"Piedra, papel, tijera" muestra a los héroes de la pandemia

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 25 (EL UNIVERSAL).- Sacerdotes, empresarios y hasta matrimonios participan de la mano con distintos bancos de alimentos de América Latina para llevar comida a las comunidades más vulnerables durante la pandemia.

Se trata de una red de voluntarios que trabajan en conjunto para alimentar a las familias que, debido a las circunstancias económicas, tienen problemas para acceder a una alimentación óptima y que durante la contingencia sanitaria aumentaron debido a la desocupación y el cierre de escuelas. Su trabajo se ve reflejado en el documental "Piedra papel, tijera": Especial conectamos héroes", la nueva temporada de este proyecto de voluntariado y atención a las problemáticas sociales en el que incluso han participado artistas como Carlos Vives.

En el documental se pueden ver detalles de cómo durante la pandemia las organizaciones que se encargan de repartir alimentos en comunidades vulnerables redoblaron esfuerzos en esta época. La organización Global foodbanking network, por ejemplo, donó un millón y medio de platos de comida, que sirvieron para llegar a 18 países. De la misma manera trabajadores y voluntarios en países como Argentina, Puerto Rico, Colombia, Costa Rica, Brasil y México se unieron para repartir en hasta 250 comunidades, incluso arriesgando su propia vida.

"Con regularidad en el banco de alimentos rescatábamos 1200 toneladas al mes en estos meses de contingencia hemos estado rescatando 1700 toneladas, esto también es resultado de la solidaridad de muchísimas personas y empresas", destaca Lupita Carmona, del banco de alimentos en México.

Según datos del proyecto, en Latinoamérica más de 200 millones de personas experimentan inseguridad alimentaria. En 2020 casi 15 millones de personas se sumaron a este grupo debido a la pandemia. Ante esta crisis sanitaria cientos de personas se solidarizaron en las campañas de ayuda y comedores populares, triplicando su alcance.

"A través de esta cadena solidaria les pedimos a los productores que nos donen las vacas que no tienen servicio productivo... se descarga, se acomoda y después el banco los entrega", cuenta Alejandro Ahrex, quien tiene un banco de alimentos en una comunidad de Argentina.

Mientras que la empresaria Diana Gutiérrez, en Colombia, comparte que en su productora de piñas donaron una cosecha semanal a la Asociación de Bancos de Colombia, que equivale a 100 mil kilos de piña.

Todas las escenas del material documental fueron grabadas durante el confinamiento y además de reflejar las condiciones sociales de muchas comunidades marginadas, también se incluyen testimonios de voluntarios que contrajeron el virus durante la labor altruista. El documental fue estrenado este mes a través de DirectTV Go y está disponible en la plataforma.