Pinamar: ¿qué sectores turísticos fueron los ganadores en la primera quincena de la temporada?

Alejandro Horvat
·5  min de lectura

PINAMAR.- La primera quincena de la temporada, si se tiene en cuenta la pandemia de coronavirus, fue muy buena para algunos rubros de turismo y mala, para otros. Así lo indican fuentes oficiales y referentes hoteleros y gastronómicos consultados por LA NACIÓN. Si bien el partido está lejos del verano récord del año pasado, mantuvo un buen nivel de ocupación. Los grandes ganadores fueron los hoteles, los alquileres y la gastronomía de alta gama, mientras que los más perjudicados fueron los vinculados a las franjas media y baja.

Verano en Córdoba. Con muchos hoteles cerrados, la ocupación es alta en cabañas y casas

A pesar del buen arranque de la temporada, los datos de ocupación hotelera para lo que queda del mes aún son magros, en promedio rondan el 45%.

El partido, compuesto por la ciudad de Pinamar, Ostende, Valeria del Mar y Cariló, cuenta con 300.000 plazas turísticas (entre casas, departamentos y hoteles). En los primeros quince días de este mes, según el sondeo elaborado por la Secretaría de Turismo y Desarrollo Económico, el nivel de alquileres concretados en las inmobiliarias de Pinamar fue del 70%; el de las de Ostende, del 55%; el de las de Valeria del Mar, del 61% y el de las de Cariló, del 89%. Hay que tener en cuenta que hubo una reducción del 35% en la oferta de inmuebles por la gran cantidad de propietarios no residentes que decidieron ocupar sus casas ante la imposibilidad de viajar al exterior.

En cuanto a la hotelería, según la misma fuente, en Pinamar, en promedio, hubo una ocupación del 61%; en Ostende, del 58%; en Valeria del Mar, del 58% y en Cariló, del 71%. La estadía promedio varió según el tipo de establecimiento, pero se estima una media de 3,6 noches para el rubro puramente hotelero, y de 5,4 para los apart hoteles y departamentos con servicios.

Temporada: Bariloche cerró la primera quincena con una ocupación del 50%

"Respecto al sector inmobiliario, los niveles de ocupación han superado nuestras expectativas ya que se ha convertido en una temporada más de alquileres de inmuebles que de hotelería, además se está dando una tendencia de ocupación de propietarios no residentes provocando una reducción en la oferta. Recordemos que el partido se caracteriza por tener su gran mayoría de plazas turísticas (90%) en alquiler de casas o departamentos particulares, siendo solamente el 10% de la oferta, los alojamientos hoteleros. Continuaremos trabajando junto al sector privado durante la temporada de manera responsable en el cumplimiento de los protocolos sanitarios para evitar mayores niveles de contagios, cuidando a nuestros turistas y residentes ya que el turismo es nuestra única actividad económica", señala Juan Ibarguren, secretario de Turismo y Desarrollo Económico local.

Voces

Manuel Morello es un empresario hotelero y gastronómico de esta ciudad. El balance que hace de la primera quincena es positivo, pero señala que es muy dispar la ocupación en sus hoteles. El Valeria Green, un complejo de cabañas con parque y pileta, está casi al 100% de sus plazas. Sin embargo, en el Mitre al Mar, que es un hotel tradicional, con espacios más reducidos, la ocupación es del 30%. Morello entiende que esta diferencia se da por la pandemia.

"El balance es positivo, pero los resultados fueron muy variados. En el Valeria Green, donde hay aire libre y mucha espacio para poder estar, todas las cabañas están ocupadas, pero en el Mitre al Mar, que son habitaciones más cerradas, la ocupación es más baja, incluso cuando el Mitre tiene vista al mar y carpas en la playa. Otro dato importante es que la gente mayor no vino este año", describe Morello.

Él también es dueño de una discoteca histórica del municipio, La Luna. Al ver que cada vez iba a haber más restricciones, el empresario se "reinventó" y se asoció con un restaurante de comida mexicana. "Primero trabajamos como bar, pero cuando vi que iban a cerrar todo me fusioné con un lugar mexicano, pero seguimos ofreciendo música en vivo", dice.

Marcelo Leuzzi, otro empresario gastronómico, que es dueño de algunos de los bares, restaurantes y paradores más reconocidos del partido, indica que la primera quincena fue buena, porque los turistas no tenían otro plan más que salir a comer. "A los restaurantes les fue bien porque no había teatros, cines, nada. Para los lugares de alta gama fue una buena quincena. Vinieron muchos turistas de un target alto, que este año no fue a Uruguay o a Europa", indica.

No fue tan buena, según dice, la temporada para los balnearios. El alquiler de carpas rondó entre el 50 y 60 por ciento, cuando en años anteriores solían estar todas ocupadas o, al menos, en un 90%.

En cuanto a los bares, la restricción horaria que los limita a cerrar desde la 1 hasta las 6, hizo que la facturación bajara en un 30 por ciento. Para la próxima quincena, Leuzzi cree que la actividad va a repuntar.

Sin embargo, Pedro Marinovic, presidente de la Asociación Empresaria, Hotelera y Gastronómica de Pinamar, si bien dice que la quincena que pasó fue regular, cree que la próxima será mala. "La primera quincena tuvo como protagonista al segundo fin de semana del año en el cual tuvimos una ocupación de casi el 70%. Pero no tuvimos un fin de semana de fin de año con ocupación plena. El balance es regular y la proyección para la próxima, para lo que es Pinamar, es mala. Con una ocupación hotelera en todo el partido del 45%, aunque esto puede cambiar, porque hay mucha demanda espontánea".