Piden imputar por falso testimonio a una vecina de Nahir Galarza

LA NACION

Declaró la primera testigo que se ciñó a la última versión que Nahir Galarza dio sobre su relación con Fernando Pastorizzo y sobre quién tenía consigo la pistola de la que salieron los dos proyectiles que segaron la vida del joven el 29 de diciembre pasado en Gualeguaychú. María Inés Correa, vecina de la acusada, afirmó que la víctima había sido agresiva varias veces con la chica y que la madrugada del hecho, solo unos minutos antes de concretarse, lo había visto a él con un arma en las manos. Y así como lo dijo, los abogados de la querella le pidieron al tribunal que lleva adelante el juicio que la testigo sea imputada por falso testimonio.

Fue el final de una audiencia que incluyó las exposiciones de dos jóvenes ligados a la acusada -entre ellos, Rafael de Stefano, el "amigovio" de la acusada- y de dos peritos en comunicaciones que describieron sus análisis de los 104.000 mensajes y fotos (algunas de ellas, eróticas) contenidos en el iPhone 6 de la chica.

En esa instancia, y luego de que el tribunal no hiciera lugar al pedido de exhibición de un video íntimo de la imputada y la víctima, Nahir increpó al fiscal Sergio Rondoni Caffa y le lanzó: "¿Es necesario que muestre ese video? ¿Por qué lo quiere mostrar? Si usted muestra ese video, va a ser el responsable de que yo me suicide". Ese fue el final de la audiencia.

En cuanto a la vecina, según informaron fuentes judiciales a la agencia de noticias Télam, se refirió a varios incidentes previos al suceso ocurridos en la puerta de su casa, a metros del domicilio de Galarza. Dijo que en esas ocasiones la despertaron los gritos de la pareja y que había visto cómo él se comportaba de "manera agresiva". También explicó que la madrugada del 29 de diciembre, entre las 4.30 y las 5, alcanzó a ver desde su ventana a Pastorizzo con un arma de fuego encima y obligando a Nahir a subir a la moto, en la que arrancaron. Pastorizzo fue baleado entre las 5.10 y las 5.15.

Los abogados querellantes Roberto Virué y Juan Carlos Peragallo advirtieron contradicciones en el relato de Correa y pidieron que se la impute por falso testimonio.

Luego de ese incidente, declaró Joaquín Osorio Cadot, de 19 años. Contó que sabía de la relación de Pastorizzo con la acusada, con quien dijo haber mantenido relaciones sexuales ocasionalmente desde 2016 hasta un mes antes del hecho. Osorio Cadot agregó un dato sugestivo: dijo que la madrugada del asesinato, cerca de las 5.40, vio a Nahir entrar en su casa con "una sonrisa extraña, medio burlona" y que llevaba algo en la mano.

Luego, De Stefano -el joven con el que Galarza quería darle celos a Pastorizzo- declaró que tuvo sexo con Galarza una sola vez y que eran "amigos con derechos", aunque su relación no prosperó.