Pierluisi ante el reto de la covid-19, crisis y la corrupción en Puerto Rico

San Juan, 2 ene (EFE News).- El nuevo gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, dijo que los principales retos a los que se enfrenta en el mandato de cuatro años que este sábado comienza son la pandemia de la covid-19, crisis económica y la corrupción que sufre la isla.

Pierluisi trató de dar contundencia a su mensaje en la ceremonia de toma de posesión del cargo, un discurso breve en el que aludió a la unidad y en el que además del intento de transmitir entusiasmo a sus compatriotas se centro, principalmente, en esos tres ejes como la base del nuevo futuro que vaticina.

La tarea de Pierluisi no será sencilla y comienza ya hoy mismo con las fuertes críticas recibidas por celebrar un acto con cerca de 400 invitados -para algunos innecesarios-, precisamente en uno de los peores momentos por los que atraviesa la isla a causa de la pandemia, donde hasta hoy la cifra de fallecidos por el virus se eleva a 1.526, mientras que los contagiados confirmados por la covid-19 son ya 73.162.

Las palabras de Pierluisi fueron escuchadas en persona por el presidente dominicano, Luis Abinader, el único jefe de gobierno extranjero que acudió a la ceremonia.

"Vamos a estrechar lazos con la República Dominicana", destacó Pierluisi sobre el país vecino.

Otra de las autoridades presentes entre los asistentes era Wanda Vázquez, quien desde agosto ocupó el cargo de gobernadora tras la dimisión de Ricardo Rosselló forzado por la presión popular después de que saliera a la luz el "chat" de Telegram en el que junto a su círculo íntimo se burlara de colectivos sociales, políticos y hasta compañeros.

En ese convulso verano de 2019 fue, precisamente, también protagonista Pierluisi, que el 2 de agosto de 2019 juró como gobernador.

Sin embargo, el Tribunal Supremo de Puerto Rico declaró inconstitucional ese paso -al no haberse confirmado a Pierluisi como secretario de Estado, tal y como establece la normativa-, por lo que Vázquez, por escalafón, asumió el cargo de gobernadora.

Ambos se enfrentarían en unas primarias del Partido Nuevo Progresista (PNP) el pasado verano en las que se impuso Pierluisi, el paso previo a los comicios del 3 de noviembre en los que este abogado de 61, el primer gobernador que juró el cargo como soltero, derrotó al candidato del opositor Partido Popular Democrático (PPD), Carlos Delgado, con 372.611 votos y el 32 % del escrutinio.

El reto de Pierluisi no es fácil, como el mismo reconoció en su discurso de hoy, una vez que se enfrenta a recuperar todo lo que se derrumbó, literalmente, en los pasados 4 años.

Pierluisi tendrá mañana sobre la mesa preparar la respuesta a una crisis económica que arrastra la isla desde hace más de una década y a lidiar con la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), una entidad federal impuesta por el Congreso en Washington para supervisar las finanzas y política fiscal del Ejecutivo de San Juan después de que el Estado Libre Asociado declarada el impago a sus acreedores en 2016.

La crisis se vio agudizada después de que en septiembre de 2017 el huracán María partiera en dos la isla y en enero de 2020 el sur del territorio caribeño sufriera graves temblores que causaron daños en viviendas e infraestructuras, a lo que se sumó, como en el resto del mundo, la pandemia de la covid-19 desde marzo.

"Tenemos la oportunidad de recobrar la esperanza al mirar al futuro", subrayó en su discurso, tras indicar que Puerto Rico está ante una nueva realidad política y social.

"Voy a buscar lo que nos une como pueblo", dijo, después de dejar claro que "el enemigo es la covid-19".

Aseguró además que los retos que hay enfrente son la pobreza que afecta sobre todos a la niñez, la falta de una educación de garantías, el crimen y, por supuesto, la crisis económica.

Pierluisi, no obstante, no adelantó las recetas que tiene preparadas para enderezar la economía salvo una referencia a potenciar la agricultura y el turismo, pero sí apelo a la colaboración con las autoridades federales en la lucha contra otra de la lacras que azota a la isla, la corrupción.

Por ello, envió el mensaje de que la tolerancia será cero para quienes traten de beneficiarse de sus cargos públicos.

"Vamos a encender el motor de la reconstrucción", sostuvo, además de asegurar que se aprovechará cada dólar disponible de las autoridades federales para avanzar en la recuperación económica.

(c) Agencia EFE