En Pinamar se mantiene la veda de la pirotecnia

Alejandro Horvat

PINAMAR.- Para aquellos que aún relacionan las fiestas de fin de año con los destellos de colores en el aire acompañados de algún estruendo, tendrán que saber que en partido de Pinamar la compra y el uso de pirotecnia está estrictamente restringido. Solo podrán venderla los locales autorizados por la Agencia Nacional de Materiales Controlados (Anmac,) y se podrán usar en La Frontera, que es un lugar de playa sin árboles ni casas a 10 kilómetros del centro de esta ciudad balnearia.

"En 2017, nosotros sancionamos una norma completamente prohibitiva en cuanto al uso y la venta de pirotecnia, pero una medida cautelar dictada por el Juzgado en lo Contencioso Administrativo de Dolores nos suspendió la norma y tuvimos que volver a elaborar un nuevo proyecto para que Pinamar no quede sin normativa. Es por eso que, desde nuestro bloque, Juntos por el Cambio, nos pusimos a trabajar y, en diciembre, se sancionó una nueva ordenanza que permite el uso y la venta, pero con restricciones", explicó Alejandra Apolonio, concejal de Pinamar y expresidenta de la Comisión de Salud y Medio Ambiente del municipio.

Los lugares permitidos están en La Frontera, desde la bajada vehicular a la playa hacia el norte y desde el filo de agua hasta la línea divisora de circulación de vehículos. "Ese es el lugar donde Pinamar no correría riesgo de incendios ya que carece de vegetación y viviendas", agregó Apolonio.

Aunque en la práctica, según lo que describe la funcionaria, esta ordenanza tiene como objetivo inculcar un cambio cultural. "La fiscalización es muy difícil. A los locales sí los podés controlar, pero al que tira un fuego artificial, se complica, tendríamos que engancharlo justo en el momento en que lo prende y nosotros tenemos 22 kilómetros de playa, sería muy complejo. Por eso hacemos, además, campañas en los medios y redes sociales para que la gente entienda que puede causar mucho daño, sobre todo acá que es una zona de bosque y se puede incendiar".

De hecho, recordó Apolonio, "hace 20 días una empresa que fabrica pirotecnia se acercó al municipio para hacer una demostración de fuegos artificiales sin estruendo. Esto suma algunas ventajas, como no incomodar a las mascotas que suelen asustarse por el ruido, aunque, en cuanto a los incendios, el problema se mantiene".