Pinamar: Los after beach, un foco de preocupación en plena suba de casos de coronavirus

Alejandro Horvat
·5  min de lectura

Los after beach en la orilla del parador Boutique, en Pinamar, son un clásico de todos los veranos. Pero esta temporada se están transformando en un problema serio. En el municipio, como también sucede en toda la costa atlántica, los casos de coronavirus están aumentando. Hoy, nuevamente, se vieron grupos numerosos de jóvenes bailando y saltando sin que exista la mínima distancia social, hoy indispensable para prevenir contagios de Covid-19.

"Somos de Bahía Blanca, es el segundo año que venimos y siempre acá nos juntamos todos. Es muy divertido y es el punto de encuentro, si no venís acá es porque estás con tu familia", dijo Belén Coronel, de 18 años, que está con cuatro amigas y una heladerita con cervezas. Todas aseguraban que mantienen los cuidados para prevenir los contagios de coronavirus, pero que a la tarde en la playa se toman la licencia de bajar la guardia.

"El tema es que venimos de todo el año, que el barbijo, el alcohol, y es verdad que esto no está muy bien o no es lo recomendable, pero acá somos todos jóvenes. No sé, es un rato de diversión nada más", agregó Coronel.

Costa atlántica: El sector que resultó el gran perdedor de este verano

En el municipio hay 196 casos activos de coronavirus y otros 34 en estudio. También hay 374 personas aisladas por haber tenido un contacto estrecho. En total, fallecieron 30 personas en lo que va de la pandemia. Temen que con la afluencia de turistas la situación empeore. En toda la Argentina, en las últimas 72 horas fueron registrados 20.905 nuevos casos del virus, una cifra que encendió las alarmas de las autoridades.

La playa al sur de la Avenida Bunge y su intersección con Avenida del mar es, sin dudas, la que eligen los grupos de jóvenes. Esta tarde un grupo de 200 jóvenes se agruparon con música y saltaban uno al lado del otro, pegados y cantando a centímetros del rostro de un desconocido. Si no hubiera una pandemia, esa sería una postal alegre del verano.

"La realidad es que no es lo mejor, pero no estuvimos con amigos en todo el año, la sensación es que uno viene acá y quiere pasarla bien y un poco se olvida de los cuidados, sobre todo porque estamos todos al aire libre. Pero tenés razón, es riesgoso, el tema es que como somos todos pibes nadie piensa que le va a pasar algo, además acá estamos sin nuestros padres", relataba Mariano Gino, de 19 años, que está de vacaciones con tres amigos.

Esteban Seguí, de 17 años, también estaba bailando con amigos. Se habían llevado su propio parlante bluetooth. Sonaba cumbia y disfrutaban, pero a unos cinco metros de distancia del tumulto.

"Y... se sabía que esto iba a ser así. Todos venimos a salir y hacer lo que no hicimos durante el año. Nosotros no nos metemos ahí en el medio porque me da un poco de impresión, es como que perdí la costumbre de estar entre tanta gente, pero bueno, también te reconozco que nos hemos juntado en nuestro departamento con otros grupos y en ese momento nadie tenía el barbijo", dijo Seguí.

Cerca de las 19, la situación se calmó. Llegó la policía bonaerense y con la sola presencia policial los chicos y chicas apagaron la música y se dispersaron en calma.

"Ya hemos pedido al jefe policial que dejen una custodia en Boutique durante toda la tarde, no sé si el ministerio de Seguridad ya lo habrá dispuesto", detalló Lucas Ventoso, secretario de Seguridad de Pinamar.

Algo distinto sucedió ayer a la tarde en la misma playa. Mientras transcurría el after beach, la Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas (UTOI), un grupo de elite de la policía bonaerense que ahora forma parte del operativo Sol en la costa atlántica, descendió a la playa con cuatriciclos para dispersar a los jóvenes que allí se encontraban.

Un video que circuló en las redes muestra a una multitud agrupada, tomando y bailando cerca del agua. Cuando aparecieron los efectivos policiales con sus vehículos todoterreno hubo corridas, pero el episodio no dejó heridos ni detenidos, según fuentes de la municipalidad de Pinamar.

"En Pinamar hace base el Grupo Halcón y el Grupo UTOI. Tenemos las principales fuerzas especiales. Pinamar es el epicentro del operativo Sol, acá hay 800 efectivos. Lo que vemos en el video es la concentración habitual de jóvenes. El UTOI desconcentró a los grupos que allí estaban. Pero no hubo detenidos, no se bajan del cuatriciclo, solo querían que la gente se dispersara", agregó Ventoso.

El mismo presidente, Alberto Fernández, señaló que usarían las fuerzas de seguridad para impedir que la gente se agrupe en las calles y las playas:" Si vemos que la situación no afloja, veremos de qué modo las fuerzas de seguridad y demás empiezan a actuar en las calles para disipar a la gente y para impedir aglomeraciones", aseguró el Presidente, en diálogo con Radio 10.

Coronavirus en la Argentina: ¿Por qué ya no impactan tanto las muertes diarias y se relajan los cuidados?

Desde la provincia de Buenos Aires, indicaron que impondrían restricciones si los casos siguen creciendo. Una de ellas podría ser el cierre de los locales desde las 22 hasta las 6, algo que generó malestar en los comerciantes que durante todo el año esperaran los meses de verano para poder incrementar sus ganancias.

Por parte del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, señalaron a LA NACION que, en toda la Costa Atlántica, no observan que los ciudadanos estén cumpliendo los protocolos. "Si los casos se descontrolan y el cumplimiento de los protocolos siguen sin cumplirse, puede haber restricciones y retrocesos en las fases. Solo con mirar las redes sociales se puede ver que la gente se cuida cada vez menos", dijeron fuentes del Ministerio.

Por eso, las autoridades y comerciantes de Pinamar piden que, además de los protocolos que implementan los locales habilitados, los ciudadanos mantengan una actitud responsable, algo que, como se pudo observar en las imágenes, no siempre se cumple.