Piden suspender uso de combustóleo en termoeléctrica de Salamanca

·4  min de lectura

GUANAJUATO, Gto., marzo 11 (EL UNIVERSAL).- Con la oposición de los diputados de Morena, el Congreso del Estado exhortó al director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett Díaz, para que suspenda el uso de combustóleo en la Central Termoeléctrica de Salamanca, por el peligro que representa para la salud de la población.

También se pide a Bartlett que informe al Gobierno del Estado de Guanajuato sobre las concentraciones e índices de Dióxido de Azufre (S02) en el aire de Salamanca, a efecto de que alerte oportunamente a la población para que tome las medidas de cuidado pertinentes.

La diputada petista, María de Jesús Eunice Reveles Conejo, quien impulsó el punto de acuerdo, destacó que la contaminación por emisiones extraordinarias generadas por la termoeléctrica no es un tema político, sino de salud.

"El Dióxido de Azufre afecta las mucosidades y los pulmones provocando ataques de tos, llega a afectar el tracto respiratorio si se está expuesto a altas concentraciones, por lo que es necesario que la Central Termoeléctrica de Salamanca informe las concentraciones e índices de Dióxido de Azufre a la autoridad estatal", acotó.

Dijo que se tiene que advertir de manera oportuna a la gente, para que evite en la medida de lo posible realizar actividades al aire libre, no abrir ventanas y acudir al médico si se presentan síntomas de afecciones respiratorias o cardiacas.

El diputado Víctor Manuel Zanella Huerta manifestó que se incrementaron las concentraciones de SO2 en Salamanca, y en los municipios cercanos, entre ellos Irapuato.

Argumentó que la quema de combustóleo genera hasta 150 veces más dióxido de azufre en comparación con el gas natural y que el SO2 es un contaminante perjudicial para la salud humana, ya que puede afectar al sistema respiratorio y las funciones pulmonares.

Estudios locales realizados en el municipio de Salamanca en niños de 6 a 14 años demuestran daños en su salud, como anomalías en la función pulmonar, encontrando también que la mayor afectación respecto de la frecuencia de los síntomas respiratorios fue en la escuela más cercana a la Refinería y a la Central Termoeléctrica, destacó en la sesión legislativa.

El diputado de Morena, Ernesto Prieto Gallardo, consideró que no es necesario realizar el exhorto al titular de la CFE, pues el uso de combustóleo en la termoeléctrica no será de manera permanente, ya que cuando se normalice la recepción del gas natural, éste se volverá a utilizar.

La legisladora morenista María Magdalena Rosales Cruz asentó que el uso de combustóleo es solo para atender la situación de emergencia que se vive no sólo en Salamanca, sino en otras partes del país, por la falta de gas natural.

A su vez, el diputado Armando Rangel Hernández comentó que la problemática de Salamanca no es transitoria. El actual gobierno se ha encargado de ir contra las energías limpias, lo cual significa que el uso de combustóleo será permanente, por lo que pidió a su antecesora no mentirle al pueblo y hablar con la verdad

En la exposición de motivos, Reveles Conejo destacó que la termoeléctrica genera emisiones del SO2 al aire y además vapores y líquidos que afectan los acuíferos.

Señaló que hace 21 años la CFE puso en marcha una reconversión en la termoeléctrica para que pudiera utilizar gas natural en los procesos de generación de electricidad, en lugar del combustóleo, con lo que entonces disminuyó la emisión de contaminantes al aire.

De acuerdo a datos del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), la Termoeléctrica de Salamanca cuenta con dos centrales y cinco unidades que operan con combustible y gas, con una capacidad instalada de mil 23 megavatios; en 2019 generó 788 mil 402 mega watts/hora, para lo cual utilizó 38 mil 449 metros cúbicos de combustóleo, contra 228 millones 330 mil 820 metros cúbicos de gas natural. El 15 por ciento del combustible que utilizó fue combustóleo.

En 2020 la planta estuvo operando con dos unidades a 90 por ciento gas y 10 por ciento combustóleo; sin embargo, en febrero pasado, ante el aumento de demanda de energía eléctrica en el país, puso en operación un quemador más de combustóleo, lo cual generó emisiones extraordinarias.

Remató que la contaminación ha causado enfermedades del sistema respiratorio, cardiovasculares, leucemia, del sistema nervioso central, casos de retraso mental, síndrome de déficit de atención, autismo, insuficiencia renal y cáncer.