Piden no consumir carne de venados en Maine por tener altos niveles de sustancias tóxicas

·4  min de lectura

Cazar venados y consumir su carne es una práctica común en varias regiones de Estados Unidos. La cacería de esos animales tiene su polémica, pero en el caso del centro de Maine se ha emitido una alerta singular por otra razón.

En el área de Fairfield, en el centro de Maine, las autoridades han indicado que la carne de venado no debe ser consumida por el riesgo de que quien lo haga se exponga a una variedad de problemas de salud, según reportó el periódico Charlotte Observer.

Un venado cola blanca cruza una carretera en un bosque de Maine, EEUU. (Getty Images)
Un venado cola blanca cruza una carretera en un bosque de Maine, EEUU. (Getty Images)

El Departamento de Pesca Interior y Vida Salvaje de Maine informó que pruebas realizadas en venados de esa región de Maine contenían “altos niveles de PFAS en algunos venados recogidos en la región del gran Fairfield”. Las PFAS, o sustancias perfluoroalquiladas, son químicos producidos de modo industrial que se encuentran presentes en muchos productos del hogar y de consumo, desde sartenes antiadherentes y alfombras hasta empaques de alimentos.

Los PFAS también son usados en las espumas de contención de incendios usadas por los bomberos.

Altas concentraciones de esas sustancias en humanos han sido asociadas con el desarrollo de cáncer de riñón y de testículos, a enfermedades de la tiroides y a colitis ulcerosa, entre otros padecimientos.

Ante ello, el Departamento de Vida Salvaje y el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Maine determinaron alertar a la población sobre no consumir la carne de venados provenientes del área de Fairfield.

Al parecer, desechos industriales o municipales que fueron vertidos como fertilizantes en algunas granjas de la región han contaminado áreas en donde también habitan los venados, y ello ha expuesto a esos animales a los PFAS al comer pasturas crecidas en esos lugares. Dado que estos contaminantes son persistentes y no se disipan (por ello los PFAS son llamados los “químicos eternos”), se acumulan y se transfieren del suelo a las plantas y de ellas a animales, indican las autoridades de Maine.

Eso habría sucedido de modo tan intenso que ingerir la carne de los venados de la región de Fairfield sería ya de alto riesgo. Ninguna parte del animal sería segura para el consumo y los PFAS no se eliminan con la cocción de la carne, aclararon las autoridades de Maine.

Y se indica a las personas que hayan cazado venados en esa región de Maine o tengan carne de venados de esa área almacenados en refrigeradores que se abstengan de consumirla y desechen todo el animal colocándolo en la basura o en un vertedero.

Por lo pronto, las autoridades de Maine no saben cuánto tiempo durará la alerta de no consumir carne de venados de Fairfield y tampoco saben qué tan extendida en la población de venados salvajes está la contaminación de PFAS, reportó el periódico Bangalor Daily News.

Por lo pronto, las autoridades de Maine señalaron que de ocho venados a los que se les hizo pruebas de detección de PFAS, cinco dieron positivos por altos niveles de esas sustancias. Y, en realidad, es posible que animales con acumulaciones de alto riesgo de PFAS hayan existido en esas áreas desde tiempo atrás y que su consumo por parte de personas haya también ya tenido lugar por un periodo no determinado, pues las autoridades señalan que no se sabe lo suficiente al respecto.

Por ello, es posible que personas en la región de Fairfield hayan estado ya expuestos a esas sustancias si han consumido venados cazados allí, aunque ello no significa que quienes hayan ingerido esa carne en el pasado vayan necesariamente a desarrollar enfermedades. El riesgo a la salud, señalan las autoridades de Maine, depende de qué tanta carne de venado una persona o familia ha consumido en esa región y durante cuántos años lo ha hecho.

En todo caso, poco es lo que se sabe sobre este fenómeno en venados, por lo que al riesgo ya identificado hay que añadir la considerable incertidumbre. En Michigan también se emitió una alerta sobre no consumir carne de venados tras detectarse PFAS en animales que vivían cerca de un pantano contaminado y en Wisconsin y New Hampshire se emitieron alertas parciales que recomendaban no consumir el hígado de venados.

La contaminación por PFAS va mucho más allá al caso citado y se han detectado literalmente miles de sitios en los que el agua contiene niveles peligrosos de PFAS. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y fabricantes de productos acordaron eliminar ciertos PFAS de los empaques de alimentos en 2024 y California prohibió en este 2021 la presencia de esas sustancias en empaques de comida para bebés y niños.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.