Cómo piensa Luiza Trajano, la mujer más rica de Brasil que coquetea con la política

·5  min de lectura
Luiza Trajano por ahora descarta un salto a la política
Luiza Trajano por ahora descarta un salto a la política

RÍO DE JANEIRO.- En un Brasil surcado por la polarización, la empresaria Luiza Trajano, presidente del consejo de administración del gigante minorista Magazine Luiza, empresa que sobresalió en la pandemia, intenta pararse por encima de la grieta. Además de ser la mujer más rica del país según la revista Forbes, Trajano es una líder respetada por la política y la sociedad civil por su perfil componedor y progresista y, al mismo tiempo, es codiciada por siglas y candidatos que buscan un “outsider” para la elección presidencial de 2022.

Magazine Luiza, la empresa de comercio minorista más valiosa de Brasil, aprovechó como pocas el boom pandémico del e-commerce y cerró 2020 con la mayor facturación de su historia, un 60% mayor que el año anterior.

“La empresa estaba acostumbrada a cambiar y a lidiar con el estrés. Siempre tuve mucho cuidado incluso cuando las cosas iban bien, porque ahí es cuando muchos tienden a relajarse”, dijo Trajano, en una entrevista exclusiva con LA NACION.

“Nacimos de forma física hace más de 50 años, y nos acomodamos sobre lo que ya teníamos. La empresa ya tenía 50% de sus ventas digitales. La pandemia me dio la sensación de que las empresas eran aviones en el aire, y los que tenían más combustible -cultura y planificación- iban a sobrevivir más tiempo y las que no, iban a aterrizar”.

Un nuevo virus: China informa el primer caso humano de gripe aviar H10N3 en el mundo

Más allá de su actividad empresarial, Trajano, de 69 años, es fundadora y líder de “Mujeres de Brasil”, un grupo de unas 80 mil mujeres que levanta banderas feministas. Es una voz fuerte en la sociedad civil por haber defendido, entre otras causas, programas de cotas raciales en el mercado de trabajo.

En febrero se puso a la cabeza de “Unidos por la vacuna”, un proyecto que busca reunir donaciones privadas para robustecer el sistema de transporte y el almacenamiento de dosis y la infraestructura del sistema único de salud, permitiendo que las vacunas contra el Covid-19 lleguen lo antes posible a los brazos de los brasileños.

No podemos dejar morir a más personas. La vacuna es lo único que va a resolver esta situación. El gobierno federal es quien compra las dosis, nosotros estamos haciendo un trabajo muy grande para que los puestos de vacunación estén preparados. Conectamos a los donadores con las alcaldías porque en la punta faltaba espacio, heladeras y tecnología”, explicó la empresaria.

El movimiento se había planteado colaborar para que hasta septiembre el país alcance entre un 60 y 70% de la población adulta vacunada. Hasta ahora poco más del 21% de la población recibió al menos una de las dosis y el 10% la inmunización completa.

“No sé si vamos a llegar [a esa meta], hay apenas cinco laboratorios vendiéndole al mundo entero y hay problemas. En Mujeres de Brasil no buscamos culpables ni damos diagnósticos de la situación, intentamos partir hacia la acción”, agregó Trajano, que evita evaluar la gestión de la pandemia del gobierno de Jair Bolsonaro. En Brasil más de 461 mil personas fallecieron infectadas por Covid-19.

Elogiada por figuras como el expresidente Lula da Silva y el exministro Ciro Gomes y cercana también al gobernador de San Pablo João Doria, Trajano admitió que a través de su asesor recibe invitaciones para saltar al mundo de la política, algo que descarta en lo inmediato. La prensa brasileña la ha llamado la “vicepresidente de los sueños” para candidatos que sueñan con acoplar su nombre al de una cara amable y popular del mercado. La presidente del consejo de Magazine Luiza intenta pararse fuera de los “polos” que hoy lideran el presidente Jair Bolsonaro y Lula, favoritos para disputar una segunda vuelta en 2022 según diversas encuestas recientes.

Brasil tiene una dualidad política que está cansando al país y lo está perjudicando”, dijo Trajano. La empresaria insistió en que por ahora su único foco es trabajar para que el país consiga vacunar más rápidamente. “Nunca me afilié a ningún partido. Nuestro movimiento (Unidos por la vacuna) despertó en la sociedad un sentimiento de que nadie está queriendo más esa dualidad de pelea, de un diálogo de ‘yo tengo razón y vos no’ que no conecta. Las personas están cansadas”.

¿Existe hoy una figura capaz de terminar con esa polarización?, le preguntó LA NACION. “Se está intentando descubrir esa persona... creo que va a aparecer. Pero no sé si existe un salvador, siempre creí más en la sociedad civil organizada y fuerte”.

Por último, Trajano se mostró optimista de que Brasil tendrá en el segundo semestre una recuperación económica fuerte. Dependerá en lo inmediato de la aplicación en masa de vacunas. “Preparate porque vendrá realmente una retomada fuerte cuando alcancemos el 70% de vacunados... pero eso tendrá que sustentarse en el largo plazo con reformas y medidas que generen empleo. Soy optimista de que tendremos un final de año muy bueno”.

Aun con la recuperación, la crisis pandémica dejará más desigualdad y pobreza en el país, admitió Trajano, por lo que será necesario un “nuevo acuerdo”. Con la interrupción del programa de auxilio emergencial del gobierno federal y el impacto de la pandemia, el número de brasileños que viven en la pobreza casi se triplicó entre agosto de 2020 y febrero de este año, saltando de 9,5 millones a 27 millones, según un reciente relevamiento de la Fundación Getulio Vargas.

“La pandemia dejó la cultura de la donación en Brasil. Las familias y sus empresas donaron más de 6 mil millones de reales. No sólo dando dinero sino cosas que pueden dejar un legado como hospitales, respiradores. El hambre golpeó fuerte, y la desigualdad social tiene que ser enfrentada por todos, con una responsabilidad social de las empresas”.