Piden justicia para Nancy; su asesino sigue prófugo

ZACATECAS, Zac., noviembre 27 (EL UNIVERSAL).- "¿Estás segura que quieres dejarme? ¡Piénsalo muy bien!", le dijo Waldo a Nancy, cuando ella decidió no seguir con una relación que habían iniciado meses atrás. Nadie imaginó que esas palabras realmente eran una amenaza de muerte, hasta que éste la esperó afuera de su domicilio y al verla se fue contra ella, agrediéndola con un cuchillo y asesinándola.

Nancy Cruz, de 34 años de edad, era una mujer trabajadora, con ganas de crecer y de sacar adelante a sus cuatro hijos, de tres, siete, 11 y 14 años. Luego de un divorcio, ella decidió irse a vivir con su madre a la comunidad Colonia Hidalgo, en el municipio de Luis Moya, relata su hermana Elsa, con quien tenía una estrecha relación.

Una vez que decidió separarse de su primera relación, Nancy se llenó de fuerzas y buscó alternativas para ganarse la vida. Tomó cursos de belleza y colocación de uñas, que la dotaron de herramientas para un trabajo por el que fue reconocida y contratada constantemente.

Un día, la joven madre le comentó a Elsa que había un muchacho soltero, quien al parecer era de origen zacatecano, pero desde hace 10 años se había ido a vivir a Estados Unidos. Era Waldo, quien constantemente le mandaba mensajes y la pretendía, al grado que le había comentado que quería regresar al país para formalizar la relación.

Al contar su historia, y siendo víctima colateral de feminicidio, Elsa refiere que hace algunos meses el agresor de su hermana se apareció en la comunidad, pero desde que lo conoció había algo que no le inspiraba confianza y se lo manifestó a Nancy. Por ello, le sugirió hablar con Waldo, sobre todo acerca de sus cuatro hijos.

Nancy la escuchó y le aseguró que su situación ya se la había planteado a aquel muchacho, pero decidió darle la oportunidad y entablar una relación de noviazgo con él. Ese fue el principio del fin.

A los pocos meses, según recuerda Elsa, comenzaron las alertas, porque los celos comenzaban a invadir a Waldo, sobre todo cuando supo que el exesposo iba a ver a sus hijos, al grado de que durante un baile se agarró a golpes con él.

Al conocer que era agresivo, posesivo y celoso, Elsa nuevamente habló con Nancy, quien le dijo que ya se había dado cuenta de que esa relación era tóxica. La joven habló con Waldo para terminar la relación, pero esto lo enfadó y comenzó a vigilarla día y noche, hostigándola para exigirle que no terminaran.

Él la mató. Hace una semana, Nancy fue contratada por una familia para ponerle uñas a varias mujeres, quienes celebrarían una boda. Ese día avisó a su madre que llegaría tarde por su trabajo.

Casi a la medianoche, su madre escuchó que Nancy llegó y se levantó para abrirle la puerta, pero cuando se disponía abrirle, vio cómo Waldo se le acercó después de bajar del coche, sacó un cuchillo y la comenzó apuñalar.

La mujer corrió para ayudar a su hija, pero el agresor la golpeó y la tumbó a patadas. Ante los gritos, salió su hija más grande de Nancy, mientras el asesino escapó impunemente y desapareció. Buscaron ayuda entre sus vecinos, quienes llevaron a Nancy al hospital, pero en el camino perdió la vida.

Hoy, la familia de Nancy clama justicia, exigen a las autoridades que den con el paradero del feminicida y se mande una alerta para evitar que salga del país o que se esconda en los estados vecinos, como Aguascalientes.

Este hecho ha conmovido a todo el pueblo zacatecano y se ha viralizado la foto del presunto homicida, pues no sólo acabó con la vida de Nancy, sino que ha dejado en orfandad a cuatro pequeños.

Con el asesinato de Nancy, Zacatecas registra 13 carpetas de investigación por delito de feminicidio en lo que va de 2019, de los cuales se han emitido cinco órdenes de aprehensión y cuatro judicializadas, según datos de la Fiscalía Especializada en la Atención de Delitos contra las Mujeres.

En Zacatecas está declarada la Alerta de Violencia de Género en los 58 municipios.