El plan de Finlandia para reforzar la seguridad en la frontera con Rusia: una valla de 200 kilómetros

La primera ministra finlandesa, Sanna Marin, durante una reunión de la UE en Bruselas (Archivo)
La primera ministra finlandesa, Sanna Marin, durante una reunión de la UE en Bruselas (Archivo) - Créditos: @-

HELSINKI.- Finlandia comenzará a construir en los próximos meses una valla a lo largo de su extensa frontera con Rusia, en otra medida de seguridad del país nórdico surgida a partir de la invasión rusa de Ucrania, tras haber solicitado formalmente junto con Suecia su ingreso a la OTAN.

Así lo confirmó este viernes la Guardia Fronteriza, en medio de la preocupación del gobierno finlandés por el cambiante entorno de seguridad en Europa. La frontera de Finlandia con Rusia, de 1340 kilómetros, es la más larga de todos los miembros de la Unión Europea (UE).

El tramo inicial de tres kilómetros de la valla se levantará en un punto de cruce en la ciudad oriental de Imatra para marzo de 2023. Con el tiempo se extenderá hasta un máximo de 200 kilómetros. Será un cerco de más de tres metros con alambre de púas, cámaras de visión nocturna, luces y parlantes.

Fuerzas finlandesas durante un ejercicio militar internacional en Noruega
Fuerzas finlandesas durante un ejercicio militar internacional en Noruega - Créditos: @Ejército de Estados Unidos

La primera ministra, Sanna Marin, dijo en octubre que había consenso entre los legisladores para construir una valla que cubra partes de la frontera con Rusia, en un proyecto que se estima que costará un total de 380 millones de euros y que está previsto que esté terminado para 2026. Según Marin, el objetivo principal de la valla sería ayudar a los guardias fronterizos a controlar y prevenir una posible migración ilegal a gran escala.

Su gobierno no citó públicamente la guerra de Rusia en Ucrania ni la decisión de Finlandia de ingresar en la OTAN como razón para construir una valla. Pero Helsinki está preocupada por los acontecimientos tanto en Rusia como en Ucrania, así como por las amenazas de Moscú de tomar represalias en caso de que Finlandia se una a la alianza militar.

Políticos y expertos sostienen que no es sensato -ni siquiera posible- erigir una valla a lo largo de toda la larga frontera oriental de Finlandia, que discurre principalmente entre espesos bosques. En algunos lugares, la frontera solo está marcada por postes de madera con vallas bajas destinadas a detener al ganado extraviado.

Una fila de vehículos aguarda para cruzar de Rusia a Finlandia en el paso de Vaalimaa
Una fila de vehículos aguarda para cruzar de Rusia a Finlandia en el paso de Vaalimaa - Créditos: @SASU MAKINEN

La valla se levantaría principalmente en el sureste de Finlandia, donde tiene lugar la mayor parte del tráfico fronterizo hacia y desde Rusia, pero también se construirían tramos cortos en la región norteña de Carelia y en la región de Laponia, en el Ártico.

El coronel Vesa Blomqvist, comandante de la Guardia Fronteriza en el sureste de Finlandia, dijo que una vez completada, la valla reforzará significativamente el control limítrofe.

“La valla les da a las patrullas de la Guardia Fronteriza más tiempo de reacción al revelar el movimiento de personas y prevenir, frenar y dirigir el movimiento”, dijo el militar en un comunicado.

Agencias AP y ANSA