Plagada por terribles suicidios, la escultura urbana The Vessel en Nueva York cierra indefinidamente

·4  min de lectura

The Vessel es una estructura escultórica singular. Construida en la zona de Hudson Yards, en Manhattan, consiste en una serie de escaleras que se entrelazan en espirales y crean una suerte de colmena con una altura de cerca de 50 metros. 

Edificar The Vessel costó unos 200 millones de dólares y ciertamente se convirtió en una concurrida atracción turística en la que visitantes pueden, tras pagar un boleto de 10 dólares (al principio la entrada fue gratis), subir por sus 154 tramos de escaleras entrelazadas, con 2,500 escalones y 80 descansos. Es una creación del diseñador Thomas Heatherwick y su estudio, con sede en Londres.

The Vessel, escultura urbana que ha sido una atracción turística en el área de Hudson Yards, Manhattan, en Nueva York.  (AP Photo/Ted Shaffrey)
The Vessel, escultura urbana que ha sido una atracción turística en el área de Hudson Yards, Manhattan, en Nueva York. (AP Photo/Ted Shaffrey)

Al subir por su estructura, los visitantes experimentan su singular “laberinto” y disfrutan de vistas del oeste de Manhattan y del Río Hudson.

The Vessel ha protagonizado diversas controversias desde su apertura, entre ellas que personas discapacitadas se quejaron de que no era accesible para ellas (al ser una estructura de escaleras), pues el elevador no paraba en todos los pisos. Tras intervención de autoridades, se acordó mejorar la accesibilidad a todos los niveles de la estructura. Y también causó tensión la pretensión de que la empresa Hudson Yards de reclamar el copyright de toda foto tomada en The Vessel, aunque luego debió dar marcha atrás y reconocer que esos derechos corresponden a la persona que toma cada foto.

Todo ello, con todo, ya es cosa pasada.

The Vessel ha debido cerrar, quizá de modo definitivo, luego de que allí se registró un nuevo caso de suicidio, el cuarto que ha tenido lugar. El sitio llevaba apenas unos dos meses de haber reabierto tras haberse dado allí dos casos previos de suicidio en 2021. Y uno más, el primero, se dio en febrero de 2020.

El más reciente , indicó la Policía de Nueva York, se registró el pasado jueves: un adolescente de 14 años se quitó allí la vida. Ello pese a que, tras el primer cierre, se suponía que los administradores de The Vessel establecerían en colaboración con expertos medidas para prevenir que personas se quitaran allí la vida, indicó la televisora NBC News.

Por ejemplo, desde mayo los visitantes no pueden ingresar solos y se entrenó al personal para detectar a personas que pudiesen estar tratando de lesionarse o matarse, señaló The New York Times.

Pero testimonios recabados por el Times, como el de Julio Matos, cuentan la terrible ironía de que justo cuando esperaba en la fila para entrar en The Vessel y hablaba sobre la disposición de que los visitantes no entraran allí solos escuchó un fuerte ruido, a lo que siguió un momento de pánico de los presentes.

Lo que atestiguó Matos fue, se concluye, el terrible momento en el que el joven suicida cayó tras lanzarse desde lo alto de The Vessel. “Aún estoy tratando de procesar mentalmente lo que vi… Estoy en shock”, contó el hombre al Times.

Aunque se establecieron medidas de seguridad tras el tercer suicidio, lo que allí no se hizo fue elevar el alto de los barandales y barreras, como pidieron voces locales, quizá porque ello alteraría el diseño. Con todo, un empleado del Estudio Heatherwick dijo que ellos diseñaron barreras altas y dijo que “es el momento de instalarlas”.

Fuentes citadas por el Times indicaron que esa sería la única forma de prevenir que personas se salten esas barreras y se arrojen al vacío, aunque los desarrolladores y el estudio creativo estarían analizando lo que es “factible en términos de ingeniería e instalación”. Otras ideas que no han sido aplicadas fueron colocar redes para frenar el eventual salto hacia la muerte de un visitante. Ciertamente no se desea afectar la integridad artística de The Vessel, pero hay conciencia de que la cuestión de seguridad es, literalmente, de vida o muerte.

Sea como sea, el cuarto suicidio tuvo lugar y resultó también desolador.

El desarrollador del complejo Hudson Yards, Stephen Ross, dijo que “es duro caer realmente en la cuenta de que cosas como estas pueden pasar… Me siento mal por la familia… Quiero explorar todas las posibilidades, pero por ahora The Vessel está cerrado”.

Las investigaciones sobre el más reciente suicidio están en marcha y no se conocen detalles sobre la víctima. En tanto, The Vessel está cerrado indefinidamente y su futuro como atracción turística se encuentra en el limbo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.