Piden al Gobierno de Nicaragua suspender las actividades recreativas por el COVID-19

Agencia EFE

Managua, 12 jun (EFE).- La no gubernamental Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) pidió este viernes al Gobierno que preside el sandinista Daniel Ortega suspender todas las actividades recreativas debido a la pandemia del coronavirus.

En un pronunciamiento, esa ONG demandó al Ejecutivo suspender también temporalmente el calendario escolar y universitario y cerrar los centros educativos escolares, técnicos y universitarios.

El Ejecutivo ha sido criticado desde diversos sectores por promover eventos masivos y aglomeraciones a contracorriente de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por no establecer restricciones ni haber suspendido las clases en medio de la pandemia.

El presidente Ortega se ha declarado en contra de la campaña "Quédate en casa" porque, a su juicio, destruiría la economía local, que se ha contraído los dos últimos años y que es mayoritariamente informal.

CONVOCAN A "EFEMÉRIDES LIBERTARIAS"

El gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) convocó para este fin de semana a acciones de "efemérides libertarias y emblemáticas" en Managua y otros departamentos de Nicaragua relacionadas con la revolución de 1979.

Para el Funides, un centro de pensamiento independiente, el Ejecutivo debería dar prioridad a la vida de los ciudadanos, y aprobar un presupuesto especial de asistencia sanitaria destinado a contrarrestar la pandemia.

También proteger a los médicos, personal de salud, colaboradores del Estado y los más vulnerables, y permitir la importación privada de pruebas de COVID-19.

Sobre el despido de decenas de médicos de los hospitales públicos, esa ONG rechazó enérgicamente esa decisión e instó al Gobierno a reinstalarlos en sus puestos de inmediato.

SOLIDARIDAD CON MÉDICOS

Al respecto, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) expresó este viernes su solidaridad con médicos y asociaciones médicas que han sido objeto de despidos de sus trabajos e intentos de desprestigio por alertar a la población la grave situación de la pandemia, exigir equipos de protección para el personal de salud, y convocar a una cuarentena nacional voluntaria.

"¿Qué pretenden al dejarnos sin médicos?", se preguntó ese organismo humanitario, que exaltó el compromiso y la ética del gremio médico que, a pesar del despido y la represión, siguen denunciando la ocultación de información y falsificación de la verdad a través de la omisión de las causas reales de las muertes de los pacientes.

El nuevo coronavirus fue detectado en Nicaragua a mediados de marzo pasado y hasta ahora las autoridades admiten 1.464 casos positivos y 55 muertos.

Por su parte, el independiente Observatorio Ciudadano COVID-19, una red de médicos y voluntarios de toda Nicaragua, ha reportado 5.027 pacientes y 1.114 fallecidos hasta el pasado día 3.

(c) Agencia EFE