la vacuna contra el Covid-19 que tienen sus sedes en Estados Unidos, y Astrazeneca, situada en Cambridge (Reino Unido), para analizar la posibilidad de acceder a inmunizaciones. “Nos reunimos con la gran mayoría de laboratorios privados que producen las vacunas contra el Covid-19”, apuntan desde la sede de Uspallata. En paralelo, se activaron los contactos con el gobierno de Estados Unidos.

Si bien se evaluaba conformar una “comisión”, la negociación con los laboratorios privados quedó a cargo de los equipos del secretario general y de Relaciones Internacionales de la Ciudad, Fernando Straface, y del jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel.

“Aspiramos a que el diálogo de la Ciudad con los laboratorios privados sirva para poner de relieve las razones que impidieron al Gobierno, en la primera etapa, llegar a un acuerdo con esas empresas”, afirmó Straface a LA NACION.

Cuando terminen la “ronda de diálogos” con los laboratorios privados, la Ciudad prevé informar públicamente el resultado de las conversaciones. Como China y Rusia solo tratan con gobiernos nacionales, los equipos de Larreta no impulsaron charlas con esas administraciones. Cerca del ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, se muestran cautos: “Vamos a buscar opciones, más que salir a comprar”.

En la sede de la administración porteña aclaran que no se van a “cortar solos” en las tratativas para adquirir las dosis. Y subrayan que intentarán ser un “nexo” entre los laboratorios y la Casa Rosada, para “colaborar” con la “estrategia nacional” de compra de inmunizaciones. Tampoco descartan actuar en bloque con otras provincias, como Mendoza, Córdoba o Entre Ríos. “No hay que canibalizar la búsqueda de vacunas”, repite una fuente al tanto de las tratativas. De hecho, ya hubo contactos con otras administraciones, como la del radical Rodolfo Suárez, para saber con qué laboratorios conversaron. El objetivo, subrayan, es que la Ciudad y otras provincias “sumen capacidad de exploración y diálogo” a la estrategia nacional.

Conferencia de Horacio Rodríguez Larreta por a situación en la ciudad
Ricardo Pristupluk


Horacio Rodríguez Larreta (Ricardo Pristupluk/)

En una carrera llena de obstáculos, el gobierno porteño se enfocará durante las próximas semanas “en buscar opciones” para adquirir vacunas. Aspiran a que, una vez que los laboratorios privados cumplan con los convenios que firmaron en los Estados Unidos y Europa, se abra una ventana para negociar. Por esa razón, reconocen que son muy pocas las chances de que la Ciudad consiga dosis durante los próximos meses. Para graficar la dificultad de una negociación a contrarreloj, advierten que, si alguno de los laboratorios productores tuviera disponibilidad de vacunas para vender, necesitaría el aval del gobierno de EE.UU. o de la Unión Europea para exportar a una jurisdicción subnacional, como la Ciudad. “Todos los laboratorios tienen comprometida su producción o restricciones para la exportación en sus países de origen. Hasta mitad de año es muy baja la probabilidad de conseguir”, indican desde el Ejecutivo porteño.

En la sede de Parque Patricios aseguran que aún no analizaron el aspecto legal de las tratativas, pero reconocen que la ley 27.573, que fue promulgada en noviembre, podría ser una traba. De hecho, según consignó LA NACION, una de los artículos de esa normativa -establece que los laboratorios puedan tener indemnidad “excepto en casos de negligencia” de las empresas- complicó las negociaciones del Gobierno con Pfizer. “No llegamos a ese punto en las conversaciones, pero eventualmente habrá que retomar el diálogo y trabajar junto con el Ejecutivo nacional en el encuadre normativo”, aventura una fuente de la Ciudad.

Segunda ola de Covid 19. Los gobernadores, bajo presión por la estrategia sanitaria y el factor electoral

En caso de conseguir dosis de vacunas contra el Covid-19, en la Ciudad también prevén sentarse a discutir con la Casa Rosada cómo se financiaría la operación, ya que, argumentan, el recorte de fondos de coparticipación y la pandemia golpearon las arcas porteñas. A su vez, buscarían debatir el criterio de distribución de las vacunas. En la administración de Larreta insisten en que el Gobierno debe asignar las partidas de acuerdo a la cantidad de personas que integran grupos de riesgo y no por la población general que tiene cada jurisdicción.

En el gobierno porteño no ocultan su sorpresa por el “giro” de la Casa Rosada en la estrategia para adquirir vacunas. El miércoles pasado, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, dijo que en la Argentina no estaba prohibido que las provincias y los privados compren inmunizaciones, según la ley 27.573. “Había una estrategia clara de centralizar la compra. Es un cambio de posición”, aseguran desde la Ciudad.

Fernán Quirós y Felipe Miguel
Fabian Marelli


Fernán Quirós y Felipe Miguel (Fabian Marelli/)