Piden a cerveceras ceder agua a la gente

·3  min de lectura

MONTERREY, NL., julio 23 (EL UNIVERSAL).— Al grito de "agua sí, cerveza no", activistas de la Alianza de Usuarios de Servicios Públicos y Financieros de Nuevo León, exmineros y miembros del colectivo Encabronados.com, clausuraron de forma simbólica las instalaciones de la cervecera Heineken.

Durante la protesta en la planta cervecera y oficinas, los manifestantes colocaron una manta con la leyenda "El agua es del pueblo" y llevaron una lona con la frase: "Agua para la gente, no para las empresas".

Jaime Noyola Cedillo, dirigente de la Alianza de Usuarios de Servicios Públicos y Financieros, señaló que con este acto pretenden hacer un llamado a la clase empresarial que utiliza grandes volúmenes de líquido en sus procesos productivos, para que se pongan en los zapatos de la gente y cedan el agua necesaria para resolver la crisis de suministro que sufre la zona metropolitana.

Noyola demandó a la Comisión Nacional del Agua (CNA) y el Servicios de Agua y Drenaje mostrar los convenios que supuestamente existen con la empresa cervecera, para ceder una parte de sus excedentes, a fin de vigilar que efectivamente se cumplan, y de no ser así, que la CNA ejerza sus facultades y suspenda o cancele las concesiones.

"Necesitamos agua, no la cerveza ni los refrescos", asentó. Noyola criticó a las empresas embotelladoras que venden agua purificada, porque aseguró que "casualmente han escaseado los garrafones de 20 litros y sólo se consiguen botellas de medio litro, un litro, o en el mejor de los casos, contenedores plásticos de un galón, ya que con ello multiplican sus ganancias, lucrando con la necesidad de la población".

A su vez, Juan Carlos Armadillo, de la agrupación Encabronados.com, consideró un crimen quitar 50% del agua que tienen concesionada para sus cultivos a los agricultores de Allende y Montemorelos, para abastecer a la zona metropolitana, cuando aquí hay suficiente líquido en los acuíferos, pero lo explotan de forma desmesurada las grandes empresas.

El semestre más seco

El primer semestre de 2022 ha sido el periodo más seco en más de una década en Nuevo León, con un acumulado de apenas 111.2 milímetros, poco más de la mitad de los 213 milímetros que se contabilizaron en el primer semestre de 2021, y casi la quinta parte de los 501.8 milímetros de 2010, según datos de la CNA.

De acuerdo con el director de la empresa Servicios de Agua y Drenaje, Juan Ignacio Barragán Villarreal, el promedio estatal de lo que ha llovido en las primeras tres semanas de julio, equivale a 9% del promedio histórico, y en la región citrícola donde se localiza la presa Cerro Prieto, únicamente se registra 10% de lo normal.

Sin embargo, Barragán Villarreal reiteró que la zona metropolitana de Monterrey está en el camino de salida para superar la crisis hídrica que, estimó, tuvo su momento más álgido la semana pasada, al quedar sin el suministro de la presa Cerro Prieto a partir del 11 de julio.

El agotamiento de Cerro Prieto obligó a duplicar el abastecimiento de agua potable en cientos de colonias con apoyo de más de 300 pipas del gobierno estatal y la Comisión Nacional del Agua, a quienes se sumó el martes la Sedena que puso en funcionamiento el Plan DN-III-E, y además inició el bombardeo de nubes con un avión King Air, para estimular las lluvias con yoduro de plata.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.