Piden prevenir violencia de género durante contingencia

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 19 (EL UNIVERSAL).-La Red Nacional de Refugios (RNR), especializada en atender a mujeres víctimas de maltrato y violencia, alertó sobre la posibilidad de que la violencia de género en los hogares incremente durante la contingencia por el coronavirus (Covid-19), por lo que pidió a la sociedad y las autoridades prevenir cualquier tipo de agresión contra la población femenina.

La RNR expresó que, aunque en México no hay una cuarentena o confinamiento generalizado, se debe tener en cuenta que las mujeres víctimas podrían convivir más tiempo con sus agresores si se les ordena quedarse en casa por su salud.

"Datos del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) reflejan que la violencia de género es más común en entornos de emergencias humanitarias, en estos casos las principales víctimas suelen ser mujeres y adolescentes, cuya vulnerabilidad se agravaba en una crisis", aseveró la organización.

Piden apoyo a ciudadanos y gobierno

Frente a esta situación la RNR pidió que si alguien escucha gritos, insultos o golpes en una vivienda, llame a la policía y dé seguimiento al reporte. "El que una mujer esté en aislamiento con su agresor lleva a que muy probablemente no pueda hacer una llamada o contactar alguna instancia", indicó la Red. De igual forma pidió a las personas que conocen a una mujer víctima de violencia que les proporcionen la información sobre la RNR para que puedan pedir apoyo.

Por su parte, al gobierno mexicano se le pidió la liberación de los recursos del 2020 destinados a los refugios para mujeres víctimas de violencia, debido a que actualmente operan sin recursos y se han tenido que idear distintas estrategias para atender el brote de coronavirus. Asimismo, al Estado mexicano se le pidió idear un plan específico para las mujeres víctimas de violencia y que estarán internadas en sus casas por el Covid-19.

Entre las medidas que el gobierno debería tomar está la de implementar una línea telefónica especial que conecte a la población femenina con los servicios de emergencia y policiales; activar un sistema de alerta instantánea para que las instancias de seguridad del municipio y las estatales acudan a una situación de riesgo, además de que se mantengan abiertos los ministerios públicos, fiscalías, institutos de las mujeres y centros de justicia para mujeres.