Pinamar: Un rápido incendio convirtió en cenizas un parador en la zona de La Frontera

LA NACION
·3  min de lectura

PINAMAR.- El incendio de un parador sorprendió a turistas y a las autoridades locales. Kaialoha, ubicado en la zona de La Frontera, fue consumido por el fuego. No hubo heridos.

En una jornada de altas temperaturas en todo el país, las fuertes llamas arrasaron por completo la estructura de madera del parador, a pesar de la acción de cuatro dotaciones del cuerpo de bomberos voluntarios de Pinamar que se acercaron al lugar, de difícil acceso, y solo pudieron apagar los restos.

Pinamar: se incendió un parador en La Frontera - LN+Pinamar: se incendió un parador en La Frontera

Veraneantes que estaban en la zona contaron a LA NACION que los rescatistas llegaron a los 20 minutos de iniciado el incendio, pero que al fuego le tomó solo media hora consumar la devastación del lugar.

Según pudo saber LA NACION, el incendio se habría originado en un cortocircuito; los bomberos buscan establecer si fue así o si el fuego comenzó en la cocina del establecimiento gastronómico. Todos los trabajadores y comensales fueron evacuados sin inconvenientes dado que las llamas avanzaron de forma progresiva.

Diego Diez, responsable de Defensa Civil en Pinamar, se acercó al lugar de los hechos y confirmó a LA NACION que "no hubo ningún tipo de problemas" con las personas que se encontraban en el lugar en el momento del incendio. También destacó que los bomberos trabajaban en el lugar para determinar con exactitud las causas detrás de las llamas.

Así crecían las llamas en el incendio del parador Kaialoha, en PinamarAsí crecían las llamas en el incendio del parador Kaialoha, en Pinamar

Una hora después de que comenzara el incendio, las llamas habían consumido casi toda la infraestructura de madera. Lo que quedó en pie fue removido por máquinas retroexcavadoras para tratar de limpiar la zona y evitar accidentes.

El parador había sido instalado hace más de una década en la zona, a la que solo se llega en vehículos 4x4 después de recorrer más tres kilómetros desde el ingreso al complejo conocido como la zona norte de Pinamar.

Apenas se desató el incendio, trabajadores del establecimiento de Roby Cozzi empezaron a arrojar los muebles hacia afuera, en un intento de preservar algo de la acción de las llamas. Los hijos del dueño estuvieron al frente del veloz operativo de evacuación.

Uno de los hijos de Cozzi dijo a LA NACION que lo primero que se hizo fue retirar una garrafa que estaba dentro del parador para evitar que explotara y provocara daños mayores.

Kaialoha fue inaugurado a finales de la década del 2000. Se trataba de uno de los lugares elegidos por aquellos en busca de un refugio alejado de la concentración de gente en playas concurridas de Pinamar.

En la zona, en el momento del incendio, había decenas de vehículos y cientos de personas que suelen llegar hasta este lugar con sus propios gazebos y vehículos como cuatriciclos, motos y Utility Task Vehicles (UTV) con los que recorren los interminables y escarpados médanos que están a unos 1000 metros de la playa en esa porción de la costa.

La Frontera, una zona exclusiva

La playa conocida como La Frontera o Pinamar Norte comienza a unos seis kilómetros de Bunge y El Mar, el centro de la ciudad. Si bien comenzó siendo el refugio para quienes practican deportes de agua como kitesurf y surf, con los años el difícil acceso lo volvió un lugar exclusivo y cada vez más deseado.

Se trata de una zona donde hay paradores, pero con poca presencia de guardavidas. El lugar no estuvo exento de polémicas debido a los reiterados incidentes protagonizados por quienes manejan cuatriciclos, camionetas y motos.

Una legislación de tránsito más severa derivó en una baja de la mortalidad por este tipo de incidentes viales. Según datos de la Secretaría de Salud de Pinamar, en las últimas cinco temporadas, en promedio, murió una persona por año en hechos de este tipo.